Recetas

Pollo al horno, receta casera que está para chuparse los dedos

El pollo al horno es una receta asequible que se puede preparar de muchas maneras. Nuestra versión con toque de naranja está de toma pan y moja. Literalmente.

Romualdo Abellán Cristina López

Os presentamos paso a paso una manera clarísima de cocinar pollo al horno, con guarnición de patata nueva y el toque cítrico de la naranja. Si seguís esta receta, váis a triunfar.

Ingredientes

Para el pollo

  • Cuartos traseros de pollo, 1 kg
  • Patatas nuevas, 500 g
  • Naranjas medianas, 3 y 1/2
  • Vino blanco, 200 ml
  • Caldo de pollo, 100 ml
  • Aceite de oliva, 2 cdas.
  • Romero, 2 ramitas
  • Pimienta, al gusto
  • Sal, al gusto

Para el majado

  • Ajos, 5 dientes
  • Romero, 2 ramitas
  • Perejil, 20 g
  • Aceite de oliva, 2 cdas.
  • Sal, una pizca

01: Preparar el pollo

Adelantamos trabajo y precalentamos el horno a 180 °C.

Hemos elegido un kilo de cuartos traseros de pollo, divididos en 3 piezas. Colocamos los cuartos traseros en una bandeja y los untamos con un majado casero.

El majado casero lleva: cinco dientes de ajo, dos ramitas de romero, veinte gramos de perejil, dos cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. Lo trituramos o lo machacamos a mano en un mortero.

Untamos los traseros de pollo con el majado por ambos lados. Tapamos con papel film y reservamos.

02: Preparar y hornear las patatas

Pueden hornearse enteras o a trozos. Lavamos muy bien la piel.

Colocamos las patatas nuevas en una amplia bandeja para horno. Que sea profunda es importante, pues sobre este lecho de patatas colocaremos más tarde los cuartos traseros de pollo.

Salpimentamos las patatas al gusto, añadimos la mitad del vino blanco, las ramitas de romero y un par de cucharadas aceite de oliva.

Horneamos 25 minutos a 180 °C.

03: Añadir el pollo, líquidos y hornear

Pasado este tiempo, sacamos las patatas del horno y colocamos sobre ellas los cuartos traseros de pollo. Agregamos el zumo de dos naranjas y la otra mitad del vino blanco.

Troceamos el resto de las naranjas y las repartimos por toda la bandeja.

Horneamos otros 25 minutos a 180 °C.

04: Añadir más líquidos y terminar de cocinar el pollo en el horno

Para evitar que el pollo quede seco, lo regamos con el caldo de pollo.

Para terminar, horneamos 25-35 minutos a 180 °C.

05: Servir

Servimos una guarnición de patatas y un cuarto trasero. Lo regamos bien de los jugos que se han formado en la bandeja.

Obligatoriamente, acompañar de pan y mojar.

Resultados

Ya os hemos advertido unas líneas más arriba: ¡usad pan! Esta receta es especialmente apta para mojar todo el caldito.

Las patatas están en su punto. Tostadas por fuera, pero tiernas y llenas de sabor por dentro. El pollo también. La piel crujiente, con todo el aroma cítrico y a romero tostado, conservando su carne interior tierna y correctamente cocinada.

El pollo asado en el horno se puede hacer de muchas maneras. Por ejemplo, podéis comprar el pollo entero. Un buen pollo de corral al horno sería una variable, empleando un majado rápido y haciéndolo en sus propios jugos.

La variedad también se aplica a las guarniciones. Las patatas pueden estar enteras o cortadas, con o sin piel.

Si usamos las pieles de la patata nueva, como es el caso, previamente las tenemos que lavar a conciencia. ¿No os apetecen patatas? Poned cebolla, zanahoria o pimientos rojo y verde. Son hortalizas excelentes para una buena receta de pollo al horno.

Por último, el toque cítrico combinado con el romero es muy especial. No le tengáis miedo o rechazo si no lo habéis probado antes.

Si las naranjas no son vuestro fuerte, podéis probar con limón, salsa de pimentón y pimienta, salsa de almendras, salsa de soja o salsa de champiñones.

Una de las clásicas es probar con diferentes tipos de cervezas que le darán un toque más dulce o más amargo, en función del tipo de cerveza y su fermentación.

Desde luego, el pollo asado en el horno es otra receta socorrida, sabrosa y facilísima de preparar. Os invitamos a compartir vuestros resultados en nuestro Facebook e Instagram. Habladnos de trucos y aderezos o contadnos con qué lo soléis acompañar.

Ya no tenéis excusa para hacer un buen pollo al horno casero: ¡que siga la era del pollo!