Ingredientes

  • 250 g de harina de fuerza (*)
  • 250 g de harina integral (*)
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • 375 ml de leche a temperatura ambiente(**)
  • zumo de medio limón (**)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • (*) Pueden ser 500 g de harina de un solo tipo.
  • (**) Podemos usar 400 ml de buttermilk, o prepararlo en casa con leche y zumo de limón.
Hoy se celebra el Día Mundial del Pan, y para aportar nuestro granito de arena, en Cocinillas os traemos una receta de emergencia, de esas que puedes preparar en poco más de media hora y que no necesitan fermentación ni reposos ni maña a la hora de amasar.

Y es que el pan de soda irlandés o pan de bicarbonato es el pan perfecto para los que nunca han hecho pan, aunque desde ya os advierto que eso de comerse un pan recién salido de nuestro horno es algo que engancha mucho y, una vez se hace el primero, a uno le entran ganas de ponerse a hacer panes de todo tipo, así que luego no me digáis que no os avisé.

Noticias relacionadas

Seguid leyendo porque nunca imaginásteis que hacer pan en casa fuese tan sumamente sencillo.

Preparación del Pan de soda irlandés

  1. Mezclamos la leche con el zumo de medio limón y dejamos reposar 15 minutos.
  2. Precalentamos el horno a 200 ºC.
  3. En un bol mezclamos las harinas con la sal y el bicarbonato, añadimos la leche con limón y mezclamos con una espátula o cuchara hasta que se empiece a formar una masa.
  4. Volcamos la masa sobre la encimera enharinada y amasamos con las manos hasta que tengamos una masa manejable con la que podamos formar una bola. No tardaremos ni un minuto.
  5. Colocamos la bola sobre una bandeja con papel de horno, la aplastamos un poco, le damos un corte en forma de cruz, espolvoreamos con harina y la horneamos durante 30-35 minutos hasta que veamos que tiene una bonita corteza dorada.
  6. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla para que la corteza no se reblandezca.

Resultado

Al no llevar levadura fresca de panadería ni necesitar reposos ni fermentaciones, se trata de un pan para emergencias. Se trata de un pan de miga densa, lo que lo hace muy adecuado para preparar tostas pues aguanta muy bien lo que le pongamos a éstas. Precisamente por no llevar levadura, es un pan que se recomienda consumir en el día y si sobra, para tomarlo al día siguiente estará mucho mejor tostado.

Tiempo: < 45 minutos

Dificultad: 1/5

Digestión: 2/5

Coste: < 1 €