Burgos es una ciudad con una gran tradición de barra y pincho, algo que como sabéis, nos encanta. Así que hemos preparado un par de rutas para tapear en Burgos que se convertirán en vuestra guía si visitáis esta ciudad.

Noticias relacionadas

Aunque puede haber bares en diferentes sitios de la ciudad, existen dos zonas principales para tapear en Burgos. Por un lado, la zona de la catedral y sus calles aledañas, con especial presencia de bares en Sombrerería (aunque también en las calles Paloma y Porcelos). Por otro lado, en la calle San Lorenzo y adyacentes.

Los pinchos en Burgos son de pago, es decir, no ocurre como en otras ciudades en las que te los regalan con una consumición. Sin embargo, los precios no son escandalosos, variando normalmente entre 1 y 2,5 euros la tapa. En los últimos años han aparecido muchos locales low cost en los que ofrecen la consumición y la tapa por un total de 2,5 euros, lo cual nos parece bastante asequible.

La morcilla es uno de los pinchos que encontrarás en la mayoría de locales si sales a tapear en Burgos. Además, en muchos de los establecimientos te ofrecen una tapa de caldo gratis con tu consumición. Se agradece, y mucho, si visitas la ciudad en días en los que sus bajas temperaturas son las protagonistas.

Con esta información, ya sabemos hacia dónde dirigirnos para tapear en Burgos y cuánto nos costará, más o menos, comer o cenar de pinchos. ¡Empezamos!

Ruta de bares para tapear en Burgos

Zona de la catedral y calle Sombrerería

Rimbombín (Sombrerería, 6)

rimbombin

El Rimbombín es, además de uno de los sitios para tapear en Burgos con mayor popularidad, un hostal. Así que si vienes de fuera, es una buena opción para hospedarte y tener acceso fácil a sus ricas tapas al mismo tiempo. Tiene una barra llena de pinchos y el local, que es de gran tamaño, suele estar siempre bastante concurrido.

Pecaditos (Sombrerería, 3)

Se trata de un local low cost con tapas y pinchos, normalmente en forma de mini bocadillo, a partir de un euro. Es una franquicia originaria de Burgos, donde cuenta con varios locales, que se ha ido extendiendo a otras ciudades de España. Si lo que buscas es tapear en Burgos a un precio barato, este es tu lugar Eso sí, hay establecimientos en la ciudad con una mayor calidad en sus productos. Los mismos dueños del Pecaditos tienen otra franquicia, La Sirenita, donde también se puede tapear a un precio muy barato. Los encontrarás en la Calle San Pablo, 1.

La Cabaña Arandina (Sombrerería, 12)

tapas_2

Su precio es algo más elevado que la media a la hora de tapear en Burgos. Ofrecen gran cantidad de raciones y también tienen tapas caseras y muy ricas. Se encuentra dentro de la calle más famosa de pinchos de la ciudad, así que es muy probable que te topes con este lugar y quieras probar alguno de sus pinchos o raciones.

Morito (Sombrerería, 27)

La Cervecería Morito es uno de los locales más famosos para tapear en Burgos. Suele estar siempre lleno, y su oferta de tapas satisface a locales y turistas. Entre sus pinchos estrellas encontramos la tortilla, la morcilla o una buena ración de bravas.

Gaona Jardín (Sombrerería, 9)

erizo_gaonajardin

Este lugar es muy característico por su apariencia y decoración, ya que simula ser un patio andaluz con un jardín, fuente incluida, dentro del local. Pero lo que realmente destacan son sus tapas: caseras, elaboradas y riquísimas. El erizo y el bacalao al pil pil son las opciones más demandadas y las que más gustan a los clientes.

Mesón Burgos (Sombrerería, 8)

Un bar de los tradicionales, de los que lleva más de sesenta años sirviendo tapas y pinchos en la ciudad. No dedica a su local ningún tipo de mimo en cuanto a decoración, pero sirve las mejores bravas de la comarca. ¿Las quieres probar?

El 22 vinos y tapas (Paloma, 22)

Tapear en Burgos sin pasar por este local, no tiene perdón. Y es que aquí se pueden encontrar desde los pinchos más populares de morcilla, hasta las tapas más finas y elaboradas. Un clásico de este establecimiento es el langostino hilado crujiente. Además, si amplísima oferta de vinos hace que quieras probar más de uno, ya que tienen hasta caldos australianos.

La Mejillonera (Paloma, 33)

¿Adivináis cuál es la especialidad de este sitio? Efectivamente, los mejillones. Preparados en diversas salsas, destacan especialmente los mejillones en salsa picante. También es muy habitual pedir bravas, porque las hacen riquísimas.

Zona San Lorenzo

tapas

Casa Pancho (San Lorenzo, 13-15)

Este local es otro de los imprescindibles a la hora de tapear en Burgos. Son muy famosas dos tapas: los cojonudos (chorizo con huevo de codorniz y una tira de pimiento rojo sobre una rodaja de pan) y las cojonudas, que es igual que el anterior, pero con morcilla en vez de con chorizo.

La Comidilla de San Lorenzo (San Lorenzo, 29)

Este es uno de los sitios que más se llenan a la hora de tapear en Burgos. Su precio es asequible, ya que los pinchos no suelen superar los dos euros. Además, las tapas están muy elaboradas. Sin duda, merece la pena entrar y probar alguno de sus pinchos, como por ejemplo el de morcilla, al que añaden también queso de cabra.

La Quinta del Monje (San Lorenzo, 21)

Otro de los lugares recomendados en tu ruta para tapear en Burgos. Es sofisticado y tienen buenas tapas, alguna de ella ganadora del concurso de tapas de la ciudad.

La Perla Arandina (San Lorenzo, 2)

Este local es uno de los más transitados y populares de la ciudad. Cuenta con una gran oferta de tapas que van desde la cecina, el jamón o la berenjena, todas ellas elaboradas junto con otros ingredientes, y dando como resultado pinchos exquisitos. ¡Descúbrelo tú mismo!

La Favorita (Avellanos, 8)

Y cuando ya hayamos recorrido toda la calle San Lorenzo, podemos acabar en este local, que otro de los bares para tapear en Burgos más populares. Ofrecen tapas con ingredientes de toda la vida, pero cuidando a máximo su presentación.

Bonus Extra: Cobo Vintage, un estrella Michelín de visita obligada en Burgos

cobo vintage_2

Y no podemos hablar de lugares donde comer en Burgos sin hacer una mención especial al restaurante Cobo Vintage. En este lugar la tradición y la vanguardia de la gastronomía se unen para dar lugar a los mejores platos de la mano del chef Miguel Cobo. Quizás a algunos os suene porque fue durante un tiempo una cara muy televisiva, ya que participó en la primera edición de Top Chef.

Es destacable que en muy poco tiempo ha conseguido dar forma a un restaurante de calidad, en el que prima la excelencia del producto, seleccionado en primera persona por el propio chef.

Fruto de su esfuerzo, mimo y dedicación, ha logrado conseguir su primera estrella Michelín este año, la primera también para un restaurante en la ciudad de Burgos.

Y una de las cosas más interesantes es su precio, al alcance de todos los bolsillos. De martes a viernes a mediodía de puede degustar su Menú Mercado por un precio de 20 euros. Por ello, si en vez de tapear en Burgos prefieres sentarte y comer de menú y de plato, nuestra recomendación está clara: Cobo Vintage es la opción que estás buscando.