Saludables

Sepia adobada a la plancha, receta fácil

Receta paso a paso para preparar una sabrosa sepia adobada a la plancha con mucho sabor gracias al adobo de aceite de oliva virgen extra, ajo y perejil.

Este plato de sepia adobada a la plancha es muy sencillo y también ligero, perfecto para la vuelta a la normalidad después de tanta comilona. Después de la tempestad tiene que volver la calma y tras haber hecho algunos excesos, debemos volver a la sana costumbre de preparar platos saludables y sabrosos.

Ingredientes

  • Sepia grande, de 1 kg
  • Ajo, 3 dientes
  • Perejil, unas cuantas ramitas
  • AOVE, 4 cucharadas
  • Sal

Prepararemos la sepia troceada y a la plancha, y le daremos un toque de sabor adobándola durante unas horas en aceite, ajo y perejil. La podemos acompañar de una fresca ensalada y un poquito de salsa alioli; ya sé que hablábamos de receta ligera, así que tomaremos la salsa con moderación, pero es que el alioli le va tan bien … 😉

Preparación de la Sepia adobada a la plancha

  1. Limpiamos bien la sepia con abundante agua fría. Con cuidado separamos la bolsita de tinta y la reservamos para otra preparación, como puede ser un delicioso arroz negro con sepia. Le quitamos las vísceras, todas las pieles que podamos y la boca. La troceamos en tiras de 1 cm de ancho, o en trozos de bocado, como más nos guste.
  2. Preparamos el adobo. Vertemos el aceite en un vaso, añadimos los dientes de ajo prensados y el perejil finamente picado. Batimos la mezcla. Vertemos sobre la sepia troceada y reservamos en el frigorífico unas horas.
  3. En una sartén o plancha bien caliente añadimos la sepia con algo del aceite del adobo. La sepia salpica bastante, pero no la taparemos porque queremos que el agua se evapore y nos quede doradita y seca. La cocinamos durante dos o tres minutos removiendo bien, añadimos parte del adobo y cocinamos 1 minuto más. Sazonamos, espolvoreamos con perejil picado y tendremos nuestra sepia adobada a la plancha lista para sacarla a la mesa.

Resultado

Servimos la sepia adobada a la plancha recién hecha y bien caliente y ¡a disfrutar!

Si cocinamos mucho la sepia nos quedará como un chicle, así que procura no pasarte de cocción para que nos quede carnosa, blandita y sabrosa.