Actualidad gastronómica

Comer piña sin pelarla, la nueva técnica que triunfa

Comer piña sin el sufrimiento de pelarla ya es posible y el método para hacerlo está arrasando en internet. Toma nota porque te puede cambiar la vida.

La piña es una de las frutas tropicales que más se ven por los mercados y supermercados de nuestros barrios. Esto es señal inequívoca de que también es una de las frutas que más nos gustan.

Aún así, tiene algún inconveniente y es que -hasta ahora- necesitamos una buena dosis de destreza, un buen cuchillo para pelarla o un pelapiñas y si, una vez pelada, resulta que es de esas piñas que están en su punto, resulta tan golosa que la tentación de devorarla entera es enorme.

La forma de comer piña que te cambiará la vida

Hace unos días alguien ha subido un vídeo a internet mostrando una nueva forma de comer piña, sin cuchillos, usando solo las manos y sin necesidad de pelarla antes. Además este método, que más que novedoso, parece que se lo hubiesen copiado a una tribu de esas que aún viven como sus ancestros, nos sirve también para saber si la piña está en su punto. Si la piña está demasiado verde, esta técnica no funcionará, por lo que también nos podemos ahorrar pelarla con el cuchillo porque no va a estar rica.

Pero al lío, esta nueva manera de comer piña, que en el fondo es pura lógica, consiste simplemente en ir separando los gajos de la piña tirando de ellos con la mano, comernos la carne de la piña y desechar el trozo de cáscara. De esta manera, se irá quedando el tronco descarnado y la piña que no hayamos comido con su corteza, de manera que podremos envolverla en papel film para continuar disfrutando de ella en otro momento.

Y para que veáis lo sencillo -y divertido- que es comerse así la piña, aquí os dejo un vídeo de un tuitero experimentando con la técnica.

Como veis, con esta técnica, se acaban todos los problemillas de la piña, no hay que pelarla, te la comes siempre en su punto, y la disfrutas más despacio, por lo que la disfrutas aún más.

P.D.: Me bajo al súper a buscar una piña. Espero que me hayáis dejado alguna.