Saludables

Coliflor asada con mojo, el truco para disfrutar de esta verdura sin olores

¿No consigues que te enganche la coliflor? Pues esta coliflor asada es perfecta para que lo intentes de nuevo, con muchísimo sabor, es facilísima de hacer y gusta a todo el mundo

3 agosto, 2020 10:50

No nos hemos vuelto locos, la coliflor asada es un éxito para todo el que la prepara y es que asando la coliflor en el horno evitamos ese posible tufo aromático que desprende al ser (sobre)cocida en agua y además le conferimos un tostado tremendamente agradable, potenciado por la salsa de soja, que después va de maravilla con ese toque balsámico de un “mojo” sui géneris elaborado con hierbas aromáticas típicas del recetario español.

Ingredientes

  • Coliflor, ½ u
  • Salsa de soja, 3 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Cilantro, 2 tallos
  • Perejil, 2 tallos
  • Espinacas frescas, 40 g
  • Jengibre fresco pelado, 3 g
  • Ajo, ¼ de diente
  • Zumo de lima, ½ cucharada
  • Arándanos secos, 30 g
  • Almendra granillo o laminada, 10 g

Propiedades nutricionales y calorías de la coliflor

La coliflor es una aliada perfecta para perder peso por varias razones. Primero, porque su contenido en fibra nos genera una falsa sensación de saciedad que conseguirá que la cantidad ingerida sea mucho menor; pero también porque 100 gramos solo tienen 27 calorías y 5 gramos de carbohidratos. Su composición es agua en un 92 %, así que no tendremos que tener miedo a pasarnos de golosos. Entre sus propiedades antioxidantes debemos destacar las que ofrecen los sulforafanos, estudiados por su posibles capacidades para evitar el crecimiento de las células cancerígenas y destruir las dañadas. Podrían ser los mejores protectores para el cáncer de colón o de próstata y, por ello, la Asociación Española contra el Cáncer recomienda el consumo habitual de coliflor.

La coliflor es un alimento con un perfil nutricional muy completo, ya que posee muy pocas calorías pero contiene gran parte de las vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita a diario.

En 100 g de coliflor:

  • Calorías: 25
  • Fibra: 3 g
  • Vitamina C: 77% de la CDR
  • Vitamina K: 20% de la CDR
  • Folato: 14% de la CDR
  • Ácido pantoténico:  7% de la CDR
  • Potasio: 9% de la CDR
  • Manganeso: 8% de la CDR
  • Magnesio: 4% de la CDR
  • Fósforo: 4% de la CDR

La coliflor en España

No está claro cómo llegó la coliflor a España, unos sostienen que su origen está ligado al Mediterráneo mientras que otros sostienen que se trata de la evolución de una especie silvestre originaria de la fachada atlántica.

En la actualidad, se trata de un vegetal que se puede cultivar en toda la península y cuyo consumo está extendido por toda España, aunque los cultivos más extensos se encuentran en la región de Murcia.

La temporada de coliflor en España va originalmente desde noviembre a abril, aunque cada vez es más habitual poder disfrutar de ella durante prácticamente todo el año.

Trucos para hacer una coliflor perfecta

Lo más importante empieza por elegir una coliflor en óptimas condiciones. A la hora de elegirla en la frutería debemos fijarnos en que presenten una flor limpia, compacta y con hojas verdes y tiernas. Rechazaremos las que tengan manchas marrones, que pueden salir por la existencia de hongos o la pérdida de frescura. Conviene, además, no interrumpir la cadena de frío y conservarla en ambiente húmedo.

Independientemente del método de cocción elegido, si queremos que la coliflor quede perfecta debemos cocinarla lo justo para que quede tierna, pero nunca sobrecocerla, pues la sobrecocción provoca ese olor característico que desagrada a muchos.

A algunas personas el consumo de coliflor les produce gases, pero este efecto puede minimizarse o incluso desaparecer si se condimenta con comino, laurel o cilantro gracias a las propiedades carminativas de estas especias.

Cómo conservar la coliflor

La coliflor es una hortaliza que dura fresca bastantes días si la conservamos debidamente, para ello guardaremos la coliflor sin lavarla ni mojarla en una bolsa de plástico perforada o envuelta en papel de periódico en el cajón para verduras de la nevera.

Si la coliflor es grande y prevemos que no nos la vamos a comer antes de que se ponga mala, podemos separar los arbolitos, lavarlos, escaldarlos durante un par de minutos en agua hirviendo, pasarlos por agua fría para cortar la cocción y congelarlos. Cuando los vayamos a consumir los podemos cocer directamente sin descongelarlos.

Cómo hacer una coliflor al horno con mojo

Paso 1

Precalentar el horno a 200ºC. Limpiar bien la coliflor de sus hojas, cortar la base para que quede bien sobre su tallo,  pinchar por toda la superficie y embadurnar con una cucharada de aceite y la salsa de soja sobre una bandeja apta para horno. Tapar con papel aluminio e introducir en el horno durante 30 minutos.

Paso 2

Mientras tanto, preparar el mojo de hierbas que acompañará nuestra coliflor asada. Para ello escaldar en agua hirviendo las hojas de espinacas y enfriar rápidamente en agua con hielo.

Paso 3

En una batidora, juntar las espinacas con el cilantro, el perejil, el jengibre, el ajo y el zumo de lima. Agregar un poco de agua y triturar a conciencia. Hasta que no queden impurezas. Cuando ya esté muy bien triturado incorporar dos cucharadas de aceite de oliva para que monte y emulsione, sal y pimienta negra. Reservar.

Paso 4

Cuando la coliflor ya esté tierna, quitar el aluminio y hornear a 220ºC durante 5-10 minutos o hasta que se dore.

Paso 5

Sacar la coliflor del horno, regarla con el mojo de hierbas y terminar por encima con los arándanos secos y la almendra.

Trucos y sugerencias

Las hierbas pueden cambiarse al gusto de cada uno y por supuesto también la salsa con la que coronar la coliflor. Podríamos hacer un pesto tradicional o un pesto rojo o también optar por cualquier salsa más contundente de queso o incluso por un buen romescu.