Pescado a la gallega

Pescado a la gallega

Saludables

Pescado a la gallega, receta fácil y equilibrada

Receta fácil con explicación paso a paso para preparar un riquísimo pescado a la gallega. Un guiso sabroso y equilibrado.

Preparación: 15 min    Cocción: 25 min    Dificultad: 1/5   Raciones: 2-3  Coste: <5 €

Ingredientes

  • Pescado para cocer, 600 g (*)
  • Patatas, 2 ó 3 (**)
  • Cebolla tierna, 1
  • Pimiento rojo, 1
  • Guisantes  congelados, 200 g
  • Ajo, 2 ó 3 dientes
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas
  • Vinagre blanco, 2 cucharadas (opcional)
  • Pimentón dulce de La Vera, 1 cucharada sopera colmada
  • Pimentón picante de La Vera, al gusto (opcional)
  • Caldo de pescado, 600 ml (***)
  • Sal, al gusto
  • (*) Yo he usado un pescado que en Galicia se llama maragota, pero se puede hacer con congrio, merluza, rape, bacalao, corvina, raya. En general, cualquier pescado grande que sea bueno para cocer será bueno para preparar pescado a la gallega.
  • (**) Depende del tamaño y del apetito que haya ese día.
  • (***) Si no hay ocasión de hacerlo casero, mejor utilizar agua, sal y una hoja de laurel para cocer las patatas en vez de un caldo de pescado comprado que seguramente nos arruinaría el sabor del pescado que vamos a usar en el guiso.
  • Yo esta vez he hecho un fumet con lo que veis en la galería, unas cabezas y espinas de pescado, una zanahoria, un tomate cortado en dos trozos, una cebolla tierna, perejil, laurel, AOVE, sal, agua que lo cubra todo a fuego alto hasta que rompa a hervir y luego 20 minutos a fuego mínimo. Colar y listo.

Estaba yo tardando en compartir con vosotros una receta de pescado y de mi tierra y tratándose de esas dos cosas, qué mejor que este pescado a la gallega, eso sí, a mí manera, con más verduras y menos aceite pero igualmente riquísimo.

Y sí, sé lo que vais a decir, y tenéis razón. Con el pescado y el marisco que tenemos por aquí poco hay que complicarse para tener un plato de esos de llorar de felicidad. Prueba de ello, esta receta de pescado a la gallega, un guiso sencillísimo, equilibrado y saludable.

Tomad nota, que ¡empezamos!

Preparación del Pescado a la gallega

  1. Pelamos, lavamos y cortamos las patatas “chascándolas” , es decir, dando un corte de un par de centímetros y tirando con el cuchillo para ir arrancando trozos de la patata.
  2. Salamos ligeramente el pescado y lo reservamos.
  3. Ponemos a cocer las patatas en el caldo de pescado, primero a fuego alto (10/12) hasta que hierva y luego bajando el fuego (4/12) lo justo para que se mantenga un hervor ligero.
  4. Mientras se van cociendo las patatas, pelamos y troceamos los ajos, la cebolla y el pimiento (recordad el truco que os contamos hace poco para pelar pimientos crudos).
  5. En una sartén ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra junto con los ajos a fuego medio (7/12). Cuando empiecen a tomar color, añadimos la cebolla y el pimiento y subimos el fuego (10/12) para saltearlos durante un par de minutos removiendo con frecuencia.
  6. Añadimos el vinagre, lo dejamos evaporar y añadimos un cucharón del caldo en el que están cociendo las patatas y el pimentón o los pimentones que usemos. Damos unas vueltas y apartamos del fuego.
  7. Añadimos los guisantes a la olla donde están las patatas, subimos el fuego (10/12) para que no baje demasiado la temperatura y añadimos el sofrito de verduras. Mezclamos todo y añadimos los trozos de pescado.
  8. Bajamos el fuego (4/12) y dejamos cocer a fuego lento hasta que el pescado esté listo (en función del tamaño de los trozos y del pescado que sea esto puede tardar entre 5 y 10 minutos, así que hay que estar pendientes).
  9. Si cuando esté listo nuestro pescado a la gallega, las patatas aún estuviesen un poco duras, retiramos el pescado (podemos aprovechar para retirarle la piel y las espinas si queremos servirlo sin ellas) y las dejamos que cuezan un poco más hasta que estén tiernas, en ese momento ponemos de nuevo el pescado dentro.
  10. Servimos calentito.

Resultado

A mí me gusta tomar el pescado a la gallega “en seco”, es decir, sirviendo el pescado con las patatas y el resto de verduras. Luego, el caldo sobrante, es una deliciosa sopa para la cena.

Además, es uno de esos guisos perfectos para eso de “donde comen 2, comen 3” así que ya sabéis, si se presentan comensales de última hora, se echa una patata más y asunto arreglado 🙂 .

¿Conocíais esta forma de preparar el pescado?