Tatiana Calderón.

Tatiana Calderón.

F1 FÓRMULA 1

¿Quién es Tatiana Calderón, la última mujer en aterrizar en la F1?

A sus 23 años, la piloto de pruebas de Sauber aspira a romper cuatro décadas sin competir para las mujeres en la Fórmula 1.

Pavel Ramírez

Cuando Tatiana Calderón llegó al equipo de Emilio de Villota en 2012, sólo había ganado una carrera en su vida. Había ocurrido tres años antes, cuando la colombiana contaba con apenas 16 años y su asiento en el equipo Hope PoleVision Racing le había permitido disputar de tú a tú el campeonato Radical European Master, en el que finalizaría en segunda posición. El 10 de mayo llegó su cenit: se impuso a sus rivales en Spa-Francorchamps y se adjudicó la victoria más importante de su vida. Aquel año terminó segunda en el campeonato con diez podios en su haber.

Su progresión fue meteórica. Dos años en la Star Mazda Series la catapultaron a la Fórmula 3 Europea, donde recaló en el West-Tec. Su brillante 2011 le otorgó el subcampeonato y un cartel envidiable con sólo 18 años. Así, decidió unirse al Emilio de Villota Motorsport, el equipo en el que cuatro años antes había debutado en las Euroseries 3000 María de Villota. La española, fallecida hace tres años a consecuencia de un terrible accidente sufrido meses atrás, también fue pionera al ser la primera española que actuó como piloto de pruebas de la escudería Marussia en 2012.

Tras varias temporadas en la F3 y una última en la GP3, en la que finalizó en vigésimotercera posición, esta temporada Calderón dio el salto a Sauber. Una escudería particular, incluso en lo que a presencia femenina se refiere. En un microcosmos dominado por la testosterona como el de la Fórmula 1, es el único equipo que cuenta con una directora ejecutiva: Monisha Kalterborn. Una mujer que, junto a Claire Williams -hija del dueño, Frank Williams, y jefa de facto de la escudería-, pone en jaque la jerarquía del 'Gran Circo'.

40 años sin mujeres en carrera

Como piloto de pruebas de Sauber, sucede a Simona de Silvestro, quien estuvo en 2014 en el equipo, pero nunca llegó a debutar y tuvo que emigrar a la Fórmula E la temporada siguiente. Un drama que, como de Silvestro, vivieron en sus carnes la propia María de Villota, que nunca pasó de los tests con Marussia, o Carmen Jordá, quien ha sido durante las dos últimas temporadas piloto de pruebas (con Lotus en 2015 y con Renault en 2016).

Y es que, desde hace 41 años, ninguna mujer participa en un Gran Premio. Hasta entonces, 26 años después de que arrancase el Mundial de Fórmula 1, cinco mujeres lo hicieron. Un dato, cuanto menos, curioso: a pesar de que en las últimas décadas la incorporación de la mujer al mercado de trabajo es un hecho, en el 'Gran Circo' no sólo no se ha aumentado la escasa presencia femenina, sino que además ha decrecido hasta su desaparición.

"Estoy muy feliz de unirme al equipo Sauber como piloto de desarrollo. Quiero agradecer a Monisha Kaltenborn y a todo el equipo por darme esta oportunidad, y también a Escuderia Telmex por su apoyo. Estoy agradecida de estar trabajando con un equipo tan establecido en la Fórmula Uno y de poder beneficiarme de su larga experiencia", expresaba Calderón cuando fue presentada por la escudería. El primer paso en el camino de una piloto de 23 años para llegar a suceder algún día a Lella Lombardi, la última mujer que participó en una carrera de Fórmula 1.