Bienvenidos al Verano 2011, sí, sí, ya ha llegado. Hoy da comienzo oficialmente la temporada estival y dicen que va a ser uno de los veranos más largos que hemos tenido en siglos: 93 días y 15 horas nada más y nada menos… Me encanta!!

Ingredientes (para 6 personas)

  • 1 melón  (2,5 kilos aprox)
  • 100 ml de nata líquida
  • Hierbabuena o menta
  • Jamón ibérico o serrano (1 loncha grande por persona)
  • Queso fresco (150 g)
  • Sal

Noticias relacionadas

Y como por norma general, cuando empieza esta época del año también nos dicen que va a ser el verano más caluroso de la historia jamás habida y por haber, voy a seguir dandoos todas las ideas que se me ocurran para que comáis bien, fresquito e invirtiendo el mínimo tiempo en la cocina para que la piscina y/o la playa no queden desatendidas.

 

Preparación

Quizás nos enfrentemos a una de las recetas más fáciles hasta el momento de cocinillas, ya que esta Sopa de Melón se resume en pelar, cortar, batir y enfriar. Así de sencillo. Pero como solemos explicaros hasta el último detalle, hoy no iba a ser menos, y aprovechamos la escasa dificultad de la receta para daros algunas sugerencias de presentación más especiales.

Cortamos el melón, reservando las “tapas” de manera que queden bastante anchas, y el resto lo limpiamos, pelamos y troceamos pequeñas cuñas (foto #2). Las tapas las vaciamos con ayuda de una cuchara o del típico utensilio de hacer bolitas (foto #3) que os mostré en el Picoteo Navideño, del cual también rescataremos las varillas de madera. Reservamos.

Introducimos los trozos de melón poco a poco en la batidora y trituramos bien. Una vez que esté todo bien licuado, añadimos unas 10-12 hojas de hierbabuena fresca troceadas y terminamos de batir los ingredientes (foto #4). Con ayuda de un chino o colador, pasamos el melón triturado de manera que la pulpa no moleste posteriormente en la sopa (os enseñaré cómo podéis aprovecharla en mi próxima receta). Añadimos la nata y una pizca de sal, y tras mezclarlo todo muy bien, dejamos que enfríe en la nevera.

Por otro lado, cogemos las lonchas de jamón ibérico y las cortamos, a lo ancho, en tiras. Hacemos lo mismo con el queso fresco, conviertiéndolo en pequeños dados (foto #7). Con ayuda de las varillas, montamos las brochetas alternando jamón-queso-jamón, únicamente en su extremo.

Con las “tapas” del melón que hablábamos antes, vamos a hacer unos pequeños cuencos que servirán de continente de la receta. Podemos hacer un pequeño y fino corte en la punta para que el futuro recipiente gane estabilidad. Muy importante: cuidado con no vaciarlo excesivamente, ya que luego podría ser demasiado frágil para llevar a cabo esta idea. Servimos la sopa bien fría decorando con una hojita de hierbabuena y acompañándola de un par de brochetas por persona.

Resultado

Una receta mítica del panoráma mediterráneo en verano, ya sea en España con el melón con Jamón Serrano o en Italia con el Proscioutto di Parma. En esta ocasión lo hemos transformado en una sopa fría con una presentación muy peculiar, que servirá  para meteros una vez más a vuestros invitado en el bolsillo. Se puede presentar de mil maneras, de hecho os dejo otro ejemplo (foto#10) más para tipo cóctel con el jamón cortado tipo juliana. ¡Espero que os gusten las dos!

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: 1/5

Digestión: 1/5

Precio: 4 – 6€ (dependiendo del jamón)