Si tu grifo se ha roto o estás renovando la cocina o sencillamente te apetece renovarlo, debes saber que hay muchos tipos de grifos de cocina y cada uno de ellos tiene sus particularidades. 

Noticias relacionadas

Los hay de uno o de dos mandos, más altos, abatibles, fijos, extensibles, de materiales y estéticas muy diferentes, e incluso existen modelos y accesorios que nos ayudan a ahorrar agua. 

Incluso el lugar que va a ocupar en la cocina es importante a la hora de escoger entre los grifos para cocinas con cuál te quedas. 

En qué fijarse antes de comprar un grifo

Es posible que comprar un grifo te parezca algo sin mayor complicación que escoger uno bonito acorde con el estilo de tu cocina, pero lo cierto es que hay muchos detalles a tener en cuenta para acertar con la decisión y que tengamos un grifo realmente funcional. 

  • Espacio: Hay que tomar diferentes medidas para conocer las limitaciones que podemos tener a la hora de escoger un grifo. Debemos saber las medidas del fregadero, la distancia a la pared, la apertura de la ventana en caso de tenerla sobre el fregadero, la distancia con el mobiliario si lo tenemos sobre éste punto, etc. Igualmente, el tamaño del fregadero influye porque cuanto más grande sea, más debemos abarcar con el grifo. 
  • Situación: ¿Dónde vas a colocarlo? La respuesta no es "en el fregadero", sino que debes pensar si quieres que vaya en la encimera o en la pared. Los primeros son más habituales aunque instalarlo en la pared nos ahorra espacio en la encimera. 
  • Limpieza: Las marcas de agua van a aparecer en algún momento y a todos nos gusta que el brillo de un grifo nuevo se mantenga el mayor tiempo posible. Por eso es importante pensar en su limpieza y mantenimiento. 
  • Diseño: Antes que pensar en qué grifo te resulta más bonito, hay que considerar los demás puntos, pero es cierto que existen modelos muy cuidados a la par de funcionales.
  • Durabilidad: Si queremos un grifo que dure mucho tiempo en perfectas condiciones, hay que prestar atención al material de los discos que permiten el uso de los mandos. Los ideal es que sean cerámicos para abrirlos con suavidad, que se regule el caudal con comodidad y que se desgasten muy lentamente.
  • Opciones que ayudan a ahorrar: Hay grifos que ayudan a gastar menos agua. Por ejemplo, si incorpora aireador, gracias al cuál se ahorra en cuanto a caudal. Además, los grifos monomando también ayudan a ahorrar energía porque para abrir el agua caliente tenemos que girarlo hacia un extremo y no hace falta regular el caudal con dos mandos. 

Tipos de grifos

A la hora de escoger un grifo, si no tenemos una idea clara de qué buscamos, lo ideal es decidir en el siguiente orden: primero, el tipo de apertura que queremos; luego, dónde lo instalaremos; después pasaremos a escoger el tipo de caño y por último el material y estilo en el que esté disponible. 

A continuación, haremos un recorrido por cada tipo de grifo existente en función a estas cualidades tan diferenciadas. 

Tipos de grifo según su instalación

Dónde tenemos que instalar nuestro grifo marcará el resto de decisiones a la hora de comprar uno. Existen dos posibilidades: 

  • En la encimera: Ya sea sobre la propia encimera o en el fregadero, este tipo de instalación en la más común. 
  • En la pared: Si has estado en casas más antiguas los habrás visto. Y es que hoy es un tipo de instalación menos frecuente. El grifo sale de la pared y el caño cae sobre el fregadero, por lo que suelen ser bastante alargados. Esto se debe a que las tomas de agua se encuentran a esa altura en la pared y sería necesaria una pequeña reforma para cambiarlas bajo el fregadero.

Tipos de grifos de cocina según sistema de apertura

Una vez tenemos claro dónde vamos a instalarlo, encontramos varios tipos de grifos en función de cómo abrimos el agua con ellos: 

