Las torrijas son otra de esas recetas "de toda la vida" en la cultura española. Las hay de varios tipos, como empapadas en vino o en almíbar. Hay golosos que le añaden miel una vez fritas y otros que las riegan en sirope a lo afrancesado. Te presentamos nuestra versión de torrijas tradicionales de leche: clásicas y equilibradas.

Ingredientes

Para 9 torrijas:

  • Leche, 450 ml
  • Pan duro o pan de torrijas, 1/2 barra mediana
  • Piel de un limón (al gusto)
  • Canela en rama, 1 palo
  • Azúcar, 3 cdas.

Para rebozar las torrijas

  • Azúcar, 2 cdas
  • Canela en polvo, 1/2 cucharada

01: Calentar la leche

Echamos 450 ml de leche en un cazo. Añadimos unas tiras de corteza de limón sin la parte blanca, pues amarga. Agregamos un palo de canela y 3 cdas. de azúcar.

Removemos todo y llevamos a ebullición. Una vez rompa a hervir, dejamos enfriar.

02: Sumergir el pan en la leche

Mientras se enfría la leche infusionada, preparamos el pan. Podemos usar pan duro o comprar directamente pan para torrijas. Nosotros hemos usado éste último.

Hemos partido la barra por la mitad y cortado a su vez 9 rebanadas.

Enfriada la leche infusionada, empapamos las rebanadas en ella. Primero un lado, luego el otro. Debe filtrar bien en la miga.

03: Sumergir el pan en huevo

Batimos dos huevos en un plato hondo. Empapamos en el huevo cada uno de los trozos de pan. Reservamos.

Podemos emplear una espátula para no desbaratar el pan, ya que estará muy tierno. 

04: Freír el pan

Echamos abundante aceite de oliva virgen suave (0,4%) en una sartén. Lo calentamos a fuego o potencia media-alta. Freímos las rebanadas de pan por cada uno de los lados. Reservamos.

El truco para que las torrijas no queden nada aceitosas es colocarlas sobre un colador o una rejilla como la del horno con un plato debajo para que escurran todo el aceite. En este caso, lo de ponerlas sobre papel absorbente es menos efectivo porque las torrijas acaban reabsorbiendo gran parte del aceite.

Al poner las torrijas recién fritas encima, se desprenderá de manera natural del aceite restante.

05: Rebozar las torrijas con canela y azúcar

Mezclamos en un plato dos cucharadas de azúcar y media cucharada de canela molida. Rebozamos las torrijas por ambos lados. Listas para servir.

06: Servir

A nosotros nos gustan exactamente así. Ni más azúcar, ni dulces por encima. Si sois muy golosos, las cubrís de más azúcar o miel.

Resultados

Normalmente, no cocinamos postres en casa. Tampoco frituras. A partir de estos dos principios, es un escándalo que hayamos probado esta receta.

Tenemos que reconocerlo: estas torrijas tradicionales de leche son adictivas. Damos las gracias a Mer por pasarnos la receta con las cantidades idóneas. Si sigues exactamente estas cantidades, notarás el equilibrio de una torrija perfecta. Ni muy empalagosa de azúcar, ni chorreando de aceite.

La clave de esta receta es que la leche infusionada queda por dentro de la miga como os enseñamos en el vídeo: como si fuera un relleno cremoso que conserva la infusión de canela con limón y no se hace pesado.

Os recordamos que podéis emplear pan duro, que es como siempre se había preparado esta receta de aprovechamiento. Si no tenéis pan duro en casa, podéis pedir en vuestra panadería de confianza que os den una barra "para torrijas".

Por último, las torrijas se asocian a la tostada francesa, que en su idioma se conoce como pain perdu y en el mundo anglosajón directamente como French toast. 

La receta es muy parecida, ya que ambas emplean pan duro o pan perdido (literalmente, perdu), se mojan en leche o crema y luego se fríen. En Francia, es común hacerlo con mantequilla.

La principal diferencia radica en que en España hemos asimilado también la versión con vino. Y por si fuera poco, aquí nos gusta rebozarlas después de fritas.

En el caso francés, es interesante como piensan en sus torrijas como unos pancakes, dado que le echan varias cosas por encima: frutas, mantequilla, siropes, etc.

Para cuidar nuestra alimentación y no ahogarnos en unas torrijas tradicionales de leche hipercalóricas, os recomendamos seguir nuestros sencillos pasos. Y por favor, comed con moderación: dos por persona dan energía para una maratón.

Pruébalas para esta Semana Santa y pásate por nuestro Facebook. ¿No es el mejor relleno que has probado nunca? ¿Sabes cómo mejorarlo? ¿En tu pueblo las hacen diferente? Somos todo oídos.