Videojuegos

Pokkén Tournament: Pokémon más allá del rol o juegos de móvil

El juego de lucha, con mecánicas de Tekken y basado en el universo de los monstruos de bolsillo, se lanza para Switch en una versión mejorada.

Nintendo Switch empieza a tener un variado catálogo de juegos de lucha. Tras el lanzamiento de Ultra Street Fighter II: The Final Challengers y Arms, este 22 de septiembre las opciones se amplían con Dragon Ball Xenoverse 2 y Pokkén Tournament DX. Este último es una versión mejorada del título que se lanzó primero en máquinas recreativas y ya en 2016 para Wii U.

What’s New In Pokkén Tournament DX - Nintendo Switch

El juego, desarrollado por Bandai Namco Games en colaboración con Nintendo, recrea las batallas de los clásicos de Pokémon y las transforma para que sean más dinámicas y alejadas de los turnos. El resultado son combates que tienen en su base mecánicas de Tekken y que utilizan a los personajes, las técnicas y la ambientación de la saga de monstruos de bolsillo.

Esta combinación ha creado un estilo propio, con combos no demasiado complejos y una lucha que cambia entre dos fases: abierta y de duelo. Su fórmula le ha valido su entrada a lo grande en los e-sports, algo en lo que Nintendo lleva dando pasos de gigante últimamente. Llegó incluso a entrar en el EVO 2016, lo que junto al campeonato mundial del juego lo puso en el foco de todos.

Pokkén Tournament Grand Final EVO 2016 Buntan vs Tonosama

Lo cierto es que no necesitaba un empujón. Cualquier título protagonizado por Pikachu y compañía cuenta de serie con un extra de interés por parte de la audiencia. Y no sólo en la saga principal, que va añadiendo elementos y evolucionando cual Pokémon con cada entrega. El ejemplo más claro y obvio fue el de Pokémon Go, la aplicación para móviles que capturó a medio mundo en 2016.

Este atractivo no es algo nuevo ni reciente. Viene sucediendo desde hace 20 años, durante la etapa de Game Boy. Por aquel entonces el juego real de cartas basado en el original de la consola portátil volvió a la misma como un boomerang. Un juego de 'pinball' fue otra salida sorprendente para un juego basado en atrapar criaturas y entrenarlas.

Los más exitosos de aquella época fueron los 'Stadium', que llevaban los duelos entre entrenadores a la Nintendo 64. Era todo un cambio pasar de ver aquellos compañeros de aventuras a los que se había cogido cariño pasar de sprites de 8 bits a figuras completas en color y en tres dimensiones. Esta línea de juegos varió y acabó resultando en el 'XD' y 'Battle Revolution' para GameCube y Wii.

Antes de ello, también en la Nintendo 64, hubo un juego que consistía en sacar fotos de los pokémon en su entorno natural. 'Snap' fue el primer paso para lo que en Sol y Luna ya era parte de las mecánicas regulares.

Entregas como 'PokéPark', basado en minijuegos, o 'Puzzle League' siguieron explorando otras vertientes. 'Dash' para Nintendo DS se hizo con el terreno de las carreras. Ya para 3DS, 'Conquest' llevó la saga al Japón feudal y a la estrategia en un crossover con 'Nobunaga’s Ambition'. Los monstruos de bolsillo volvieron a sacar su lado más adorable con 'Art Academy'.

Sin duda los 'side-games' más exitosos han sido 'Mundo Misterioso' y 'Ranger'. El primero cambia la perspectiva de la saga y pone al jugador en el papel de un pokémon. De hecho es un entrenador que se ha transformado en uno de ellos y que ha de superar distintas mazmorras. Esta subsaga cuenta con ocho entregas. Ranger, por su parte, tiene como protagonista a un guardabosques. En los tres juegos de esta serie los pokémon no se capturan con Poké Ball sino con un nuevo dispositivo.


Pokémon en definitiva es un reclamo, lo que supone un aliciente para cualquier género en el que se introduzca. Eso lo logra gracias a su ambientación y misticismo. Por ello hay más de medio centenar de 'spin-off'. Entrar en los juegos de lucha era un paso lógico. Esta revisión incluye más personajes (hasta llegar a 21), el modo reto y las mejoras gráficas se suman a una ambientación que logran que el jugador se sienta como un auténtico maestro Pokémon.