Verduras

Hojaldritos rellenos de espinacas y queso, receta fácil para picotear

Estos hojaldritos rellenos de espinacas te sirven tanto para la merienda de los niños en el parque, como para salir airosa de esa cena de picoteo que se organiza a última hora.

Me he propuesto hacer en casa todos esos platos que nos gusta comprar fuera ya hechos, y ya estaba tardando en hacer un hojaldre con espinacas y queso, que es lo que siempre piden los niños cuando entramos en una panadería. Los hemos hecho en formato mini, perfectos tanto para la merienda del cole como para una cena de picoteo. 

Ingredientes para hacer hojaldres rellenos

  • Lámina de hojaldre, 1
  • Cebolla, 1/2
  • Espinacas, 200 g
  • Queso de untar, 50 g
  • Huevo, 1

¡Vamos al lío! Vais a ver que la receta de estos hojaldritos rellenos de espinacas es muy sencilla.

01: Cocinar las espinacas

En una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva, ponemos a pochar la cebolla picadita, a fuego medio.

Cuando esté blandita le añadimos las hojas de espinacas y rehogamos un par de minutos. Rápidamente verás que se reducen como a la décima parte de lo que eran, añadimos el queso y removemos un par de minutos hasta que se deshaga.

Pasamos la mezcla a un cuenco y lo dejamos enfriar. No hemos sazonado porque el queso ya lleva bastante sal, si queremos hacerlos sólo con las espinacas entonces sí que podemos añadir una pizca de sal y pimienta.

02: Rellenar el hojaldre

Abrimos la lámina de hojaldre encima de su propio papel de horno y esparcimos el relleno sin llegar a los bordes y así evitar que se nos salga el relleno al enrollarlo.

Enrollamos el hojaldre con el relleno y cortamos en trozos de unos 2 cm de grosor y vamos pasando a una bandeja de horno forrada con papel de hornear.

03: Hornear

Pintamos con huevo batido y horneamos 20 minutos a 200ºC. Cuando estén listos, los sacamos del horno y los dejamos sobre una rejilla para que enfríen, pues como más ricos están es templados o fríos.

04: Servir

Nosotros le hemos puesto un poco más de queso en esta ocasión, pero otras veces hemos variado las cantidades teniendo que adaptarnos a lo que teníamos en la nevera y queda igualmente estupendo, así que no tienes excusa para no hacer la receta porque en esa tarrina de queso que tienes dando vueltas por la nevera solo queden 40 g de queso.

Puedes añadirle a las espinacas también unos trocitos de bacon, jamón, restos de pollo o atún, simplemente deliciosos.

Nota importante para que el hojaldre relleno quede perfecto

Esta es una receta perfecta de aprovechamiento, como consejo para que queden perfectos os diría que tengáis en cuenta una serie de cosas importantes que tenemos que evitar: que el relleno no sea demasiado abundante, que no tenga líquido, y que no esté caliente cuando vayamos a colocarlo encima del hojaldre.