El mapa mundial de las zonas vinícolas podría cambiar de forma radical a causa del cambio climático. Se produce la circunstancia de que el aumento de las temperaturas amenaza a las zonas tradicionales de viticultura. Mientras, otros puntos del planeta pueden verse beneficiados.

Noticias relacionadas

Hay expertos que cifran hasta en casi tres cuartas partes de las zonas vinícolas actuales las que se perderán debido al cambio climático para el año 2050. Sin duda, el cambio climático afectará al vino de diversas formas. Una de ellas es el cambio en las zonas productoras de vino.

A medida que zonas tradicionalmente vinícolas como Francia, España e Italia comiencen a sobrecalentarse, otras zonas en las que el cultivo del vino era impensable, se podrán convertir en las regiones productoras de vino del planeta.

Inglaterra

El clima de Inglaterra se está volviendo más cálido. Y se calienta más rápido de lo que lo hace el del planeta en su conjunto. La industria del vino se está beneficiando de ello.

El cultivo de la vid está virando de variedades de clima frío a otras cultivadas hasta ahora en latitudes más meridionales, como es el, caso de la Merlot o la Chardonnay.

A día de hoy hay más de un centenar de bodegas en Inglaterra, que producen 6,3 millones de botellas de vino al año. Muy lejos aún, por ejemplo, de los cerca de 40 millones de hectolitros de vino que produce España. Pero eso puede ir cambiando.

Coddington_Vineyard_-_geograph.org.uk_-_285794

Suecia

Si bien la mayor parte de Suecia es demasiado fría para albergar viñedos, el hecho de que el clima se haya vuelto más suave por estas latitudes ha abierto la puerta a los viñedos a lo largo de la costa sur del país

Así, ya hay más de 300 explotaciones dedicadas en cierta medida al cultivo de uva. Los viñedos crecen en Suecia mientras que el verano sueco se hace cada vez más largo.

Montana, Estados Unidos

Montana es uno de los estados más al norte de Estados Unidos. Y no es una de las clásicas zonas en las que se cultiva el viñedo en el país, como pueden ser el Valle del Napa en California o el estado de Oregón, situados en latitudes a día de hoy más propicias.

Montana se caracteriza por un paisaje montañoso, como su propio nombre indica. Actualmente, la plantación de viñedos en muy minoritaria en Montana, debido a su clima frío. Pero su orografía, muy apta para el cultivo de la vid, junto con unas temperaturas más templadas, pueden hacer de esta latitud un lugar idóneo para el cultivo de la uva.

A día de hoy se elaboran algunos vinos elaborados con uvas de Montana. Son cultivados en zonas donde la topografía propicia una mayor protección de la vid ante las inclemencias climáticas, en laderas y valles. El futuro del vino de Montana pasa por maximizar este tipo de plantaciones. La subida de las temperaturas pronosticada para los próximos años hará que cada vez más zonas puedan ser elegibles para el cultivo de la vid.

Ningxia, China

China está emprendiendo un proyecto multimillonario para transformar la región del desierto de Ningxia, a unos 800 kilómetros de Pekín, en una zona para el cultivo de la vid. Ya en la actualidad hay alrededor de 50 bodegas en  esta región.

Ningxia cuenta con más de 30.000 hectáreas de viñedos. Pero se espera que esa cifra se duplique para 2020. Eso superaría la superficie cultivada en Rioja.

En los próximos 20 años, se espera que el consumo de vino chino supere al de Estados Unidos. Los chinos ya preparan el camino para convertirse en la nación más consumidora de vino del planeta.

Tasmania

Australia ya es el cuarto mayor productor de vino del mundo. Tasmania es el estado más meridional de Australia y el cultivo de la uva en esta zona no para de crecer.

A medida que sube la temperatura en el planeta, Tasmania está muy bien posicionada debido a su clima más fresco. De hecho, tradicionalmente, el vino australiano provenía de las costas sur y este. Pero el calentamiento global está empujando a los viñedos hacia esta isla situada a unos 250 kilómetros al sur de Australia. Con todo, a día de hoy Tasmania produce el 1% de la producción total de vino de Australia.

Tasmania Riversdale Estate

Etiopía

Tradicionalmente, la producción de vino africano se ha limitado en gran medida a Sudáfrica. Pero está cambiando, con algunos países cercanos al Ecuador queriendo formar parte del panorama vinícola mundial.

Etiopía, con sus elevadas mesetas centrales y un clima templado, podría ser una zona propicia para el cultivo de la vid. De hecho, se han plantado uvas de las variedades Merlot, Syrah, Cabernet Sauvignon y chardonnay en el Rift Valley.

Rusia

Se espera que grandes franjas del oeste de Rusia sean aptas para el cultivo de la vid en 2050. A día de hoy la gran mayoría del territorio de Rusia no es apta para el cultivo del vino. La mayor parte de la producción se concentra en partes de las regiones de Krasnodar y Rostov, así como en Crimea. Pero esta situación podría cambiar en el futuro, con cada vez más zonas aptas para la viticultura.

El cambio climático ya afecta al mundo del vino. Y lo hace, por ejemplo, con vendimias cada vez más adelantadas o con la introducción de la vendimia nocturna en España. Pero ese movimiento puede cambiar también la geografía del, vino, tal y como hoy la conocemos.