Luisa Arias Madrid, a la izquierda, en un partido que arbitró.

Luisa Arias Madrid, a la izquierda, en un partido que arbitró.

Fútbol Machismo en el fútbol

Luisa Arias, árbitra en Ceuta: “Me despiden por ser mujer y porque mi niño estorba”

La colegiada fue despedida porque “su hijo le impedía desarrollar sus funciones”. “Me he sentido humillada y discriminada”, reconoce en conversación con EL ESPAÑOL.

“Tuvimos una reunión en la que estaban el presidente de la Federación de Fútbol de Ceuta, Antonio García Gaona, el del Comité de árbitros, Pedro Camuñez, y un compañero. Cuando me siento y pregunto el motivo de mi cese, me dicen que es por mi situación familiar, que no ven bien que yo tenga a mi hijo en el campo de fútbol por las noches”. Así, sin más explicaciones, le comunicaron su despido a Luisa Arias Madrid. Después de ‘darle largas’ durante días, decidieron apartarla como responsable de fútbol-8 “por ser mujer” y porque “el niño estorbaba”, como reconoce en conversación con EL ESPAÑOL y denunció en El Pueblo de Ceuta. 

Luisa Arias Madrid sigue “sin creérselo”. Después de muchos años vinculada al mundo del arbitraje, no puede entender que ese sea el motivo de su despido. “He estado en un mundo relacionado con hombres y he tragado todo lo que se puede y más. He arbitrado mucho tiempo y que ahora me digan eso, que es por el niño. La verdad, me rompe”, explica. Y sigue: “Imagínate mi malestar. El día que me lo dicen llego a casa y hablo con mi familia. Para mí era muy duro. Y entonces mi hijo dice: ‘Ya no vamos a ir al fútbol porque molesto’. Me harté a llorar esa noche”, confiesa. Y es normal…

Ella no se lo esperaba. Jamás le había ocurrido algo similar en sus muchos años en el mundo del fútbol. Su hermano la ‘picó’ y ella aceptó el reto. Se colegió en Burgos y empezó a arbitrar en la temporada 1994/95. Se desempeñó en partidos de benjamines y fue ascendiendo. Pasó por Tercera División y estuvo muchos años de asistente en Segunda División B. Hasta que tuvo a su hijo. “Mi cuerpo ya no me permitía estar a ese nivel y, por decirlo de algún modo, cuelgo el silbato”, aclara.

Tiene a su hijo en el año 2013 y empieza a colaborar con la Federación de Fútbol de Ceuta en la campaña 2013/14. Trabaja con ellos realizando designaciones, redactando actas, dando clases, llevando a cabo correcciones o enseñando a nuevos árbitros. Pero también, en ocasiones especiales, ejerciendo como colegiada. “Quedamos en que cuando alguno de mis compañeros tenga algún problema, pues que arbitremos nosotros. Yo tenía la formación y la experiencia para poder hacerlo. Eso sí, siempre en fútbol-8”.

Luisa Arias Madrid, a la derecha.

Luisa Arias Madrid, a la derecha.

Luisa, por tanto, como responsable del fútbol-8, sigue trabajando para la Federación de Fútbol de Ceuta sin ningún problema. Hasta que deciden despedirla por el motivo anteriormente mencionado. “Me dicen que mi actividad familiar me impide cumplir con determinadas funciones. ¡Pero si yo había cumplido con mi deber siempre! Y del niño… Yo veo bien que estén en el campo de fútbol. Hay muchos padres que llevan a los suyos y no pasa nada. Aprenden valores”, sentencia.

COMUNICADO DE LA FEDERACIÓN

La Federación de Fútbol de Ceuta, tras las declaraciones de la colegiada, emitió un comunicado en el que niega que el motivo del despido esté relacionado con su hijo (“las manifestaciones efectuadas por la Sra. Arias son inciertas”) y arguyó otras razones para argumentar su despido. Entre ellas, “la inasistencia a las clases semanales de Reglas del Juego”, “el descontrol de las designaciones de los árbitros de fútbol-8” o “la falta de compromiso en las funciones encomendadas”.

Todo, según Luisa, falso: “La descoordinación está relacionada con el fútbol 11 y no con el 8, del que yo me encargaba (…) Acudí a más del 50% de las clases, y cuando no lo hice fue por trabajo (es militar) o por otros asuntos (…) y he seguido cumpliendo con mis funciones. El niño no me ha impedido realizarlas”, reconoce la colegiada.

Ante esta situación, la Asociación ceutí ‘Búscome’ contra la violencia de género ha pedido que se investigue lo ocurrido y han calificado como trato “denigrante y discriminatorio” lo ocurrido a raíz del despido de Luisa por parte del Comité de Árbitros de la Federación de Fútbol de Ceuta. Además, la han felicitado “por su valentía a la hora de enfrentarse a este trato desigual” y piden que “se sancione esta vulneración clara de la Ley de Igualdad”.

Mientras se resuelve el conflicto sobre su despido, Luisa Arias seguirá adelante luchando porque las mujeres se hagan hueco en el mundo del arbitraje. "Sigue siendo un mundo machista. Y ahora menos porque la sociedad está acostumbrada a ver mujeres en todos los campos, pero cuando yo comencé... En Burgos sólo éramos nosotras. Porque si eres árbitro te insultan, pero si eres mujer.... Es difícil, porque aunque no se quiera, sigue siendo un mundo de hombres", concluye.