Ingredientes

  • 300 g de espinacas frescas lavadas
  • 2 huevos
  • lonchas finas de jamón cocido
  • queso fresco bajo en grasa cortado en lonchas
  • zanahoria y pepino cortados en bastones
  • 2 o 3 cucharadas de agua
  • unas gotas de aceite de oliva para engrasar la sartén
  • sal y pimienta al gusto
Seguimos a vueltas con lo de cocinar recetas rápidas y saludables, con verduritas y pocas grasas esperando que a muchos os sirvan como idea para las comidas veraniegas.
Aunque afortunadamente me encantan todas las verduras, reconozco que muchas veces pueden ser algo aburridas de comer por eso siempre estoy buscando maneras de prepararlas de manera que, sin disfrazarlas, resulten vistosas en el plato. No os lo vais a creer, pero con los años he conseguido que amigos que no querían ni oír hablar de alimentos de origen vegetal, ahora sean auténticos fans de alguno de mis inventos.
A la receta que os traigo hoy no tenía muy claro cómo llamarla, pero como mola más ser enrollado que ser un rollo, con espinacas enrolladas se han quedado. Frías están buenísimas, por lo que son perfectas para el túper.

Preparación de las espinacas enrolladas

  1. En una sartén amplia ponemos 2 o 3 cucharadas de agua, lo justo para hacer una película en el fondo de la sartén que ayudará a que al echar las espinacas en la sartén caliente, éstas no se queden pegadas al fondo. (Un truquito más para ahorrarse un poco de grasa a la hora de preparar algunas recetas). Cuando la sartén esté caliente (yo la pongo con el fuego a tope 12/12), echamos las espinacas, removemos un poco para que se humedezcan y las dejamos de 2 a 3 minutos hasta que cambien de color.
  2. Mientras tanto batimos los huevos y los salpimentamos. Cuando estén las espinacas, las escurrimos bien (se quedan en nada, mirad la foto), las mezclamos con los huevos y trituramos.
  3. Ponemos a calentar una sartén antiadherente a fuego medio-alto (8/12) y la engrasamos con unas gotas de aceite y echamos una buena cucharada de la pasta de huevo y espinacas, la aplastamos con una espátula y la dejamos hasta que veamos que se empieza a despegar de la sartén, le damos la vuelta y la dejamos unos segundos por el otro lado. La retiramos y reservamos. Repetimos la operación hasta terminar con la mezcla de huevo y espinacas.
  4. En cada tortilla ponemos una loncha de jamón, unas lonchitas de queso fresco y unos bastones de zanahoria, pepino (o tiras de pimiento) y las enrollamos con ayuda de un trozo de papel film. Las dejamos en la nevera hasta que las vayamos a usar.
  5. Cuando las vayamos a comer, cortamos los rollos en trozos de unos 3 o 4 cm, como si de un maki se tratara y a disfrutar.

Resultado

Con los mismos ingredientes que nos podríamos haber hecho una ensalada super ligera, nos hemos preparado un plato totalmente diferente que es una buena idea para intentar comer saludable sin que nos resulte aburrido.

Noticias relacionadas

También es original si tenemos que preparar un aperitivo para llevar, por ejemplo, a un picnic.

Para terminar, os cuento que con las cantidades que os pongo sale aproximadamente una ración y media, aunque claro, eso siempre depende del hambre que tengáis :D.

Tiempo: 10 minutos

Dificultad: 1/5

Digestión: 5/5

Precio: 2 €