  • Monomando: Son grifos en los que solo es necesario un único mando para regular el caudal y la temperatura del agua. Por su comodidad y lo prácticos que resultan son los más vendidos. 
  • Bimando: Los modelos más tradicionales y clásicos son los grifos bimando, es decir, aquellos que cuentan con dos mandos para regular la temperatura del agua, siendo uno para la fría y otro para la caliente. Regulándolos por separado conseguimos la temperatura deseada, algo que hace que se derroche agua y energía, de ahí que se hayan visto desplazados por los monomando. 
  • Grifo de pedal: En las cocinas industriales y profesionales son muy habituales. Se trata de un grifo que se acciona mediante un pedal situado en el suelo. Solo saldrá agua al pisarlo, de modo que no podemos dejar el agua correr. Ahora bien, es muy práctico para no ensuciarlo con las manos o cuando necesitamos accionar el agua y las tenemos ocupadas sujetando un recipiente, por ejemplo. 
  • Grifo con sensor de activación: Funcionan gracias a un dispositivo electrónico que detecta la presencia y es entonces cuando se activan. Aún no están extendidos en los hogares pero cada vez los vemos más en lugares concurridos como pueden ser los baños de un aeropuerto. Tiempo al tiempo se acabarán haciendo con su hueco en las cocinas. 
  • Grifo termostático: Los grifos termostáticos se ven en muchas duchas pero podemos usarlos en las cocinas también. Su particularidad es que cuenta con dos mandos. Con uno se regula la temperatura a la que sale el agua y con el otro el caudal, de modo que al abrir el agua sale rápidamente como deseamos sin necesidad de esperar a que se caliente y mantiene la temperatura y el caudal de forma constante. Esto ayuda a ahorrar agua y energía.

Tipos de grifo según el caño

Llegamos al punto álgido del mundo de la grifería, ya que cada tipo de caño nos ofrece una serie de prestaciones que pueden cubrir nuestras necesidades tal y como estamos buscando. Cuando hablamos de "caño" nos referimos al tubo o cuello por el que pasa el agua antes de salir al exterior. 

Hay que considerarlo bien porque un caño muy alto respecto al fregadero puede hacer que salpique mucha agua fuera y si queda demasiado bajo o corto puede impedirnos lavar cómodamente. 

Grifo de caño alto para la cocina

Foto: Grohe BauEdge

Es el tipo de grifo más común en las cocinas, ya que gracias a él disponemos de más espacio entre el fregadero y el grifo en sí mismo para poder apilar los utensilios sucios y después manejar todos los platos, ollas, sartenes, etc. cuando los lavamos. 

Uno de los modelos más vendidos es este grifo de caño alto monomando de Grohe BauEdge. Es de latón y su acabado de acero inoxidable. Su capacidad para girar 360º lo hace muy cómodo. 

Grifo de caño empotrado en la pared

Foto: Aqualy

Si las tomas de agua se encuentran en la pared y no bajo el fregadero, tendremos que buscar un grifo de pared. La parte positiva es que dispondremos de algo más de espacio en la encimera y en el fregadero. 

Para su compra, es muy importante vigilar las medidas entre las tomas y también las del caño. Necesitaremos un grifo de pared que encaje perfectamente con las medidas de las tomas existentes en la pared de nuestra cocina y también con largo suficiente para llegar a nuestro fregadero.

Aqualy cuenta con un clásico grifo de pared de latón. Es bimando, tiene un largo de 22 cm. y el caño es giratorio para facilitar su uso. 

Grifo de caño extensible o extraíble

Foto: Homelody

También conocidos como grifos tipo ducha, ya que del caño del grifo se saca una manguera y podemos moverla con libertad, siendo ésta capaz de volver a su sitio cuando terminamos de usarla. Es muy útil si nuestro fregadero no tiene mucho fondo o si tenemos menaje muy grande que necesitamos llenar habitualmente.  

Hay que vigilar que la goma de la manguera se mantenga en buen estado pasado un tiempo, ya que si comenzara a romperse comenzaría a perder agua. También es importante no forzar la manguera y no tirar de ella con brusquedad porque funciona gracias a un muelle que puede romperse por el desgaste. 

Homelody tiene una de las opciones mejor valorados por los compradores. Se trata de un grifo de caño extraíble, tipo ducha, capaz de girar 360º, de acero inoxidable cepillado, y un aireador que permite la salida del agua de dos formas: ducha o chorro.  

Grifo de caño abatible para la cocina

Foto: Homelody

Cuando el fregadero se sitúa frente a una ventana que se abre hacia dentro y su altura es muy próxima a la encimera del fregadero, esto puede parecer un problema pero gracias a los grifos de caño abatible no lo es. Estos tipos de grifos se pueden mover hacia delante, quedando plegados dentro del espacio del fregadero para que la ventana pueda abrirse sin que choquen. Cuando no está recogido, parece un grifo de caño alto común. 

Homelody propone un grifo de caño alto abatible 90º hacia delante y que también gira 360º sobre sí mismo. Es de latón, monomando y viene con aireador integrado para ayudarnos a ahorrar agua.

