Un robot ayuda a una mujer a levantarse.

Un robot ayuda a una mujer a levantarse. Reuters

Asia

Japón quiere sustituir a los cuidadores de ancianos por robots

Debido al envejecimiento de la población y a la carencia de personal enfermero, el Gobierno nipón lanza un plan para que en dos años los robots cuiden del 80% de los ancianos.

Japón tiene un serio problema con su personal enfermero. Debido al envejecimiento de la población, el país nipón calcula que para 2025 faltarán cerca de 370.000 cuidadores para poder atender a todas las personas mayores.

Por eso, Japón ya ha ideado un plan tecnológico que permita suplir ese vacío.

¿Cómo? Acudiendo a la robótica. El Gobierno japonés está impulsando numerosas empresas tecnológicas con el fin de que produzcan dispositivos robóticos que ayuden a los más mayores en sus tareas diarias más básicas: levantarse de la cama, sentarse en una silla de ruedas o incluso bañarse. 

Y, según la estrategia del Gobierno, se espera que para 2020 cuatro de cada cinco ancianos reciban asistencia gracias a robots y no a través de enfermeros de carne y hueso. Es decir, las máquinas cuidarán del 80% de los ancianos en dos años.

Japón quiere ir más allá y desarrollar nuevas aplicaciones para que estas máquinas puedan predecir el momento en el que los pacientes mayores necesiten hacer sus necesidades.

A la carencia del personal sanitario se une otra preocupación: Japón cuenta en la actualidad con 127 millones de habitantes, y el 27% tiene más de 65 años.

La robótica es muy cara 

Si la robótica no se ha extendido en el país nipón hasta ahora es debido a su elevado precio. En la residencia de ancianos Shintomi, ubicada en Tokio, por ejemplo, tienen un robot que despierta a sus pacientes todas las mañanas y detecta si algún residente se cae de la cama por la noche.

El robot, llamado Sota, se puede adquirir por un módico precio de 2.300 euros. Tan solo el 8% de los hogares dispone de un dispositivo similar, según cuenta The Guardian

Además del elevado coste, otra cuestión que echa para atrás a muchos japoneses es la de habituarse a sustituir a seres humanos por máquinas.

El objetivo del Ejecutivo nipón no es otro que aliviar la carga del personal de enfermería recurriendo a la tecnología. Y esperar que la mentalidad de los nipones avance para que se acostumbren a convivir con robots. Sin embargo, “la robótica no puede resolver todos los problemas”, según Hirohisa Hirukawa, director de innovación en el Instituto de Ciencia y Tecnología Avanzada de Japón.