bombones 21

bombones 21

Postres

Recetas de bombones caseros para San Valentín

Noticias relacionadas

Se acerca el día de los enamorados, San Valentín, y no hay nada más clásico que una caja de bombones para demostrar nuestro amor a la persona querida. Pero tal y como está la economía, hasta una caja de bombones puede ser un exceso que no todos nos podemos permitir, así que desde Cocinillas os lo vamos a poner un poquito más fácil con 6 recetas de Bombones para enamorar.

Ingredientes

  • 50 g de chocolate el 81% de cacao
  • 30 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de nata para montar
  • 1 pizca de sal ahumada

Podéis optar por hacer uno o dos tipos, para tener variedad, o incluso lanzaros a hacer los 6 tipos (depende de lo mucho que le queráis :P). Aún así, es realmente fácil de hacer cualquiera de las variedades, y el resultado es magnífico. Las cantidades que os pongo en cada receta son para unos 5 bombones yo de cada tipo sobre un molde variado de silicona que compré en un bazar, si queréis hacer más, sólo tenéis que multiplicar cantidades. Además, éstos bombones salen mucho más económicos que comprar una caja ya preparada, y podéis personalizar el envoltorio a vuestro gusto, desde ponerlos en una cajita hasta meterlos en una bolsita con una dedicatoria, ¡todo vale!

Bombones rellenos de avellanas

bombones 26

bombones 26

En primer lugar, debemos derretir el chocolate. Tomamos 2/3 del chocolate y lo calentamos al baño maría o al microondas (yo lo hice en el microondas a baja potencia dejándolo un minuto, y terminando de derretirlo con el calor residual). Cuando esté bien derretido, añadimos en trocitos el tercio que queda, de ésta forma el chocolate mantendrá un bonito brillo al solidificarse. Cogemos media cucharadita de chocolate fundido y cubrimos bien las paredes del molde, procurando no dejarnos ninguna zona sin chochale, pues ésta será la capa que más se verá al desmoldar. Cuando todos los moldes estén bien barnizados, los metemos en la nevera unos 5 minutos, hasta que veamos que se ha endurecido. Después, ponemos la avellana en el centro del molde y con el resto del chocolate fundido rellenamos completamente el molde. Para que la base del bombón nos quede totalmente plana, podemos usa una espátula o un cuchillo para rebañar y alisar la superficie, retirando el exceso de chocolate. Lo metemos en la nevera y en unos 20 minutos lo tendremos totalmente endurecido y listos para degustar.

Bombones rellenos de Nutella

bombones 23

bombones 23

Comenzamos igual que en la receta anterior, fundiendo 2/3 del chocolate para postres y añadiendo posteriormente el chocolate restante para que brille. Pintamos el molde elegido con cuidado para no dejar ningún hueco y a la nevera. Mientras se endurece, ponemos la Nutella en un bol y le añadimos la pizca de sal (muy poquito, sólo para potenciar el sabor de la crema). Mezclamos bien para que no se noten los granitos de sal. Sacamos los moldes de la nevera y en cada uno añadimos media cucharadita de Nutella con sal. Si queremos, para que sea más fácil, podemos volver a introducir los moldes en la nevera para que se endurezca un poco y sea más sencillo añadir el resto del chocolate de la base del bombón. Tras cerrar el bombón, alisamos la superficie con la espátula y cuchillo y a la nevera a endurecerse.

Bombones rellenos de chocolate blanco con crocanti de almendra

bombones 27

bombones 27

Siguiendo las recetas anteriores, derretimos 2/3 del chocolate para postres, añadimos el chocolate restante, con ello pintamos las paredes del molde y a la nevera. Mientras tanto, derretimos el chocolate blanco (en este caso se derrite todo a la vez) y cuando esté fluido, añadimos la almendra crocanti (que en realidad en italiano sería crocante, tenía que decirlo). Sacamos los moldes y con cuidado ya que el chocolate blanco estará templado, introducimos media cucharadita de la mezcla en el molde. Cuando estén todos rellenos, lo metemos a la nevera y esperamos a que se endurezca para terminar el bombón. Los dejamos endurecer del todo de nuevo en la nevera.

Bombones picantes con cayena

bombones 24

bombones 24

Sí, no me he vuelto loca, de hecho hay varias marcas que venden chocolate picante, y os aseguro que es sorprendente y delicioso. Dividimos el chocolate por la mitad, derretimos una de las mitades y le añadimos la nata y la cayena. Cuando esté bien integrado, le añadimos la mantequilla y lo dejamos enfriar unos 15 minutos en la nevera. Mientras tanto, repetimos la operación de derretir 2/3 de la otra mitad del chocolate y una vez fundido, le añadimos el resto de chocolate, pintamos bien el molde y lo metemos también a la nevera para que se endurezca. Cuando estén ambas partes frías, las sacamos de la nevera y vamos introduciendo media cucharadita de la mezcla de chocolate picante en cada molde. Acto seguido, cerramos y alisamos los bombones, y a la nevera. Si os agrada el picante, la mezcla y textura es espectacular.

Bombones de chocolate blanco con té matcha

bombones 25

bombones 25

No sé a vosotros, pero a mi me encanta el té matcha, el té verde japonés en polvo, con su característico sabor amargo pero cremoso… Un delicia. Y ni os cuento cómo encaja con un buen chocolate blanco (como ya os he comentado, después de probar varias marcas, me quedo con el de Lidl por goleada). Éste es el más fácil de todos, fundimos como siempre 2/3 del chocolate blanco y le añadimos el resto después. A continuación, añadimos el té matcha en la cantidad que más nos guste. A mi me encanta, así que eché dos cucharaditas y se quedó en un tono verde oscuro, pero si os gusta más suave, podéis reducir la cantidad sin problemas. Lo mezclamos muy bien para que no queden grumos y rellenamos los moldes sin más, alisándolo bien al final y los dejamos endurecer. Si vais a hacerlos a la vez que bombones de chocolate normal, tened mucho cuidado de que no se manchen ni se mezclen los dos colores. ¡Maravillosos!

Bombones rellenos de toffee con sal ahumada

bombones 22

bombones 22

Me inspiré para éstos bombones en loes favoritos de Obama, que son fabricados por una empresa norteamericana. Me pareció una mezcla tan peculiar que tenía que probarlo, y efectivamente, son una explosión de sabor. Vamos a preparar el toffee, en una cazuela hacemos caramelo con el azúcar a temperatura baja (simplemente, echamos el azúcar y vamos removiendo hasta que se derrita y empiece a dorarse). Retiramos del fuego y, sin parar de remover, añadimos la nata hasta que la textura y aspecto final sea como un caramelo dorado precioso. Lo dejamos enfriar hasta que podamos manejarlo con las manos, y hacemos bolitas del tamaño de una avellana, que después aplastaremos ligeramente para que se adapte mejor al molde del bombón. Mientras que se enfría el toffee, vamos fundiendo el chocolate de la misma manera que en todas las recetas anteriores. Pintamos el molde, lo dejamos endurecer e introducimos la bolita de toffee. Cubrimos el resto del molde, alisamos, y a la nevera. Cuando esté endurecido y lo podamos desmoldar, añadimos unos granitos de sal ahumada por encima, es un contrapunto increíble.

Espero que os guste, que os divirtáis haciéndolos (yo acabe empachada de ir rebañando los restos de chocolate :D) y que disfrutéis de ellos con quien más queráis. ¡Feliz San Valentín!