Grifo de caño giratorio

Un detalle muy importante es si queremos que el caño sea giratorio o, por el contrario, que sea fijo. Esto dependerá del modelo en cuestión pero hay que vigilarlo ya que nos puede resultar muy cómodo en fregaderos dobles o amplios para así abarcar más espacio. 

Si buscamos una opción sencilla, es decir, un grifo de cocina alto y giratorio, ieGeek cuenta con él en su catálogo. Es de acero inoxidable con acabado cromado, monomando, con aireador y gira 360º. 

Tipos de grifos por material

En la mayoría de casas estamos acostumbrados a ver grifos de acero inoxidable y cromados pero lo cierto es que pueden hacerse en muchos más materiales, detalle que nos dará pie a que el grifo sea un elemento más integrado en la decoración de la cocina.

Grifos de acero inoxidable

Este material es muy higiénico porque cuenta con propiedades antibacterianas. Es resistente y duradero, además de encajar en todos los estilos de cocina y no quedar nunca desfasado. Además admite acabados brillantes, mates o cepillados. 

Grifos cromados de cocina

Los grifos cromados generalmente son de latón o de cromo y se les da este tipo de acabado metalizado. Al combinarlo con los diferentes elementos de la cocina como la encimera, crea una decoración que puede ser muy llamativa y moderna. 

Secando las gotas de agua tras cada uso y empleando productos suaves para su limpieza, el cromado se mantendrá largo tiempo. 

Grifos de latón, cobre o bronce

Foto: King Do Way

Cualquier de estos tres materiales es perfecto para las cocinas que buscan un aire retro, vintage o rústico, gracias a su color y a que son materiales que hace unos años se veían mucho en las cocinas. Si escogemos un modelo bimando en este material, el efecto será aún mayor. 

Por otro lado, se trata de materiales resistentes y duraderos, que bien cuidados por fuera aguantarán perfectos mucho tiempo. 

King Do Way tiene un grifo de cobre, monomando y de caño alto. 

Grifos del material de la encimera

Si buscamos una cocina elegante y tenemos un alto presupuesto, podemos hacernos con un grifo que sea del mismo material que nuestra encimera.

Foto: Deante

Hablamos de grifos cuyo exterior es de granito, por ejemplo. Como este grifo de granito negro de Deante. Es monomando y de caño alto. Una opción muy elegante si queremos que sea el remate perfecto en nuestra cocina. 

Foto: Amazon

También hay grifos de mármol, aunque este material se reserva para los detalles, la base o cubrir el caño. Suelen verse más en lavabos pero si nuestra cocina es de mármol y queremos que todo sea del mismo material, ¿por qué no arriesgar? 

Accesorios de grifería para ahorrar agua

Podemos llevar la funcionalidad del grifo de nuestra cocina un paso más allá asegurándonos de que nos ayuda a ahorrar agua, con lo que estaremos cuidando del medio ambiente. Para ello existen accesorios de grifería pensados con este fin. 

Aireadores de grifos

aireador

La gran mayoría de los modelos que encontramos hoy en el mercado incluyen esta pieza pero podemos adquirirla por separado si no deseamos cambiar nuestro grifo o bien si adquirimos un modelo que no lo trae. 

Un aireador sirve para reducir el caudal del agua. Se enrosca en la boca del grifo y mezcla aire con el agua, de forma que salen varios litros menos por minuto pero sin la sensación de que esté saliendo menos agua de la que debería.

Para mantenerlo en buen estado, es necesario limpiarlo cada cierto tiempo, ya que puede retener impurezas. Para ello solo hay que desenroscarlo y lavarlo usando vinagre y enjuagarlo bien con agua.

Reductores de caudal

Foto: Qlouni

Los reductores de caudal ayudan a reducir el flujo del agua sin variar la presión con la que sale. De hecho, en muchos casos la aumentan. También se colocan en la boquilla del grifo y pueden funcionar de tres formas diferentes. 

Los más sencillos cuentan con una goma en su interior que reduce el paso del agua pero aumenta la presión. 

Otros llevan una válvula de retención que detecta cuándo abrimos el grifo al máximo y entonces es cuando entra en funcionamiento y reduce el flujo. 

Y por último, hay reductores que funcionan como un aireador, mezclando agua con aire pero consiguiendo que la velocidad con la que sale el agua sea la misma o incluso mayor, de modo que no notamos la reducción. 

Por ejemplo, el reductor de Qlouni funciona de este modo y permite la salida del agua de dos formas, tipo ducha y chorro, más concentrado. Además se puede rotar para dirigir el caudal hacia donde queramos. 

¿Sabías que el mundo de los grifos para cocinas era tan amplio y variado? Ahora cuentas con toda la información para tomar la decisión de compra perfecta.