María Lapiedra y Gustavo González en una imagen de archivo.

María Lapiedra y Gustavo González en una imagen de archivo. Gtres

Famosos SEPARACIONES DE PAREJAS

María Lapiedra, tras su ruptura: "Gustavo solo me ha querido por el sexo"

La exactriz porno ha ofrecido una entrevista en la que ha explicado las razones que la han empujado a romper con el paparazzi. 

Noticias relacionadas

María Lapiedra (34 años) y Gustavo González (53) han roto. Tras numerosos idas y venidas de los platós, robados (posados) en las portadas de las revistas y un cruce de acusaciones y reproches que parecían no tener fin, la pareja ha dado por finalizada su relación. Eso sí, cada uno con su propia exclusiva. 

La exactriz porno ha ofrecido una entrevista en la que se ha mostrado como una mujer menospreciada y utilizada. La catalana ha asegurado que uno de principales problemas con los que se ha encontrado es el sexo, y ha dado a entender que es muy probable que esta fuera la única razón por la que el paparazzi estaba con ella: "Quiero un hombre que no me quiera solo por el sexo. Gustavo no me respeta, siempre tengo que tener ganas", ha asegurado en Lecturas.

La portada de 'Lecturas'.

La portada de 'Lecturas'.

Pero a pesar de estos problemas en la intimidad, la imagen que ambos daban en el exterior era de una pareja más que consolidada. Gustavo estaba procesando su divorcio (dos años casi de trámites en los que todavía no ha obtenido el certificado). Ella, por su parte, se mostraba como una madre abnegada que solo quería formar una familia familia feliz. 

La relación parecía estar tan consolidada cuando anunciaron su compromiso que la joven incluso se llegó a plantear tener un hijo con Gustavo, cuando este obtuviera los papeles el divorcio (antes no). Pero, de nuevo, la exactriz deja entrever que Gustavo no la respetaba ya que no se tomaba en serio estas condiciones. A pesar de las palabras de María Lapiedra, practicaban sexo sin protección: "Marcha atrás, me podía haber quedado embarazada". 

La exactriz porno ha asegurado que el pasado del paparazzi fue la causa de su ruptura, ya que era más fuerte que el amor que ambos se procesaban. La 'pascualina' ha explicado que cuando sus hijos se ponían de por medio, él siempre los escogía aún cuando había insultos de por medio: "Uno de sus hijos me llamó para decirme que era un 'pedazo de puta'. Me dolió mucho. Estuve llorando toda la noche". Unas palabras que no consiguieron respuesta por parte del paparazzi, que se limitó a quitarle importancia y a achacar ese tipo de importancias a la juventud del hijo. 

María Lapiedra ha añadido, además, que este tipo de comportamientos se deben a la exmujer de Gustavo. Son varias las ocasiones en que la actriz porno la ha atacado, y hace solo una semana incluso publicó en sus redes sociales una imagen suya. Unas diferencias que podrían haber estado en el origen de los problemas entre la exactriz y los hijos del paparazzi: "Su madre les habrá dicho eso. Si ella es la que vive de Gustavo, ¿por qué soy soy la puta de Gustavo? ¡Si me hubiera pagado cada vez que nos acostábamos, estaría forrada y no tendría que trabajar!".

Gustavo también se siente utilizado

Pero en toda relación, y más en toda ruptura, siempre hay dos versiones de una misma historia. Gustavo ha querido ofrecer su propia exclusiva en la revista Diez Minutos donde ha explicado las razones de esta separación y cómo ha vivido él su noviazgo.

Portada de 'Diez Minutos'.

Portada de 'Diez Minutos'.

El paparazzi ha explicado que esta ruptura le ha servido para quitarse la venda de los ojos y descubrir cómo era de verdad la mujer que ha sido durante casi dos años su pareja: "María conmigo no fue una buscona, había cariño, admiración, era atenta, detallista. Eso se acabó. Es fría y arisca. Ahora necesito tiempo y respeto. El amor no es dependencia. No soy un capricho. Si me quiere de verdad, volverá. Ojalá". 

El problema es que no tiene claro que esto vaya a ocurrir, porque incluso ha dudado de que ella le quisiera: "He dudado que me amase. Creo que soy alguien cariñoso, responsable, atento con ella y sus hijas, cómodo y correcto... Dejé una relación de 30 años por inercia y ahora no quiero otra sin pasión. Sufro amando y no sientiéndome correspondido".

Durante su relación, lo que Gustavo siempre tuvo claro es que sus vástagos eran (y son) lo más importante de su vida: "Mis hijos no pueden coincidir con ella y yo entiendo que necesitan un tiempo".

Entiende que sus hijos estén dolidos por cómo ha terminado todo, y por cómo Lapiedra ha atacado a su madre: "María también ha hablado de ella tildándola de mantenida, consentida...Ha dado detalles de nuestros engaños, hemos dado datos innecesarios, etc... Y para rematar su odio, publicó en sus redes una foto de mi exmujer, que siempre ha sido y quiere ser una persona anónima. María se molestó porque no vino al cumpleaños, se sintió desplazada. Yo quería hacer compatible el amor a mis hijos con el de María, pero ella no me ha ayudado".

[Más información: Gustavo González, de María Lapiedra: "De ella me gustan hasta sus defectos"]