Postres

Brownie de castañas

20 noviembre, 2014 11:35

No digáis que no os avisé, que ha sido empezar el frío y acto seguido empezar la temporada de brownies y bizcochos varios. Que ahora ya estamos a un ritmo de uno o dos bizcochitos por semana (¡reparto con la familia, eh!) y no veáis lo que se agradecen a la hora del desayuno.

Ingredientes

  • Castañas sin piel, 300 g (o 600 g de castañas enteras)
  • Chocolate, 400 g (mínimo 56% de cacao)
  • Harina floja, 125 g
  • Azúcar blanquilla, 125 g
  • Azúcar moreno, 125 g
  • Mantequilla, 200 g (a temperatura ambiente)
  • Claras de huevo pasteurizadas, 350 g
  • Sal, 1/2 cucharadita
  • Gasificante para repostería, 1 sobre doble

Y diréis que soy un poco pesada, aquí con tanto brownie, pero es que, señoras y señores, en casa es lo que más triunfa.

Y ya que estamos con brownies os diré, para los que no sepáis, que estas delicias chocolateadas pueden ser de tres tipos:

  • Cakey. Es abizcochado y su textura es aireada y esponjosa. La receta de hoy es de este tipo.
  • Chewy. Masticable o “chicloso“, es la más habitual y la que nos suele venir a la mente cuando pensamos en brownie. Su textura es densa, húmeda y ligeramente fundente. El de ricotta y anacardos que os enseñamos el otro día es de este tipo.
  • Fudgy. Fundente, el que menos harina lleva. Es muy húmedo, muy “chocolatoso” y se queda pegado a los dientes. Su textura es parecida a los caramelos toffee de chocolate.

Como siempre me gusta estar experimentando cosas nuevas, esta vez en lugar de las típicas nueces he utilizado unas castañas que me regaló mi cuñado que también han servido para sustituir parte de la harina. Y en lugar de los huevos, he aprovechado unas claras pasteurizadas que me habían sobrado de otra preparación.

Preparación del Brownie de castañas

  1. Aunque ya es fácil encontrar castañas peladas, si las compramos sin pelar necesitaremos casi el doble de peso, ya que debemos ser previsores y contar con que alguna pueda estar pocha por dentro. Si tenemos que pelarlas nosotros, la forma más sencilla es darle un corte en la piel, ponerlas en un bol apto para microondas, cubrirlas de agua y ponerlas en el microondas a máxima potencia (800 W) durante 10-12 minutos. Otra opción que también nos serviría sería asarlas en el horno convencional, pero nos llevaría más tiempo.
  2. Una vez tengamos nuestras castañas peladas, reservamos 6 y el resto las trituramos y reservamos.
  3. Precalentamos el horno a 180ºC.
  4. En un bol batimos los azúcares con 200 g de claras de huevo hasta que dupliquen el volumen. Reservamos.
  5. Montamos a punto de nieve las claras restantes con la media cucharadita de sal y reservamos.
  6. Fundimos el chocolate con la mantequilla, yo esta vez lo he hecho en el microondas siguiendo las instrucciones que os dábamos en este post.
  7. Añadimos el chocolate fundido sobre la mezcla de azúcar y claras y mezclamos con suavidad.
  8. Mezclamos la harina con el gasificante y tamizamos el conjunto sobre la mezcla anterior.
  9. Añadimos las castañas trituradas y mezclamos.
  10. Finalmente integramos las claras a punto de nieve con movimientos envolventes.
  11. Ponemos la masa en un molde forrado con papel de horno y ponemos por encima las castañas que habíamos reservado cortadas en mitades.
  12. Horneamos a 180ºC durante 25-30 minutos, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.
  13. Se puede tomar templado o frío.

Resultado

Tenía yo la intención de que este fuese un brownie muy repartido, así como el gordo de Navidad, pero no pudo ser. Mi chico dijo que estaba demasiado bueno como para sacarlo de casa, eso sí, repartimos con el cuñado, que qué menos después de habernos traído las castañas.

Con estas cantidades sale un señor brownie. Yo he usado una fuente de 34 x 26 cm y, aunque lo he cortado en 12 trozos era lo suficientemente grande como para haber sacado 16 ó 20, por lo que las cantidades son perfectas si decidís prepararlo para una reunión en la que seáis muchos.