Actualidad gastronómica

Incautados 14 000 jamones ibéricos falsos y podridos

La Guardia Civil ha retirado del mercado 14 000 jamones ibéricos falsos en estado de putrefacción y que estaban preparados para llegar al consumidor.

Según ha publicado Telemadrid, la Guardia Civil ha incautado 14 000 jamones a más de 30 empresas implicadas en una gran estafa relacionada con la distribución de jamones ibéricos falsos. Gran parte de estas piezas también son nocivas para la salud ya que en su interior se encontraron larvas de gusano, debido a que estos jamones se almacenaban en malas condiciones y, durante el proceso de curación, estas larvas se desarrollaban.

Esta estafa lleva años funcionando y afecta al menos a cinco comunidades autónomas, a las empresas distribuidoras, las grandes superficies donde se han puesto a la venta y, por supuesto, a los consumidores. 

Etiquetas y precintos falsos

ASICI (Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico) dio la voz de alarma con una denuncia ante la Guardia Civil, a raíz de la cual empezaron a investigar. Tras realizar varias inspecciones, se detectó una partida de supuestas paletas de cebo ibéricas en Alcobendas con el precinto falsificado por una trama criminal. 

Se desconoce el nombre de la empresa dueña de estas instalaciones en Madrid pero sí se sabe que pertenecen a "una de las grandes distribuidoras a grandes superficies comerciales" como afirma Mercedes Martín, Portavoz de la Guardia Civil. Sus dueños están localizados "y se les podrían imputar varios delitos, sobre todo contra la salud pública". 

Este etiquetado, vigente desde el año 2014 señala por colores las diferentes variedades de jamón siendo: 

  • Negro: Jamón de Bellota 100% Ibérico. El animal se alimentó únicamente de bellotas y recursos naturales de la dehesa.
  • Rojo: Jamón de Bellota Ibérico, procede de animales del 75% de raza ibérica o de animales del 50% raza ibérica y que en su etapa de engorde se alimentaron con bellotas.
  • Verde: Jamón de Cebo de Campo Ibérico (100% Raza Ibérica, 75% Raza Ibérica o 50% Raza Ibérica) y se alimentó con piensos de cereales, leguminosas y hierbas del campo. 
  • Blanco: Jamón de cebo ibérico, puede proceder de ejemplares de 100% ibérico, o 75% o 50% raza ibérica, alimentados a base de piensos de cereales y leguminosas. 

"Este grupo criminal manipulaba estos precintos (refiriéndose a los de color blanco), rayándolos y colocando una pegatina con el logo de ASICI falsificado" explica el Teniente de Seprona Marcos Santos. "La característica fundamental es que con la curación y la grasa, si pasamos el dedo, el logo de ASICI se borra, a diferencia del original, que es indeleble". 

Tras la retirada de los jamones de Alcobendas, comenzaron a realizar inspecciones tanto a distribuidores como establecimientos de venta al por mayor o especializados en venta de jamones. Así es como han reunido 14 000 paletas que han sido retiradas del mercado y cuyo valor total está alrededor del millón de euros. 

Según Telemadrid, aún se desconoce el alcance del fraude y hay jamones que podrían seguir a la venta. "Hay una trama millonaria de más de 50 empresas investigadas en dos juzgados en España. Y está implicada la empresa líder de distribución de ibéricos en España con una facturación de más de 400 millones de euros al año" explica el periodista David Placer, quien lleva años siguiendo muy de cerca esta trama.

Jamones podridos en Alcobendas

Cuando la Guardia Civil llega a los almacenes ubicados en Alcobendas, origen del descubrimiento de este fraude, muchos de los jamones estaban cubiertos de moho, en evidentes malas condiciones y avanzado estado de descomposición, y sin cumplir las normas sanitarias de almacenamiento y curación para este producto. Fue denominada "la nave de los horrores" por la Guardia Civil, como cuenta el periodista David Placer. 

Las autoridades sanitarias ordenaron inmediatamente la destrucción de estas piezas, ya que no eran aptas para el consumo humano. 

El consumidor final, gravemente afectado

Los consumidores que compraron esos jamones y comenzaron a comerlos dieron la voz de alarma. Los efectos tras su ingesta fueron naúseas, vómitos, diarrea, picores, erupciones cutáneas, etc. 

Los consumidores perjudicados cuentan a Telemadrid cómo compraron estos jamones en una gran superficie a un precio irrisorio (un ejemplo es la compra de dos paletas por 50 €) y, tras abrir el jamón encontraban el interior lleno de gusanos y larvas, o bien tras pasar uno o dos días de su apertura, como muestran las imágenes del reportaje. Por tanto, quienes lo consumieron antes de llegar a ver tan molestos inquilinos en su jamón, cayeron gravemente enfermos. 

"Estos productos se comercializan a precios imbatibles... Paletas por 35 €, jamones ibéricos de bellota por menos de 200 € o dos piezas de jamones por 50 €. Algunos ganaderos apuntan a que solo si proceden de la basura se puede justificar un precio tan bajo" como apunta el periodista David Placer. 

El caso ya está en manos de la justicia con todas las pruebas recabadas por la Guardia Civil.