Irene Montero y Alberto Garzón tras firmar un pacto con PSOE y Cs.

Irene Montero y Alberto Garzón tras firmar un pacto con PSOE y Cs. EFE

Política EN EL CONGRESO

Podemos llevará a los grandes constructores a la comisión sobre la corrupción del PP

El partido de los círculos pretende aclarar el papel de las empresas donantes y receptoras de obra pública.

Los dirigentes de Podemos quieren que la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del Partido Popular también arroje luz sobre las relaciones entre la formación gobernante y grandes empresas constructoras de España. El partido que dirige Pablo Iglesias intentará que a dicha comisión acudan representantes de estas corporaciones que presuntamente donaron dinero al PP a cambio de recibir después contratos de obra pública.

En las últimas semanas, Iglesias y otros portavoces de Podemos se están refiriendo a “la trama” que según ellos maneja los hilos del poder en España. Con esta expresión se refieren a las conexiones entre los viejos partidos del bipartidismo y las grandes empresas y bancos, así como algunos elementos del mundo judicial. Se trata, en suma, de quienes “quieren gobernar sin presentarse a las elecciones”. Una “trama” que ya se ha convertido en el principal leitmotiv del partido morado, como lo fue “la casta” en sus orígenes.

Pues bien, en Podemos esperan que la comisión de investigación sobre las finanzas del PP que han acordado con PSOE y Ciudadanos sirva para aclarar tanto las posibles “responsabilidades políticas” de los populares como las hipotéticas implicaciones de esas grandes corporaciones. Por ello, Iglesias y los suyos van a intentar que hablen en el Congreso representantes de las compañías que, según los papeles de Bárcenas, donaban dinero al PP a cambio de obras públicas. Así lo aseguran a EL ESPAÑOL fuentes de Unidos Podemos que, eso sí, todavía no concretan quiénes serán los elegidos cuyas comparecencias reclamarán.

En fase embrionaria

En todo caso, los representantes de las principales compañías constructoras solo acudirán a la comisión de investigación si el PSOE y Ciudadanos respaldan a Podemos. El órgano parlamentario cuya creación han acordado los tres partidos todavía está en una fase embrionaria. No se sabe en qué fecha se constituirá, aunque todos hablen de que será cuanto antes, ni se conoce cuál será su formato. Las tres fuerzas tendrán que consensuar estos extremos. Eso sí, el calendario también está condicionado porque primero tienen que celebrarse otra comisión de investigación en el Congreso: la de las cloacas del Ministerio del Interior.

La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, apuntaba en esta dirección el pasado miércoles durante la presentación del registro de la comisión junto a PSOE y Ciudadanos. Si bien reconocía que todavía es pronto para adelantar quiénes deben ser los comparecientes, Montero aplaudía la creación de la comisión como “un paso adelante para acabar con la ley del silencio de la trama” y valoraba que se trata de “una oportunidad para hacer el puzzle completo”.

¿Sacyr, OHL, ACS?

No por casualidad, la portavoz del grupo parlamentario recordaba que “ya conocemos que hay empresas como Sacyr o OHL que aparecen en los papeles de Bárcenas implicadas en una presunta trama de financiación ilegal” y que “ya sabemos que ACS es la líder en el ranking de concesión de obra pública en los últimos años”. Además, cuando le preguntaban si Podemos pretende citar a Mariano Rajoy a esta comisión, Montero señalaba que hay él “tiene mucho que decir sobre si existe en nuestro país una trama articulada entre una parte del gran empresariado, de la cúpula política y de una parte de la cúpula judicial que toma decisiones en lugar de los órganos soberanos”.

Asimismo, Montero explicaba que la comisión tiene por objetivo aclarar “si ha habido una trama de financiación irregular del PP” y, por otro lado, “si implica a actores principales de nuestro país como son grandes empresas o como son otros actores políticos o económicos”. Unos actores que, si el PSOE y Cs quieren, tendrán que acudir al Parlamento a dar explicaciones.