Tomates secos en aceite

Tomates secos en aceite

Vegetarianas

Tomates secos en conserva

Noticias relacionadas

Este verano mi madre me trajo cantidades industriales de tomates del huerto. En casa sólo somos dos y veía que no les iba a poder dar salida por mucho gazpachito, ensalada o salsa de tomate que hiciera.
Así que buscando soluciones encontré en uno de los libros de conservas como secar tomates y me puse manos a la obra. La verdad que el tiempo me acompaño, porque creo que lo sequé la semana de Agosto más calurosa en Madrid, así que en un par de días tenía más de 3 kilos en unos cuantos botes convertidos en un acompañamiento perfecto y  duradero.

Tomates secos en aceite

Tomates secos en aceite

Ingredientes
Tomates, de piel firme y sin imperfecciones.
Sal
Para conservarlos
Aceite
1 o 2 Dientes de ajo
Hierbas aromáticas.

Secar los tomates
Si os pilla en verano podéis secarlos en la calle como yo le he hecho sólo tenéis que partirlos por la mitad y dejarlos a pleno sol durante 4 o 5 días. Al ser verano y si vivís en una zona que no es muy húmeda no pasa nada por dejarlos de noche en la calle, pero si no tendréis que meterlos en casa hasta el día siguiente.
Yo en este caso les eche un poco de sal por encima, ya que ésta ayuda a que se sequen más rápido, pero tenéis que tenerlo en cuenta a la hora de usarlos.

Si no tenéis un sitio muy soleado en casa, también podéis secarlos al horno, pero necesitan al menos 48 horas a 60º.

Conservarlos.
Si queréis utilizarlos en cuanto estén secos lo mejor es dejarlos en aceite un rato para que se rehidraten, pero si como yo,  decidís conservarlos tendréis que seguir varios pasos:

1º Esterilizar los botes en una cazuela con agua hirviendo durante unos 20 minutos
2º Secar bien los botes
3º Colocar los tomates en los botes, un diente de ajo y las hierbas aromáticas que mas os apetezcan, en este caso yo he usado una ramita de albahaca.
4º Cubrir con aceite de oliva sin llegar al final del tarro pero cubriendo bien todos los tomates
5º Cerráis y volver a cocer el bote ya relleno para envasarlo al vacío. Estará listo cuando ya la tapa no se mueva.

Así podréis conservarlos durante más de 6 meses y utilizarlos en cualquier guiso o plato de pasta. Es un toque perfecto que no dejará indiferente a nadie.