Postres

Tarta de naranja y merengue, la hermana gemela del Lemon Pie

Descubre otros matices elaborando esta tarta de naranja y merengue siguiendo el mismo método que el Lemon Pie clásico, un poco más dulce e igual de preciosa.

4 junio, 2021 18:14

De los creadores de la maravillosa y archiconocida tarta de limón y merengue llega a España la misma versión, pero con naranja y con una base mucho más sencilla que la masa quebrada: una base de galleta con ligeros toques salados y muy crujiente ya que se elabora en el horno.

De la misma manera que el lemon curd, vamos a elaborar una crema de naranja para el relleno de nuestra tarta, que se prepara igual que la crema de limón pero utilizando zumo de naranja en lugar de zumo de limón. Habrá que tener, eso sí, cuidado a la hora de elaborarla porque se densifica por la acción de la yema de huevo que le da cuerpo a la mezcla si se trabaja bien.

Si nos pasamos de calor y no removemos bien se cuajará dejando grumos y haciendo una especie de revuelto muy desagradable para nuestro postre. Después la tarta terminará con una merengue, elaborado sobre un baño María controlado para ayudar a dar más cuerpo a las claras y que así el merengue sea más firme. 

El limón y la naranja pueden cambiarse de forma sencilla, también podría elaborarse la tarta fácil de limón con naranja o la naranja helada con limón, sólo que perdemos o ganamos dulzor o punto cítrico. Por ejemplo el limón quedaría raro en la tarta de queso, naranja y pimentón, pero quedaría fenomenal en un pato al limón. Y aunque el zumo de naranja no cura el resfriado, es riquísimo tanto para beber como para hacer salsas de platos salados o de platos dulces. Esta crema de naranja nos valdrá para comerla tal cual pero también para hornearla como hacemos en esta tarta. 

Cómo hacer tarta de naranja y merengue

Ingredientes

Para la base

  • Galletas crackers trituradas, 70 g
  • Azúcar, 25 g
  • Mantequilla (muy fría), 45 g
  • Sal, una pizca

Para el curd de naranja

  • Yemas de huevo, 2 ud
  • Azúcar, 100 g
  • Zumo de naranja, 120 ml
  • Ralladura de piel de naranja
  • Mantequilla, 65 g

Para el merengue

  • Claras de huevo, 2 ud
  • Azúcar, 100 g
  • Sal, una pizca

Paso 1

Precalentar el horno a 180 ºC y preparar el molde de 22 cm poniendo en la base un papel de hornear y untando los bordes con mantequilla. Triturar las galletas finamente y después con la mantequilla fría, el azúcar y la sal. Tendremos que conseguir una especie de arena gruesa. 

Paso 2

Poner la base en el molde y aplastar muy bien con la base de la cuchara, dejando el fondo lo más regular posible. Llevar al horno durante 10 minutos y dejar enfriar sobre una rejilla completamente. 

Paso 3

Mientras tanto preparar la crema de naranja. Para ello calentar el zumo de naranja en un cazo donde luego haremos el resto de la crema. En un bol al lado mezclar las yemas de huevo con el azúcar con la ayuda de unas varillas e ir vertiendo poco a poco el zumo sobre ellas. 

Paso 4

Luego trasladar esa mezcla al cazo y cocinar a fuego medio, sin dejar de remover con las varillas, hasta que empiece a tomar cuerpo. Pero con mucho cuidado para que no se cuaje. Cuando ya haya cogido un poco de cuerpo apagar el fuego y añadir la mantequilla, mezclando bien. 

Paso 5

Verter la crema sobre el molde y llevar al horno durante 30 minutos. Tras este tiempo sacar y dejar enfriar completamente a temperatura ambiente. Luego meter en el horno y dejar enfriar, al menos, 12 horas. 

Paso 6

Batir las claras encima de un baño María suave, cuando empiecen a tomar color ir añadiendo el azúcar y seguir batiendo sin parar. Tras haber añadido todo el azúcar y ver el merengue fuerte sacar del calor y seguir batiendo sin parar durante 10 minutos o hasta que se enfríe. Lo mejor es batirlo en una máquina para olvidarnos de ello. Meter en una manga pastelera. 

Paso 7

Escudillar el merengue sobre la crema de naranja, haciendo la forma que cada uno quiera. Lo recomendable siempre es empezar de fuera hacia dentro. Terminar dorando con el soplete con cuidado de no quemar nada.