Volvemos a las buenas costumbres y recuperamos el post “alcohólico” de los viernes noche. En esta ocasión para dar respuesta a una pregunta que seguro que te has planteado alguna vez, cuáles son las diferencias entre cava y champán, porque aunque los dos son vinos espumosos que guardan similitudes, también existen diferencias notables.

Noticias relacionadas

Ambos vinos tienen en común el método de elaboración, que se llama “Champenoise”, que fue descubierto por Dom Perignon -sí, ese champán tan caro que beben en las pelis recibe el nombre del monje benedictino que lo descrbrió allá por el siglo XVII- y consiste en llevar a cabo una segunda fermentación del vino dentro de la propia botella, lo que da lugar a las burbujas características de estos vinos.

Las diferencias entre cava y champán

Cava y champán difieren en muchos aspectos:

La zona de procedencia

Ambos cuentan con denominaciones de origen protegidas, para que sea champán tiene que haber sido elaborado en Francia dentro del región de Champagne, para poder llamarse cava tiene que haber sido elaborado con uvas de viñedos catalanes y de algunos otros municipios reconocidos por la Denominación de Origen que se encuentran en las provincias de La Rioja, Álava, Zaragoza, Navarra, Valencia y Badajoz.

Se hacen con distintos tipos de uvas

El champán se elabora con uvas pinot noir, pinot meuniere -que son uvas tintas- y chardonnay -blancas-, para el cava se usan normalmente tres tipos de uvas blancas que son las macabeo, xare·lo y parellada. Aunque también están permitidas la subirat, la malvasía y la chardonnay. Los cavas rosados se elaboran con garnacha, monastrell, trepat y pinot noir.

Al champán se le suele añadir azúcar

Las temperaturas más altas en las zonas de producción del cava permiten la correcta maduración de las uvas por lo que son más dulces, en cambio las temperaturas más frías en la región de Champagne hace que en ocasiones sea necesario añadir azúcar para que sea posible la fermentación, algo que en el caso del cava está totalmente prohibido.

El champán se elabora mezclando cosechas de distintos años

La irregularidad en las cosechas francesas hace que sea necesario mezclar vinos de diferentes añadas, en cambio el cava se elabora con vinos del mismo año. Si de manera excepcional se elabora champán con vinos del mismo año es el que va etiquetado como Millèsime.

El champán es más dulce

Las cavas por lo general son “brut nature”, que quiere decir que no llevan nada de azúcar, el champán suele ser “brut”, que quiere decir que la botella contiene 15 g de azúcar que hacen que sea más dulzón.

El cava necesita crianzas más cortas

Para alcanzar el grado alcohólico necesario al cava le bastan de 2 a 4 años, mientras que el champán necesita como mínimo 5, esto hace que el champán tenga casi siempre un precio mucho más elevado que el cava

Y ahora que ya sabemos cuáles son las diferencias entre cava y champán ya podemos brindar sabiendo lo que bebemos 🙂

Fuentes | Institut del Cava, Bureau du Champagne