Foto: Cristina López

Ensaladas

Ensalada de arroz con tomate y jamón, receta fácil y vistosa para el verano

Una ensalada de arroz para chuparse los dedos, fresquita, sencilla y una verdadera explosión de sabor gracias a un aliño que es adictivo. Pruébalo y nos cuentas.

Si le has dado vueltas a la idea de comer ensaladas todos los días de verano, pero no te acabas de animar pensando que puede resultar muy aburrido, desengáñate, pero para bien. Con un poco de imaginación podrías pasarte meses sin repetir plato y descubriendo combinaciones de ingredientes y aliños que te harán alucinar.

Ingredientes

  • Arroz de grano largo o basmati, 1 vasito
  • Tomates, 500 g (*)
  • Jamón serrano en taquitos, 50 g
  • El tallo verde de una cebolleta
  • Tomates secos en aceite, 3
  • Sal y pimienta

Para el aliño

  • Aceite del de hidratar los tomates, 1 cucharada
  • Wasabi en pasta, 1 cm
  • Salsa Perrins, 1 cucharadita
  • Mostaza, ½ cucharada

(*) Necesitamos tomates rojos y maduros, pero que tengan la carne firme, si están blanditos no podremos cortarlos debidamente para preparar la receta.

Cómo hacer una ensalada de arroz con tomate y jamón

Se trata de una receta sencillísima de preparar, pero que la vamos a presentar de un modo muy especial para convertirla en un plato de día de fiesta.

01: Cocer el arroz

Foto: Cristina López

Podéis cocer el arroz de la manera en la que tengáis costumbre, o incluso aprovechar sobras. Pero ya que estamos os cuento mi forma favorita de cocer arroz cuando es para ensaladas.

Se trata de cocinar el arroz como si fuese pasta, es decir en una olla con abundante agua hirviendo. Tan sencillo como llenar una olla con agua como si fuéramos a cocer pasta, y cuando rompa a hervir, salar el agua, echar el arroz y dejar que hierva durante diez minutos. Pasado ese tiempo comprobar el punto y, si es necesario, cocinar uno o dos minutos más.

Escurrir y enjuagar bajo un chorro de agua fría para cortar la cocción y eliminar cualquier resto de almidón. De esta manera tendremos un arroz blanco en su punto justo de cocción y con los granos sueltos.

02: Preparar el tartar de tomate

Foto: Cristina López

Tenemos que pelar los tomates, preferiblemente con un pelador de hoja serrada, retirar las semillas y el líquido que las recubre con ayuda de una cucharilla -se pueden usar para un gazpacho o congelar para hacer un agua de tomate- y cortarlos en concasse, que quiere decir en dados de unos 5 mm. Cortamos también el tomate seco y la cebolleta en cuadraditos de unos 5 mm. Lo mismo con el jamón si no lo hemos comprado ya picado.

Mezclamos todo en un bol y reservamos.

03: Aliñar el tartar

Foto: Cristina López

Mezclamos todos los ingredientes del aliño en un cuenco pequeño y batimos enérgicamente con una varilla pequeña hasta obtener una emulsión.

Añadimos la mezcla al bol del tomate y mezclamos todo para que los ingredientes del tartar se unten bien en el aliño que, aparte de dar sabor, servirá como pegamento para que nuestro tartar no se desmonte.

04: Servir

En el momento de servir, rectificamos la sazón del arroz, pues habrá perdido parte de la sal en el lavado, así que lo probamos y salpimentamos hasta que esté a nuestro gusto.

Como os he dicho al principio, con esta receta nos vamos a currar un poco la presentación ya que haremos un emplatado individual que hará que nuestra ensalada de arroz con tomate y jamón resulte muy vistosa.

En el plato que vayamos a montar la ración, colocamos un aro de emplatar que habremos engrasado previamente con unas gotas de aceite de oliva. En el fondo ponemos una capa generosa de arroz, que compactaremos ligeramente para que al retirar el aro no se desmorone.

Sobre el arroz, y sin retirar el aro, colocamos nuestro tartar de tomate, que también compactaremos ligeramente por el mismo motivo.

Foto: Cristina López

Si tenemos invitados, esta tarea podemos hacerla en las últimas horas previas a la visita dejando el plato montado en los aros bien tapado en la nevera, de manera que cuando sea el momento de servir simplemente haya que retirar el aro con cuidado.

Resultado

Esta ensalada de arroz no puede ser más fácil de hacer, y además de ser muy vistosa resulta muy económica. Es un entrante perfecto si tienes que organizar una comida con invitados y no dispones de un gran presupuesto. Y, por supuesto, para cualquier día que quieras prepararte una ensalada la mar de instagrameable, que ya sabes que estamos deseando que subáis fotos y nos etiquetéis en Instagram.