Verduras

Judías verdes con ajada, el truco para disfrutar más de las verduras

Convierte las recetas de verdura más clásicas en platos divertidos y suculentos como esta receta fácil y actualizada de judías verdes ajada.

26 enero, 2021 18:55

Las judías verdes probablemente sean una de las verduras más admitidas por todo el mundo pero lo serán aún más si las presentáis en filamentos como tallarines (existen cortadores específicos para hacerlo, ojo) como en esta receta fácil que os presento hoy para una versión de pocos ingredientes pero que sorprende a la hora de ser comida.

Igual que la ensalada de judías y mostaza verde que ya trajimos en verano. Esta receta no es más que la evolución de un clásico con judías verdes que seguramente hayáis comido muchos en casa alguna vez y es que en España suele ser una receta habitual cuando se piensa en comer verdura. 

Las patatas se introducen a partir de un majado, una especie de puré casero hecho a mano con aceite de oliva y el punto gracioso del limón y la unión del plato viene a partir de una ajada al más puro estilo gallego.

Esta receta la podéis hacer también con coliflor, con kale, con espárragos o con brócoli y os quedará también fantástica. La clave fundamental es cocinar las judías en su punto para que no se pasen y empiecen a estar lacias y sin ningún tipo de gracia.

Cómo hacer judías verdes con ajada

Ingredientes

  • Judías verdes, 400 g
  • Patatas medianas, 2 ud
  • Zumo de limón, 1/2 cucharadita
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 + 4 cucharadas
  • Dientes de ajo, 3 ud
  • Pimentón dulce, 1 cucharadita
  • Sal, c/s

Paso 1

Lo primero que haremos será cortar la base de las judías, las dos puntas, y quitar el borde exterior de las mismas con la ayuda de un pelador. Luego las iremos cortando, con paciencia y cariño, en tiras lo más finas posibles. Si tenéis el cortador la operación será muy fácil, es muy barato, abulta poco y será el triunfo con los más pequeños (mis hermanos sólo comían judías verdes así).

Paso 2

Cocer las patatas con piel en agua hirviendo durante 20 minutos o hasta que al pincharlas con un cuchillo estén tiernas. Escurrirlas del agua y, aún calientes, pelarlas con cuidado de no quemarnos los dedos. 

Paso 3

Con la ayuda de un tenedor aplastar las patatas hasta hacer un puré con los menos grumos posibles y condimentar con las gotas de limón, el aceite de oliva y la sal mezclándolo bien hasta que quede una masa homogénea y manejable. 

Paso 4

Preparar un cazo con agua y sal con un colador encima y cocer las judías verdes al vapor, tapadas, durante 5 minutos. Hasta que estén tiernas pero mantengan ese verde intenso.

Paso 5

Pelar los ajos y laminarlos. Dorar los ajos en el aceite hasta que empiecen a tomar color. Separar del fuego y añadir el pimentón. 

Paso 6

Emplatar las judías con una bola de patata bien caliente y regar por encima con la ajada terminando con un poco de sal. 

Trucos y sugerencias

A esta receta la podemos incorporar cualquier topping que queramos, desde un huevo frito hasta taquitos de torreznos crujientes o salmón ahumado. La ajada la podríamos hacer con parte de pimentón picante para darle una gracia extra al plato.