Si te dispones a diseñar tu nueva cocina, debes prestar atención al fregadero, ya que es un elemento que no puede faltar y que tiene muchos detalles que cumplir para ser una elección perfecta. 

Noticias relacionadas

En caso de que te dispongas a cambiarlo, debes saber que hay fregaderos de muchos más materiales además del acero inoxidable si te apetece un cambio de imagen para esta estancia. 

Incluso hay diferentes formas y tamaños, además de accesorios que pueden ayudarte a complementarlo si no cuentas con suficiente espacio en tu encimera. 

Cómo elegir un fregadero

  • Medidas: Por lo general debemos escoger antes un fregadero para así conocer sus medidas y que no haya problemas al pedir el hueco en nuestra encimera. Aunque es cierto que para escoger un modelo hay que saber también el grosor de la encimera para poder instalarlo sin problemas. Si queremos reemplazar un fregadero ya existente sin cambiar la encimera, las medidas sin aún más importantes. Necesitaremos saber el tamaño exacto de nuestra nueva compra para que no haya problemas a la hora de instalarlo. El hueco en la encimera siempre se puede agrandar pero si compramos un fregadero más pequeño que el hueco, tendremos un problema. 
  • Situación: En una isla de cocina, en una encimera, cerca de los fogones, bajo una ventana. ¿Dónde vas a situar tu fregadero? Es un detalle importante pensarlo de ante mano para conocer las medidas, si hay toma de agua y desagüe, si es posible instalarlo, etc. 
  • Material: El precio final del fregadero de cocina variará en función del material con el que esté hecho y su tamaño. Además, cada uno tiene unas propiedades que hay que conocer para saber cuál nos conviene más. 
  • Limpieza: Si queremos que sea fácil limpiarlo, debemos buscar un fregadero de materiales resistentes al agua que aguanten más tiempo limpios. 
  • Funcionalidad: Una familia muy numerosa sin lavavajillas necesitará un fregadero más grande e incluso doble, mientras que una pareja puede mantener la cocina limpia con un fregadero de una cubeta o seno. Por eso es importante evaluar el uso que vamos a hacer del fregadero de cocina y escoger algo funcional para nosotros. 
  • Con o sin escurridor: Otro detalle en el que influyen las medidas porque un fregadero con escurridor ocupa más que uno con solo cubeta. También si vamos a lavar siempre muchos utensilios y menaje a mano puede ser útil contar con este espacio extra. 

Tipos de fregadero según su colocación

¿Cómo se puede colocar un fregadero? Existen tres formas diferentes y cada una de ellas dará un aspecto completamente diferente a nuestra cocina. 

Fregaderos sobre la encimera

Los más comunes y tradicionales en las cocinas son los fregaderos instalados sobre la encimera. En este caso, los bordes del fregadero sobresalen por encima de la encimera, donde está encastrado.

Fregaderos bajo la encimera

Las encimeras de granito o de cualquier otra piedra quedan muy bonitas cuando a simple vista no vemos el fregadero. Está ahí, pero encastrado bajo la encimera, de forma que sus bordes no se ven, sino que la propia encimera parece el borde del fregadero. 

Si optamos por este tipo de instalación es importante recordar que no tendremos un escurridor adherido a la cubeta. 

Fregaderos bajo la encimera con faldón

Una tendencia es optar por fregaderos de cocina con faldón, de materiales como piedra, y encastrarlos bajo la encimera pero dejando que su parte frontal se vea, de modo que la encimera no los rodea al 100%. 

Tipos de fregadero según su forma

El fondo del fregadero es lo que llamamos cubeta o seno. Los hay de diferentes tamaños, con una o dos cubetas, con y sin escurridor. Las formas de fregadero más comunes son las siguientes:

Fregadero simple

Los fregaderos simples son aquellos que tienen tan solo una cubeta. Los podemos encontrar circulares o rectangulares y de diferentes tamaños. Son los más indicados para cocinas pequeñas y encimeras reducidas. 

Fregadero doble

Los fregaderos dobles se componen de dos cubetas, ya sean ambas redondas o rectangulares. Son muy útiles para familias numerosas o si cocinamos mucho, para así tener más espacio en el que dejar todo el menaje que ensuciemos y después fregarlo cómodamente. En estos casos es importante prestar atención al grifo, porque necesitaremos uno capaz de girar para poder usarlo en ambas cubetas o bien un grifo extraíble tipo ducha. 

Fregaderos con escurridor

Muchos modelos cuentan con una placa estriada que se sitúa a la izquierda o a la derecha de la cubeta, donde podemos dejar el menaje de cocina después de fregarlo para que se seque. 

