Sopas y cremas

Salmorejo de aguacate y calabacín, tu nueva receta de verano favorita

No es ninguna herejía, este salmorejo de aguacate cumple a rajatabla las premisas originales de cualquier salmorejo. Sin tomate, pero cremoso y delicioso.

16 mayo, 2020 14:54

Me permito la licencia de llamar salmorejo de aguacate a esta crema sabiendo que, en su origen, el salmorejo lo último que incluyó en la receta fue el tomate gracias a su importación desde América, algo que no sucedería hasta finales del siglo XIX o casi comienzos del siglo XX. Así que agarrándonos a un clavo ardiendo, ¿por qué no sustituir el tomate por cremosos aguacates y el toque del calabacín que nos ayuda a tener un verde más intenso en nuestra sopa de verano? Por encima, como topping, se le puede añadir lo que cada uno quiera: un poco de pico de gallo bien aliñado, unos taquitos de pan crujiente, un poco de tortilla de maíz frita, unas palomitas o incluso un poco de bacalao ahumado, cangrejo desmigado o chorizo picado, ¡lo que quiera cada uno! 

Ingredientes

  • Aguacate maduro, 2 u
  • Calabacín, 1 u
  • Diente de ajo, 1/2
  • Pan candeal, 80g
  • Aceite de oliva virgen extra, 50 ml
  • Limón, 1/2
  • Sal, c/s
  • Pimienta negra, c/s

Paso 1

Lo primero que tendremos que hacer para nuestro salmorejo de aguacate será cocinar el calabacín. Lo más fácil, si disponemos de microondas, es trocearlo de forma pequeña con piel incluida, poner el calabacín cortado en un bol, añadir un dedo de agua y un poco de sal, tapar con un film y cocinar a máxima potencia durante dos minutos. Una vez transcurrido este tiempo sólo tendremos que destapar y dejar enfriar. Si no tenemos microondas, lo podremos cocinar de la misma manera en una olla, con unas gotas de agua y sal, tapado  a fuego medio, removiendo de vez en cuando para que no se pegue al fondo. 

Paso 2

Con el calabacín ya listo, sólo habrá que pelar el aguacate y retirar el pipo central y poner la carne del aguacate madura (sin trozos marrones) en el vaso batidor, un elemento clave de cualquier crema ya sea caliente o fría. 

Paso 3

Poner el en vaso batidor también el calabacín, el pan y el ajo y triturar todo muy bien. El secreto es "abandonar" la batidora, dejarla triturar el máximo tiempo posible. 

Paso 4

Añadir poco a poco el aceite, en hilo fino, para que vaya emulsionando y formando el salmorejo de aguacate y, por último, incorporar un poco de zumo de limón y poner a punto de sal y pimienta negra. Dejar enfriar bien en la nevera al menos 6 horas antes de consumir. 

Trucos y sugerencias

Podríamos sustituir el calabacín por un pepino crudo, sin necesidad de cocinarlo. Podríamos añadir a nuestra crema fría también hierbas como cilantro o perejil para hacerla más aromática y, si disponemos de ellos, también algún aguacate verde. El salmorejo tradicionalmente se come en plato llano y con tenedor en muchos pueblos de Andalucía por lo que aquí estamos buscando una crema densa que asemeje eso. Si queréis una crema más ligera sólo tendréis que incorporar un poco de agua, o prescindir del pan aunque ya no sería un salmorejo de aguacate, lo llamaríamos crema fría de aguacate.