Álex Lequio tiene motivos para trasladarse a Nueva Jersey.

Álex Lequio tiene motivos para trasladarse a Nueva Jersey.

Famosos MUDANZA POR SALUD

Así es el nuevo centro médico que Álex Lequio ha elegido para tratar su cáncer

El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio ha anunciado que se traslada a Nueva Jersey para hacer frente al tramo final de su tratamiento en las mejores manos.

Hace 163 días que Álex Lequio (26 años) pisó territorio estadounidense. Cinco meses y medio en los que ha estado tratando su cáncer en Nueva York en uno de los mejores centros oncológicos del mundo, el hospital Memorial Sloan Kettering Cancer Center. Sin embargo, el pasado sábado 15 de septiembre el hijo de Ana Obregón (63) y Alessandro Lequio (58) viajó a Nueva Jersey para llevar a cabo la última fase del tratamiento en una de las sedes que el hospital Memorial tiene en el estado vecino. La situación actual de su enfermedad, las innovaciones en tecnológica del nuevo centro o la dimisión de Josep Baselga, su médico, habrían propiciado, de alguna manera, este nuevo cambio.

Álex Lequio se acerca al final de su tratamiento contra el cáncer, una buena noticia que se une a un nuevo imprevisto en su estancia estadounidense. A pesar de encontrarse en el hospital más importante en investigación oncológica en la prestigiosa zona de Manhattan, el joven y su madre han hecho la mudanza para trasladarse unos 120 kilómetros al noroeste e instalarse en Nueva Jersey. A partir de ahora se tratará en otro de los centros que el Memorial Sloan Kettering posee en el país, en concreto, en un hospital más moderno e innovador que el neoyorquino.

El centro de Nueva Jersey tiene una amplísima zona ajardinada.

El centro de Nueva Jersey tiene una amplísima zona ajardinada.

La radiología, la medicina integral, la inmunoterapia y la cirugía oncológica son los aspectos que más ensalza el nuevo centro de Lequio. Con instalaciones de calidad, pensadas para la comodidad y el bienestar de sus pacientes, el hospital más nuevo que tiene el MSK en Nueva Jersey abrió sus puertas el pasado diciembre y este verano ha consagrado su buen hacer con unas cifras muy positivas de pacientes satisfechos. 

Quizá en busca de nuevos aires y un entorno más tranquilo, los responsables del centro hayan querido trasladar el tratamiento médico de Álex al estado vecino. Allí los hospitales del Memorial están rodeados de amplios jardines y zonas verdes, nada que ver con el bullicio y el paisaje urbanita de Manhattan. Ese ambiente más relajado puede ser el mejor plus para que la última fase del tratamiento del cáncer de Lequio avance favorablemente.

Álex Lequio se muda a Nueva Jersey para continuar con su tratamiento

No obstante, hay quien no comprende la necesidad de alterar la rutina del joven y trasladarle a otro estado para terminar su lucha. Puede que la dimisión de Josep Baselga, el doctor catalán que dirigía el Memorial Cancer Center de Nueva York desde 2003 hasta hace unos días, haya tenido algo que ver. Baselga dimitió de su cargo de director después de que un artículo publicado por el The New York Times le acusara de no haber hecho públicas las cantidades millonarias que supuestamente habría recibido por parte de empresas farmacéuticas que mencionaba en sus artículos.

Mejoras visibles

Ana y Álex, al anunciar su traslado.

Ana y Álex, al anunciar su traslado.

Cuando el 24 de julio los tres miembros del clan Lequio Obregón publicaron una sorprendente fotografía para agradecer a sus seguidores las muestras de cariño, confirmaron al mismo tiempo el difícil momento que atraviesa el joven. Con la cabellera rapada al cero, sin vello en las cejas y totalmente imberbe, Álex mostraba una imagen nunca vista en él que mostraba los efectos del duro tratamiento del cáncer. Sin embargo, mes y medio después, la nueva foto publicada por madre e hijo ha atestiguado la mejoría física de él. Además del vello que ya luce, se evidencia una clara disminución de la hinchazón que hace unas semanas mostraba debido a los efectos adversos de la fuerte medicación. Pero lo más fascinante de todo y lo que nunca han dejado de mostrar pese a los reveses que les ha dado la vida es la sonrisa en sus caras, un gesto con el que poco a poco ven el final de la pesadilla.

[Más información: Ana Obregón, cuatro meses dejándolo todo por su hijo Álex]