Hay modelos con escurridor tanto de una cubeta como de dos, siendo estos los de mayor tamaño. Para poder instalarlos es importante contar con espacio de sobra en la encimera. 

Será muy útil cuando no contemos con un armario de cocina con escurreplatos, por ejemplo. 

Fregaderos con media cubeta

Un pequeño extra que da para mucho es la media cubeta. Se trata de fregaderos que tienen un seno y otro más de tamaño reducido. Ideal para dejar un colador, separar utensilios delicados del resto o sencillamente contar con un poco más de espacio y organizarnos mejor al lavar a mano. 

Materiales para fregaderos de cocina

Una vez que tenemos más claro cómo vamos a instalar nuestro fregadero de cocina y el tamaño que necesitamos para cubrir nuestras necesidades, podemos pasar a escoger el material con el que estará hecho. 

Fregaderos de acero inoxidable

Foto: Pyramis

Los más clásicos y extendidos son los fregaderos de acero inoxidable. Con una o dos cubetas, con o sin escurridor, los hay de todos los tamaños y formas

Se trata de un material muy resistente, de ahí que esté extendido su uso, aunque puede rayarse y la cal se acumula en él, pero se limpia con mucha facilidad, por lo que es un detalle que no tiene más importancia si, tras cada uso, recogemos las gotas de agua que puedan quedar. 

Fregaderos de piedra natural y artificial

Foto: Terrazos Cantaleo

Si nuestra cocina soñada es de estilo rústico, un fregadero de piedra puede ser el centro de esta estancia. Una tendencia que cada vez se ve más en cocinas amplias, ya que estos fregaderos son de una cubeta pero muy grandes y alargados por lo general. 

Se pueden encontrar en granito y en mármol y también en piedra artificial que simula la apariencia de ambas. Lucirán elegantes y serán muy vistosas. Hay que tener en cuenta que las piedras naturales debes estar tratadas para resistir el uso continuo porque son materiales porosos pero muy resistentes, duraderos y fáciles de limpiar. 

En el caso de la piedra artificial, también estará tratada para durar muchos años. Su precio es más elevado que la piedra artificial.

Fregaderos de cristal

Foto: Jass Ferry

No se trata de un fregadero de cristal transparente como el que tenemos en las ventanas. Sino que es una combinación de acero inoxidable para la cubeta y cristal templado en color blanco o negro para los bordes y el escurridor. 

Los fregaderos de cristal son una opción que aún no se ve en muchos hogares. Tal vez porque no existen más alternativas en cuanto a color, pero sí hay multitud de diseños y tamaños. 

Algo a lo que hay que sumar que el cristal exige cuidar mucho su limpieza para que no se acumule cal y además son delicados en cuanto a los golpes y arañazos. Además de tener precios muy elevados. 

Fregaderos sintéticos de resina

Foto: Rieber

Una alternativa al acero inoxidable son los fregaderos sintéticos de resina a los que se añaden minerales para reforzarlos como es el cuarzo. Son resistentes y podemos encontrarlos de más colores. Ofrecen todas las propiedades del acero inoxidable pero son más caros que este material. 

Son antibacterianos, muy higiénicos, fáciles de limpiar, resistentes a los golpes, los arañazos y casi no acumulan cal. Además, su estética es elegante y moderna. 

Accesorios para fregaderos

Existen accesorios para fregaderos que pueden facilitarnos más de una tarea en la cocina y nos ayudan a sacarle partido. 

Escurreplatos con bandeja

Foto: Amazon

Cuando tenemos un fregadero de una sola cubeta sin escurridor y no contamos con un armario con escurreplatos, podemos adquirir una bandeja con escurridor que nos de un espacio donde dejar secando el menaje y los utensilios. Una vez secos, siempre podemos recoger y guardar todo. 

Escurreplatos enrollable

escurreplatos enrollable

También existen escurreplatos de rejilla enrollables que podemos colocar sobre la cubeta, de forma que aprovechamos el espacio y luego podemos recoger y guardar sin problema. Incluso pueden hacer las veces de superficie sobre la que colocar utensilios cuando vemos que nos falta espacio. 

Escurreplatos de inserción

Foto: Amazon

Una última solución es hacernos con un escurridor de inserción, así llamado porque puede insertarse en la cubeta o seno y quedar al ras del fregadero. No solo sirve para dejar secando algunos platos y cubiertos, sino que podemos usarlo también para lavar frutas o verduras.