Ensaladas

Ensalada tibia de garbanzos, atún y pimientos

La verdad es que yo no soy muy “de puchero”. Me gustan, pero cocinando sólo para dos me da pereza hacer un cocido por ejemplo. Y ahora en verano, más todavía. Pero eso no quiere decir que las legumbres no tengan un papel importante en mi alimentación. De hecho, me encantan y casi me gusta más prepararlas de formas menos tradicionales. Como por ejemplo en esta ensalada de garbanzos que os traigo hoy.

Ingredientes (para 3 ó 4 personas)

  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de aceite
  • 400 gr. de garbanzos cocidos (o sea, un bote de los grandes)
  • 2 latas de atún al natural
  • 1 lata/bote de pimientos de piquillo
  • 400 gr. (1 bote pequeño) de tomate triturado
  • sal
  • orégano
  • comino en polvo
  • 1 huevo duro para decorar (opcional) (esta vez no le puse)

Al ser una ensalada “tibia” (esto es, del tiempo, quiero decir, del tiempo de aquí, no el de Finlandia), es un plato ideal para llevarlo por ejemplo de picnic, o para una comida en el campo o en la playa. Se hace en un pis-pás y aguanta perfectamente varios días. Es de esas comidas que están casi más buenas al día siguiente, así que no tienes excusa.

Preparación

Picamos el ajo y la cebolla y lo ponemos a rehogar en una sartén con el aceite bien caliente.

Cuando la cebolla esté pochadita (cuando empiece a ponerse transparente) agregamos los garbanzos, el contenido de las dos latas de atún y los pimientos cortados en tiras. Removemos bien para que se mezclen los sabores y sofreimos durante un par de minutos.

A continuación echamos el tomate triturado (también podría ser tomate frito, perfectamente, pero si lo haces con tomate frito, que sea casero por favor), la sal y el orégano y rehogamos durante unos 15 minutos.

Si quereis presumir de cocinillas, lo podeis emplatar como se ve en las fotos, con un aro emplatador y decorar con un poco de albahaca o perejil, pero si lo que os va es zaca! y pa la boca!, mejor lo servimos en una fuente y espolvoreamos con un poco de comino en polvo. Además, opcionalmente, podemos añadir a la presentación un huevo duro picado.

Este plato se degusta mejor a una temperatura templada, así que si lo preparas para comer en el día, cuenta con un pequeño tiempo para no servirlo recién salido de la sartén (pero tampoco frío como un témpano! Templado es templado).

Resultado

Una ensalada distinta y deliciosa para comer en cualquier lugar.