La supuesta imagen de la reconciliación entre Boris y Carrie.

La supuesta imagen de la reconciliación entre Boris y Carrie. Daily Mail

Mundo

La bronca a gritos entre Boris Johnson y su mujer entra en campaña

Los vecinos de Johnson alertaron a la Policía por una fuerte discusión entre ambos, pero ahora el candidato conservador parece haber "arreglado" las cosas con su mujer.

El aspirante a primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha vuelto a rechazar hacer comentarios sobre la trifulca a gritos con su novia la semana pasada y ha asegurado que no habla de cosas que involucran a su familia y seres queridos.

En una entrevista publicada el martes en la cadena BBC, el exministro de Exteriores, que se juega la jefatura de Gobierno con el actual titular de esa cartera, Jeremy Hunt, afirmó que es "injusto" implicar en "el debate" a la gente que quiere, algo que ha convertido en "una norma" durante "muchos, muchos años". 

Desde que saltara a la palestra el pasado sábado que la policía acudió al domicilio que Johnson, de 55 años, comparte con su novia, Carrie Sydmonds, de 31, después de que sus vecinos alertaran de una discusión subida de tono, el antiguo alcalde de Londres ha guardado silencio sobre lo ocurrido.

El Daily Mail publicó ayer unas fotografías de la pareja sentados en una mesa en actitud cariñosa en medio de la campiña inglesa, unas instantáneas que muchos sospechan que son de hace tiempo y que han sido publicadas en una estrategia de Johnson para acallar las críticas.

Boris Johnson y su mujer Carrie Sydmonds en Sussex.

Boris Johnson y su mujer Carrie Sydmonds en Sussex. Daily Mail

Según fuentes cercanas a la pareja consultadas por The Telegraph, Johnson y Sydmons planean casarse cuando él complete el divorcio de su segunda esposa, Marina Wheeler, con quien tiene cuatro hijos.

"El acuerdo de May con Bruselas está muerto"

En la entrevista que publica la cadena pública, la periodista Laura Kuenssberg también interrogó al candidato a cerca del 'brexit' y sus planes para ejecutarlo.

Johnson aseveró que el acuerdo que negoció la todavía primera ministra, Theresa May, con Bruselas está "muerto" y mostró su intención de llegar a otro pacto que también contenga una suerte de "periodo de implementación".

Johnson contempla que un nuevo documento de salida es posible porque ha cambiado "el panorama político", aunque los Veintisiete reiteraron el pasado viernes su rotunda negativa a reabrir el acuerdo de salida.

El político "tory" insistió en que si ambas partes no son capaces de renegociar ese documento, el Reino Unido saldrá a las bravas de la Unión Europea (UE) el próximo 31 de octubre.

Sobre el problema de la frontera norirlandesa, reconoció que el país necesitará la cooperación del bloque comunitario para evitar el restablecimiento de una frontera dura.

El exjefe del consistorio londinense rechazó responder a las acusaciones de "cobarde" que ha vertido sobre él su rival Jeremy Hunt ante su negativa a acudir a más debates televisivos.

Johnson ha aceptado asistir a uno el próximo 9 de julio en la cadena ITV, pero el que iba a tener lugar para Sky News tuvo que ser cancelado, según informó la cadena, por no contar con la participación del favorito para suceder a May.

Alrededor de 160.000 afiliados conservadores votarán el mes que viene por su candidato a ocupar el número 10 de Downing Street y el liderazgo conservador, que será anunciado la semana del 22 de julio.

Scotland Yard defiende a los vecinos de Johnson

La Policía Metropolitana de Londres, conocida como Scotland Yard, defendió hoy la actuación de los vecinos de Boris Johnson, el candidato a liderar el Gobierno británico y el Partido Conservador, que alertaron de lo que parecía ser una fuerte pelea de este con su pareja, Carrie Symonds.

La comisaria-jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, alabó hoy la acción de los ciudadanos Eve Leigh y Tom Penn, que comparten bloque con el aspirante tory y que llamaron a la Policía la noche del pasado jueves al escuchar fuertes gritos, portazos y golpes procedentes de la vivienda, situada en el sur de Londres.

"Es importante que las personas llamen a la Policía cuando les preocupa la seguridad de alguien", dijo Dick.

La jefa de las fuerzas de seguridad apoyó también la decisión de Leigh y Penn de grabar la pelea con su teléfono móvil a través de las paredes, ya que dijo que la existencia de una grabación puede ser "de ayuda" para los investigadores.

En este caso, precisó, tras el aviso los agentes evaluaron que no había motivos para llevar a cabo mayores pesquisas. "Nos llamaron, hablamos con las dos personas involucradas y vimos que no había causas para una acción policial", sostuvo.

Los vecinos de Johnson han sido duramente criticados por parte de la prensa conservadora del Reino Unido, que les ha acusado de ser "militantes de izquierda", e incluso por la diputada conservadora Priti Patel, que ha asegurado que esta actuación estaba motivada políticamente.

Dick negó que las autoridades policiales hayan dado un trato diferenciado al suceso por tratarse de un hecho que involucra al aspirante a la jefatura del Gobierno del país.

"He examinado cuidadosamente el caso y no creo que haya habido un tratamiento diferente de este incidente por parte de las personas involucradas en él", recalcó la comisaria.

Por su parte, Leigh y Penn han reiterado que no se arrepienten de su actuación, ya que consideran que forma parte del "interés público", aseguró Penn al diario The Guardian.

Johnson, que ha rehusado explicar lo que ocurrió en su vivienda alegando que pertenece a su ámbito privado, compite con el actual titular de Exteriores, Jeremy Hunt, en la carrera por ocupar el número 10 de Downing Street y el liderazgo conservador.