Garrido, con su hijo en una imagen cedida por la familia.

Garrido, con su hijo en una imagen cedida por la familia.

España

Las autoridades mexicanas confirman la muerte de la española Pilar Garrido

La valenciana de 34 años fue secuestrada el 2 de julio en el estado de Tamaulipas. Una prueba de ADN a unos restos encontrados hace dos semanas confirma su muerte.

E.E.

Después de poco más de un mes de incertidumbre, las autoridades mexicanas han confirmado la muerte de la española María Pilar Garrido Santamans, de 34 años. La mujer permanecía desaparecida desde el 2 de julio, cuando su esposo denunció que fue secuestrada en una carretera de Tamaulipas, en el norte de México.

La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas ha confirmado la noticia después de contrastar el ADN de los tejidos y otros objetos hallados el pasado 26 de julio cerca del lugar donde tuvo lugar el hipotético secuestro,  con los del hijo de Pilar Garrido. La hermana de la víctima, Raquel, ha llegado este viernes a Ciudad Victoria, donde se le ha informado del resultado de las pruebas.

"Después de realizar exhaustivos análisis de laboratorio se dictaminó que los restos óseos localizados en un paraje cercano a la carretera Soto La Marina-Ciudad Victoria, sí corresponden a la ciudadana española María del Pilar Garrido Santamans", reza el comunicado difundido por la PGJ.

La institución mexicana ha subrayado que, una vez confirmada la muerte de Garrido Santamans, "el proceso de investigación continúa para esclarecer el homicidio".

En el momento de su desaparición, Garrido regresaba hacia su lugar de residencia tras pasar unos días en la playa en compañia de su marido y de su hijo aunque los captores únicamente se la llevaron a ella, en lo que las fuerzas de seguridad locales consideraron una acción "no premeditada".

Detalles poco claros

La investigación, según esas mismas fuentes, ha girado en torno a aspectos que no han sido aclarados convenientemente, como el cómo acaeció la muerte o el móvil del secuestro, toda vez que los captores no se llevaron ni dinero ni ningún objeto de los que portaban ella o su familia.

Según el relato del esposo, un vehículo color arena interceptó su turismo en un tramo de la vía secundaria que enlazaba las localidades de Soto la Marina y Ciudad Victoria. Los individuos apuntaron a Pilar con un arma y le obligaron a bajar del vehículo y se la llevaron contra su voluntad. 

De hecho, ante la ausencia de petición de rescate o de una comunicación entre los captores y la familia, la policía consideró a la española como 'persona no localizada'.

Las autoridades de Tamaulipas llegaron a difundir el retrato robot de uno de los presuntos secuestradores, elaborado con los datos ofrecidos por el esposo. La imagen  corresponde a un hombre entre 15 y 16 años, de complexión delgada y de tez morena oscura. Sobre el segundo presunto secuestrador no se pudo elaborar un retrato porque González no lo alcanzó a ver bien y solo pudo dar datos muy generales, de acuerdo con las declaraciones el marido.

María Pilar Garrido, valenciana de 34 años, residía en Ciudad Victoria, capital del estado de Tamaulipas, desde hacía tres años junto a su marido y a su hijo de un año. Esta región es una de las más castigadas por la violencia en México. Entre enero y mayo se han registrado 686 homicidios y 105 secuestros, de los 568 registrados en el país en los primeros cinco meses del año, según datos oficiales

Otro verano trágico

El trágico final de esta historia coincide con el otro caso que conmocionó a la sociedad el pasado verano, el de María Villar Galaz, sobrina del por entonces presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar.

Varios individuos la secuestraron después de que sacara dinero de un cajero y posteriormente pidieron un rescate a la familia. Aunque se valoró la posibilidad de pagar el mismo, posteriormente se descubrió que la mujer, de 39 años, ya había sido asesinada.