Restaurantes

Hong Kong 70, el restaurante con el mejor pato Pekín de Madrid

Hemos descubierto un nuevo templo de peregrinación para los amantes de la cocina china y el pato Pekín. Se llama Hong Kong 70, acaba de abrir su puertas y ya es todo un referente. 

Tenemos nuevo chino de referencia en la ciudad. Hace apenas un par de meses que Hong Kong 70 abrió sus puertas y en este poco tiempo, ya se ha convertido en todo un referente en cuanto a cocina cantonesa se refiere.

Un pedacito de Hong Kong en pleno centro de Madrid

De los creadores de Ninja Ramen, una taberna japonesa que ya está considerada como una de las mejores en servir ramen de calidad en Malasaña, nace Hong Kong 70, un restaurante que hará que te traslades de lleno a la ciudad asiática. Porque desde la estética del local, hasta las propuestas en carta, bastante genuinas y no excesivamente adaptadas al gusto occidental, todo te recordará a la más pura China.

¿Cuál pensáis que es la capital gastronómica de Asia? ¿Tokio? ¿Singapur? O ¿quizás es Hong Kong? Muchos consideran que sí, que ésta ciudad alocada de China es la más grande, dada su diversidad culinaria.

Allí se encuentran todo tipo de cocinas, pero lo más interesante, para nosotros los gastrónomos, es el probar la cocina de a pie, la que se vive en la calle y la que es más genuina. Y es precisamente en esos bulliciosos pai dong, los conocidos puestos callejeros, en lo que se han inspirado a la hora de crear este restaurante. Eso y en el ambiente de esta región china en la década de los 70, de ahí su nombre.

Digamos pues que Hong Kong 70 ha nacido para mostrarnos lo genuino de los sabores cantoneses y lo consigue con creces. Desde el mismo momento en que traspasas su puerta, puedes notar que se han cuidado al máximo todos los detalles. Imagínate, se encuentra en plena calle Toledo.

Vienes andando por la Plaza Mayor, respirando el más puro casticismo madrileño, abres la puerta y sorpresa... Por arte de magia has viajado hasta otro lugar. Habrás llegado a un trocito del genuino Hong Kong en pleno centro de Madrid. Y chinos en Madrid hay muchos. Muchos de ellos muy buenos, como el primero de todos, El Buda Feliz o los chinos de Usera, pero este reducto cantonés nos ha impresionado.

Sabores cantoneses genuinos

Si bien lo más fácil, para un restaurante chino, es adaptarse al gusto occidental, aquí han apostado por hacer todo lo contrario y crear una carta donde todo sepa como lo haría en su país de procedencia.

Para empezar, sus chefs proceden de Hong Kong y se han esmerado en ofrecernos un menú ad hoc para este lugar, con algunas de las especialidades del país y un sinfín de recetas variadas y genuinas. La carta, al mismo modo que en los restaurantes chinos, se divide en entrantes, dim-sum, platos vegetales, un apartado dedicado a los asados, sopas, arroz y tallarines y platos principales.

Basta con echar un vistazo a su carta para comprobar que la fama de cocina auténtica es más que merecida. Incluso la casquería, tan típica en este país, hace algún tímido asomo en platos como las patas de pollo Hong Kong style o en la cazuela de tendón de ternera.

Ante tal despliegue de platos -en carta son 63 exactamente- quizás resulta un poco difícil decidirse, por lo que preguntamos qué era lo que no podíamos dejar de probar. Y la elección fue todo un acierto. Arrancamos con unos dim-sum, en esta ocasión unos sui mai de cangrejo con gambas y huevas de pez volador.

Los presentan con una probeta para que añadamos nosotros mismos la salsa y ciertamente son de los mejores que hemos probado en mucho tiempo, la pasta es fina y el relleno sabe a lo que realmente contiene. En carta también hay otras opciones apetecibles, como la empanadilla de pato con foie flameado.

Aunque forman parte de los platos principales, pedimos como entrante vieiras en su concha, que se acompañaban de fideos soba y una adictiva salsa XO. Otro de los grandes hits de Hong Kong 70, son sus asados Hong Kong style. Se puede pedir hasta de cuatro tipos.

Nosotros probamos la panceta y carne 'charsiu cantonés' -cerdo macerado en soja y miel- acompañados de pak choi. La panceta conservaba ese punto goloso y crujiente y el cerdo, más delicado, nos sorprendió por sabor y texturas muy apetecibles. También en este apartado se encuentra el clásico pato asado estilo Pekín, acompañado de su salsa, pepino, cebolleta y unos delicados crepes para prepararlo tú mismo. En mi opinión, es uno de los mejores patos Pekín que he probado en esta ciudad.

Un local creado para la ocasión

La comida puede trasladarnos a otro lugar, pero ¿qué me decís de cuando también lo hace la decoración? Aquí se han empleado con maestría para que pienses que estás comiendo en un puesto de la agitada ciudad.

El local cuenta con dos plantas diferenciadas. Nada más entrar, te recibirán mesas con taburetes rojos, periódicos chinos de los 70 prendidos de las paredes, terciopelo, escenas de Hong Kong... Las mesas se asientan con cristal sobre el famoso juego de piezas Mahjong y con los platillos del típico chino de barrio de plásticos que tantos nos gustan.

En esta primera planta, y junto a esta zona, lo primero que llamará tu atención es esa cocina vista, desde donde se vislumbran cocineros chinos, fuego y patos laqueados colgando. Todo ello enmarcado por neones, con taburetes hechos como con cajas de bebidas y el suelo de cemento con líneas y motivos pintados como si se tratase del propio pavimento de una calle de Hong Kong. ¡Ah! Y con cierres metálicos y toldos enmarcando el espacio.

Hong Kong 70 también cuenta con una segunda sala, ubicada en la planta baja donde mandan el terciopelo, las sillas de mimbre, los neones y un reservado en forma de jaula dorada y circular.