Verduras

Patatas asadas crujientes con huevo poché, éxito fácil asegurado

Estas patatas asadas crujientes son deliciosas como guarnición pero también como plato principal, son muy sencillas de hacer y con un huevo poché la combinación resulta ganadora.

18 septiembre, 2020 14:07

Es la hortaliza más consumida en España y probablemente la más versátil, con un buen golpe de horno y la cocción previa necesaria, se pueden conseguir unas patatas asadas de escándalo... ligeramente aplastadas, sí, pero tiernas por dentro y crujientísimas por fuera, condimentadas además al gusto de cada uno. Aunque en esta receta se integran como si de un plato principal se tratase - unos huevos estrellados en versión modernizada, por ejemplo - estas patatas asadas son perfectas para un brunch o de acompañamiento con la única condición de que recién hechas es cuando están mejores. Si quieres disfrutar de unas patatas crujientes sin caer en la tentación de las clásicas french fries, o patatas fritas, esta es tu mejor opción. Además son perfectas para incluirse en ensaladas divertidas que nos saquen de la monotonía. 

Por el contrario, no es la preparación más rápida porque conlleva una cocción previa y luego un horneado bastante largo así que lo más recomendable es utilizar patatas medianas/pequeñas para que los tiempos no se alarguen demasiado, aunque se podría hacer la receta con cualquier tamaño. Además de con aceite de oliva, se pueden hacer con un poco de mantequilla aunque las haga más calóricas y, por supuesto, los condimentos van al gusto de cada cual habiendo una infinidad de hierbas y especias posibles para darle el toque personal. 

Y como añadido final... ¿Qué tal alguna salsa casera? Sí, es una opción fantástica como por ejemplo utilizar una salsa romesco, una salsa pesto, una salsa de yogur parecida a la de los kebabs, salsa de atún como si fuera un vitello tonnato o una salsa César.

Composición nutricional de las patatas

Según la Fundación Española de la Nutrición "En la composición de la patata cabe destacar el contenido en hidratos de carbono, mayoritariamente en forma de almidón y una pequeña proporción como glucosa, fructosa y sacarosa; El ser uno de los vegetales con mayor contenido en almidón explica su aporte calórico (88 kcal/100 g de patatas). La fibra está presente en cantidades discretas.

Es fuente de vitamina C, si bien una parte considerable de la misma puede perderse durante el proceso de cocción. Para preservar su contenido, es recomendable cocinarlas al vapor o al horno (envueltas en papel de aluminio). La cantidad vitamina C contenida en una patata cruda de tamaño medio equivale al 46% de las ingestas recomendadas para hombres y mujeres de 20 a 39 años con una actividad física moderada. Otros aportes como los de la vitamina B6, cubren el 21% de las ingestas recomendadas para este grupo de población.

La patata aporta minerales como el potasio. Este contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos.

La patata también aporta carotenoides, siendo la violaxantina, anteraxantina, luteína, los más abundantes, mientras que la neoxantina, beta-criptoxantina, zeaxantina y b-carotenos se encuentran en cantidades menores."

Cómo hacer patatas asadas crujientes con huevo poché

Ingredientes

  • Patatas medianas, 4 u
  • Huevos camperos, 4 u
  • Vinagre, 3 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Pimienta negra, c/s
  • Sal, c/s
  • Tomillo, c/s
  • Sal de ajo, c/s

Paso 1

Lo primero que haremos será cocer las patatas, previamente bien lavadas para quitar los rastros de arenilla o tierra, en abundante agua hiriviendo con sal y dos cucharadas de vinagre. Dejaremos a fuego medio durante unos 20 minutos o hasta que al pincharlas estén tiernas, pero con cuidado de que no se arrebaten y se empiece a abrir la piel. Colar y dejar atemperar 5 minutos para que sean manejables. 

Paso 2

Precalentar el horno a 220ºC y cubrir una bandeja de horno con papel aluminio o de horno, añadir un poco de aceite de oliva y con la ayuda de un tenedor o una espátula aplastar las patatas contra la bandeja, haciendo que se rompan y dejándolas de 1,5cm de grosor aproximadamente. 

Paso 3

Añadir un buen chorrito de aceite de oliva por encima y condimentar con sal, pimienta negra, el tomillo y la sal de ajo, aunque aquí las posibilidades son infinitas al gusto de cada uno. 

Paso 4

Hornear durante unos 40 minutos o hasta que las patatas se doren muy bien y queden crujientes por fuera, por dentro estarán ligeramente melosas. 

Paso 5

Mientras tanto escalfar los huevos uno a uno en un cacillo con agua y una cucharada de vinagre, cuando rompa a hervir suave hacer una espiral en el agua e introducir el huevo. Ayudarse con una cuchara o espumadera para darle forma y que quede lo más "apretado" posible, tardará un minuto aproximadamente. 

Paso 6

Servir las patatas recién sacadas del horno con los huevos y, si se quiere, alguna salsa o una cama de hojas verdes.