Muchas veces me ha apetecido acompañar filetes, pescados u otros platos con una rica patata, pero no he tenido tiempo suficiente para cocerla. Este problema ya se acabó, ya que me llevará tan solo 3 minutos.

Noticias relacionadas

¿Qué es lo que se necesita?: un microondas, una bolsa de plástico, tres cucharadas de agua y una o dos patatas peladas o no.

ATENCIÓN: Antes de seguir, gracias a un comentario de Marc he de avisaros de que tengáis cuidado con la bolsa que usáis. Muchos plásticos en su fabricación usan un aditivo llamado Bisfenol A (BFA o BPA en inglés) con los que se consigue endurecer el plástico, protegerlo de bacterias u oxidación. Al exponerlo a tensiones de corriente, como lavavajillas, microondas o luz solar se desprenden compuestos peligrosos. Éste aditivo es un componente básico del policarbonato, un plástico duro y resistente utilizado para fabricar discos compactos, lentes para gafas, vasos para beber, botellas de agua y biberones. El tipo de compuesto de este tipo de bolsas es el LDPE (Polietileno de baja densidad) o PP (Polipropileno). No se conoce que tengan efecto adversos, pero aun así tened cuidado. Se identifican con el símbolo de un cuatro o un cinco dentro de un triángulo formado por tres flechas.

Después de leer detenidamente el aviso y asegurarnos que el plástico no es perjudicial, hay que metemos las patatas en la bolsa con la cantidad de agua equivalente a tres cucharadas. Cerramos bien la bolsa y la metemos tres minutos al microondas a unos 700W.

La bolsa empezará a hincharse, pero tranquilos que a mi de momento no me ha estallado. Cuando suene la campana tendremos lista la patata, pero ¡cuidado con quemaros al abrir la bolsa!

Yo ahora esta patata me la voy a comer con un poco de aceite, sal y pimentón, porque yo lo valgo.

Si os ha gustado este truco podréis encontrar más accediendo desde aquí.

Disculpad los daños que haya podido ocasionar, ignoraba por completo el problema del Bisfenol A en los plásticos.