Yakumanka_gastón acurio_sala llena_detalles_barcelona_septiembre 2017_baja large-11

Yakumanka_gastón acurio_sala llena_detalles_barcelona_septiembre 2017_baja large-11

Restaurantes

Yakumanka, vive el sabor del verano a la peruana en Barcelona

Comemos en Yakumanka, la cebichería barcelonesa del célebre chef peruano Gastón Acurio, donde mandan las capturas del día y los productos frescos.

Cuando nos enteramos de que el chef Gastón Acurio iba a abrir una cebichería -sí, con b- en Barcelona, no pudimos más que ponernos muy contentos. Se trata de una de las figuras capitales de la cocina peruana y volver a tener un poquito de su saber hacer en nuestro país se nos antojaba delicioso. Recordemos que el chef ya había estado al frente de los restaurantes Tanta en Madrid y Barcelona y Astrid y Gastón en Madrid, aunque hace un par de años, se desligó de estos proyectos y el último cerró. No fue ni hace un año que volvieron a sonar campanas, el chef volvía a España, y lo hacía con un restaurante propio -nada de asesorías- en el que iba a mostrarnos cómo es una típica cebichería de su país: bienvenidos a Yakumanka.

Ficha y detalles de Yakumanka

  • Yakumanka es el nuevo restaurante del célebre chef peruano Gastón Acurio en Barcelona. Se trata de una típica cebichería del país andino en el que mandan las capturas del día, los pescados frescos y los tragos divertidos.
  • Lo mejor: el tiradito Arriba Perú, el cebiche apaltado y la ventresca nikkei.
  • Dirección: Valencia, 207. Barcelona.
  • Horario: Lu a Sa de 13:00 a 15:00 horas y de 20:00 a 23:00 horas. Do de 13:00 a 16:00 horas.
  • Reservas: Aceptan reservas en el 935 66 15 48.
  • Precio: 35 euros por persona.
  • Nota: 4/5

Yakumanka, cebichería con B

Decíamos que se trata de una cebichería con B, con B de Barcelona y con B de Bellido. Y es que, aunque el proyecto se ha ideado por el mismo Acurio en persona, para el día a día en la ciudad condal, ha puesto al frente a César Bellido, quien fuera jefe de cocina del Astrid&Gastón de Lima. El nombre tampoco es baladí, ya que yaku manka, significa olla de agua en quechua.

Gaston_Yakumanka-1024x680

Gaston_Yakumanka-1024x680

Así ha sido como en el Eixample barcelonés, han encontrado el lugar idóneo para dar rienda suelta a su creatividad. En un espacio propiamente marinero, han concebido un restaurante que, desde su apertura, se ha convertido en un must en la ciudad. En las paredes se presentan lemas como “Nuestros pescados son salvajes, como nuestros cocineros” o “No hay causa más noble, que una causa limeña“, lo que ya nos hace presagiar que aquí se viene a divertirse alrededor de la mesa. El espacio cuenta con zona de barra, una mesa alta compartida, una barra donde se preparan los cebiches y tiraditos y se exponen los productos frescos del día y una zona de mesas bajas y cocina caliente a la vista del comensal.

Frescura y diversión en la carta de Yakumanka

Lo que tenía claro el chef cuando abrió Yakumanka era que todo lo que allí se iba a servir, era puramente fresco, del día y pensado para compartir. Así que dependiendo de cuando les visites, encontrarás las mismas recetas pero con diferentes pescados, todo dependiendo de lo que haya en la lonja ese día. La oferta nació con unos cuantos cebiches, tiraditos y anticuchos de pescado salvaje, para ahora, ampliar la carta con más recetas ya puramente de la mano de Bellido, que comenta “Gastón marca y nos deja volar”, sin olvidarnos de la barra que adquiere protagonismo a base de chilcanos y tragos refrescantes para el verano.

Y ha sido en ese momento de vuelo, en el que fuimos a comer al restaurante del que tanto se hablaba. Con ya más de medio año de rodaje, ha sido ahora cuando han consolidado una propuesta que “podría estar en la carta de cualquier cebichería de Lima”, nos cuenta Bellido. Y es que además de productos peruanos, la nueva carta cuenta con el apoyo de proveedores de Roses, Denia o Pontevedra, entre otros.

Cebiches, tiraditos, piqueos y otros entrantes de Yakumanka

La carta se divide entre cebiches, tiraditos, piqueos, propuestas hechas a la plancha, anticuchos, un par de platos de su cocina caliente y creaciones al wok. Nos decidimos por probar un poco de todo para poder tener una impresión global del restaurante. Empezamos.

ceviche apaltado 3

ceviche apaltado 3

La comida arrancó con una Cusqueña bien fresquita y un chilcano para empezar a maridar las primeras propuestas. Lo primero que probamos fueron unas ostras francesas con leche de tigre clásica de rocoto, picadillo de ají charapita y cilantro. A continuación la estrella de la carta, el cebiche. El primero que probamos fue una nueva incorporación de la nueva carta de verano, el cebiche apaltado. Nos cuenta Bellido que solía comerlo mucho en los mercados de Lima y ahora había decidido traerlo a Barcelona y que desde entonces, se ha convertido en uno de los favoritos de los clientes. Recibe este nombre porque desde Perú hacia abajo, al aguacate se le llama palta. En este caso mezclan una leche de tigre blanca con aguacate, lo que hace que ésta sea más cremosa. El cebiche se prepara con un pulpo que hacen a la brasa del Josper, una salsa anticuchera y con pesca del día, que ese día era Lisa.

Arriba Peru

Arriba Peru

Lo que vino a continuación fue un adictivo tiradito ‘Arriba Perú’. Este plato ha sido bautizado con este nombre porque con la leche de tigre dibujan una bandera de Perú. Para prepararla, utilizan dos emulsiones a partir de vieiras, una con rocoto y otra con ajo, ambas acevichadas y con leche de tigre. El pescado volvía a ser Lisa, al que se añadía una picadita de charapita con ají amarillo y choclo.

Los platos calientes de Yakumanka

conchitas a la parmesana

conchitas a la parmesana

Le llegó el turno a la cocina caliente y lo primero que probamos fue uno de los platos del apartado de piqueros, unas conchitas a la parmesana, que no eran otra cosa que una vieira a la brasa con mantequilla hecha de leche de tigre y una parmesana que coronan con ajo, café y ralladura de lima. Sabrosas y nada pesadas.

Probamos también un aticucho, que lejos de ser de carne -a lo que yo por lo menos estaba acostumbrada-, era de raya con choclo y salsas como una especie de chimichurri adobado. Muy interesante la textura de la raya que adquiere una dimensión diferente a la que solemos conocer, mucho más jugosa.

corvina nikkei

corvina nikkei

Para terminar con la parte salada, nos trajeron una ventresca nikkei de corvina. Sobre arroz chaufa, se disponía el pescado con una salsa agridulce que acompañaba a la perfección. ¿Y de postre? Una tarta -deconstruída- tres leches, digna de conocer y disfrutar.

¿Listos para dejaros agasajar con comida y bebida a la manera del Perú?