Preparación: 10 min   Dificultad: 2/5   Unidades: 4   Coste: < 2 €

Ingredientes

  • Obleas para empanadillas, 4
  • Crema pastelera, 200 g
  • Huevo M, 1
  • Manzana roja, 1
  • Limón, 1
  • Para las macetas:
  • Para las rosas de manzana:

Noticias relacionadas

Hoy os traemos una de esas recetas que dejan a todos boquiabiertos y que, a la hora de hacerlas son la tontería más grande que os podáis imaginar, pero el resultado es muy llamativo. Estas rosas de manzana, que se pueden hacer como decoración de una receta de aprovechamiento si nos han sobrado crema pastelera, natillas que usaremos como relleno de unas tartaletas hechas con hojaldre o de unas cestitas hechas con obleas de empanadillas o, simplemente, para decorar una copa de yogur con frutas.

El tiempo de preparación que os pongo es más o menos el que se tarda en hacer 4 rosas de manzana que en esta ocasión he puesto sobre unas “macetitas” de masa de empanadillas rellenas con la crema pastelera que me sobró de rellenar las lionesas de crema.

Preparación de las Rosas de manzana

rosas-de-manzana-00

Para hacer las macetas:

  1. Como queríamos que tuvieran un aspecto un poco rústico, utilizamos unas flaneras invertidas y unas cápsulas de magdalenas tal como veis en las imágenes de la galería. Simplemente hay que poner la oblea y presionar bien para que se marque el plisado de la cápsula y sujetarla con un trozo de hilo de bridar. Luego las colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel de aluminio, las pintamos con el huevo batido y las horneamos durante unos 10 minutos en el horno precalentado a 180ºC. Cuando estén, las desmoldamos -gracias a las cápsulas de magdalenas será facilísimo- y las dejamos enfriar en una rejilla.

Para hacer las rosas de manzana:

  1. Ponemos un par de vasos de agua en un bol o en una fuente y exprimimos el limón, no hace falta ni colar las pepitas porque no nos van a estorbar.
  2. Retiramos el corazón de la manzana y la cortamos en dos o cuatro trozos, nos quedamos con uno y el resto los dejamos en el agua con limón para que no se oxiden.
  3. Con ayuda de una mandolina o un cuchillo muy afilado cortamos cada trozo de manzana en láminas de 2 mm de espesor que iremos dejando en el agua con limón para que no se oscurezcan.
  4. Cuando las tengamos todas, cogemos unas cuantas, las ponemos sobre un plato llano y las calentamos en el microondas durante 40-50 segundos a 800 W. No queremos que se cocinen, sino que simplemente pierdan la rigidez y se vuelvan flexibles para que las podamos enrollar, así que lo mejor es empezar con 40 segundos y si vemos que aún no están los suficientemente flexibles, vamos añadiendo tiempo de 10 en 10 segundos.
  5. Para montar el postre, llenamos las macetas con la crema pastelera hasta que falte un centímetro para llegar al borde y formamos las rosas haciendo los pétalos con las láminas de manzana. Para ello simplemente tenemos que empezar por las láminas más pequeñas que colocaremos haciendo una espiral desde el centro hasta el exterior y superponiendo un poco cada lámina con la anterior.

Resultado

Las rosas de manzana, hechas de esta manera mantienen aún cierto toque crujiente y aportan frescura y ligereza al postre. Si preferís algo más dulce y empalagoso, se pueden pasar los pétalos por azúcar y hornear las rosas una vez montadas como si fuera una tarta de manzana clásica.

Os aseguro, que si no os queréis complicar la vida, estas rosas de manzana son igual de sorprendentes cuando lo único que adornan es un yogur.