gkrphoto iStockPhoto

Ensaladas

Garbanzos con vinagreta de tomates secos, receta lista en 5 minutos

Una receta rápida para salir de apuros sin recurrir a comida basura y con todos los beneficios de la dieta mediterránea, además estos garbanzos con vinagreta están buenísimos.

17 febrero, 2021 19:04

En España es hablar de garbanzos y lo más probable es que uno piense en un contundente cocido, pues pese al gran número de variantes que podemos encontrar de este plato a lo largo de nuestra geografía, en la mayoría no puede faltar esta legumbre. 

Pero este popular ingrediente da mucho más juego en la cocina de lo que muchos se imaginan, aparte de ser coprotagonista de cocidos, queda bien en recetas calientes como potajes o hamburguesas, recetas frías como hummus, ensaladas o snacks e incluso en recetas de repostería como este brownie.

Propiedades de los garbanzos

En España se cultivan cinco variedades de garbanzos: garbanzo castellano, garbanzo blanco lechoso, garbanzo venoso andaluz, garbanzo chamad y el garbanzo pedrosillano.

El garbanzo es la semilla de una planta que tiene un fruto de forma ovoide, en cuyo interior se encuentran una o dos semillas. Solo se consumen las semillas tras un período de remojo previo que tiene por finalidad ablandar las pieles, absorber agua que hace que aumente el tamaño. El remojo, además, disminuye el tiempo de cocción y elimina los antinutrientes presentes en algunas legumbres.

Según la Fundación Española de la Nutrición "los garbanzos poseen un alto contenido de proteína de origen vegetal (deficitaria en metionina). Entre los minerales es fuente de calcio y posee alto contenido de hierro, magnesio, potasio, fósforo. En el contenido de vitaminas destacan la vitamina E, tiamina, niacina y folatos. Una ración de garbanzos cubre el 31 % de las ingestas recomendadas de folatos para la población de estudio. También es importante su contenido en fibra—soluble e insoluble— lo que favorece el tránsito intestinal y ayuda a combatir el estreñimiento.

Tienen concentraciones bajas de componentes antinutritivos como saponinas, taninos y fitatos. Cuando estos componentes se encuentran en concentraciones altas en los alimentos afectan a la digestibilidad de las proteínas y almidones y a la asimilación de aminoácidos, azúcares, minerales y vitaminas."

Cómo hacer garbanzos con vinagreta de tomates secos

gkrphoto iStockPhoto

Ingredientes

  • Garbanzos cocidos en conserva, 400 g
  • Tomates secos en aceite, 6
  • Cebolla morada pequeña, 1 ud
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas soperas
  • Vinagre, 1 cucharada sopera
  • Sal, al gusto
  • Pimienta recién molida
  • Perejil fresco picado, 2 cucharadas soperas colmadas (o una cucharadita de orégano seco)

Los tomates secos podemos comprarlos en aceite o deshidratados. Si los compramos deshidratados podemos guardarlos en un bote con aceite para que se hidraten, así estarán listos para usar siempre que los necesitemos.

Paso 1

Como pretendemos hacer una receta rápida, lo ideal es utilizar unos garbanzos cocidos que nos hayan sobrado o unos garbanzos en conserva. Si usamos estos últimos, los escurrimos bien del líquido de la conserva -podemos guardarlo para preparar merengues veganos o mayonesa vegana-, los enjuagamos bajo un chorro de agua fría, los volvemos a escurrir y los echamos en el bol en el que vayamos a preparar la ensalada. 

Paso 2

Cortamos la cebolla y los tomates secos en aceite en dados pequeños como de medio centímetro. Mezclamos bien con los garbanzos.

Paso 3

En un pequeño bote con tapa echamos el aceite -si queremos que tenga más sabor podemos usar el aceite en el que están los tomates, el vinagre, la sal y unas vueltas de pimienta, cerramos el bote y agitamos enérgicamente para emulsionar la vinagreta.

Paso 4

Regamos los garbanzos con la vinagreta y espolvoreamos con el perejil fresco picado o con un poco de orégano, especias ambas que combinan muy bien con el tomate seco. Finalmente, mezclamos todo bien y servimos.