Saludables

Patatas fritas crujientes sin aceite en el horno

Te contamos todos los pasos a seguir para hacer unas patatas fritas crujientes sin aceite en el horno, mucho más saludables que la fritura tradicional.

Esta misma mañana os hemos puesto unas patatas mimosas con nata que son una maravilla, pero que también son una bomba calórica que, todo hay que reconocerlo. Así que, para compensar, ahora os presentamos el otro extremo unas patatas “fritas” crujientes sin aceite que se hacen en el horno simplemente embadurnándolas con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra, por lo que son una opción mucho más ligera y saludable para no tener que renunciar a unas patatas doraditas y crujientes como guarnición de nuestros platos. Por supuesto, si queréis unas patatas fritas perfectas hechas por el método tradicional también tenemos receta para hacerlas.

Ingredientes

  • Patatas, 2 ó 3
  • Aceite de oliva virgen extra, 1 cucharadita
  • Sal al gusto

En esta ocasión, tal como podéis ver en las fotos de la galería, he aprovechado que encendía el horno para asar también un boniato, aunque el boniato no queda crujiente. De hecho, la clave para conseguir hacer unas patatas fritas crujientes sin aceite en el horno es utilizar patatas de una variedad adecuada para freír, como la Agria o la Kennebec gallega, pues si usamos patatas nuevas con alto contenido en humedad, lo que conseguiremos son unas riquísimas patatas asadas. pero que no tendrán ese toque crujiente de las patatas fritas.

Preparación de las Patatas fritas crujientes sin aceite en el horno

  1. Se pelan las patatas, se cortan en bastones de 1 cm de lado y se sumergen en agua fría con hielo durante unos 10 minutos para que suelten el almidón.
  2. Mientras tanto encendemos el horno a 210ºC con calor arriba y abajo sin ventilador o a 200ºC si el horno tiene ventilador.
  3. Pasados los 10 minutos sacamos las patatas del agua, las secamos muy bien con un paño limpio o con papel absorbente.
  4. Las ponemos en un bol o directemante en la bandeja forrada con papel de horno que vayamos a usar para hornearlas y las untamos con el aceite de oliva virgen extra. La mejor forma de hacerlo es revolver bien con las manos para que se engrasen todas por igual.
  5. Cuando lleven 25 minutos comprobaremos si están tiernas, si no lo están, repetimos la comprobación pasados 5 minutos. Cuando estén tiernas subimos la temperatura a 250ºC y horneamos 5 minutos más.
  6. Cuando estén doradas a nuestro gusto las sacamos, espolvoreamos un poco de sal por encima y servimos.

Resultado

De esta forma tan sencilla preparamos unas patatas fritas crujientes sin aceite que encantarán a los más pequeños que parece que siempre protestan cuando ven que las patatas no van fritas.

¿Tenéis algún otro truco para hacer patatas fritas crujientes sin aceite?