Pescado y marisco

Sardinas al horno con tomate, una receta fácil, ligera y veraniega

Estamos en la mejor época para disfrutar de estas sardinas al horno, una forma de cocinarlas fácil y que no deja olor en la cocina, con salsa de tomate es combinación triunfadora.

5 julio, 2021 16:53

Las sardinas son unos de mis pescados de temporada favoritos. Cuando llega el calor, estos pequeños peces plateados empiezan a engordar y llenarse de grasa convirtiéndose en potentes aliados para las grasas saludables tipo omega-3. Es cierto que es un pescado de sabor muy intenso que puede no gustar a algunos, pero también es verdad que, si son de calidad, son jugosísimas y deliciosas.

Se han hecho grandes platos en gastronomía a partir de las sardinas, como en nigiris en Ikigai o en el menú degustación de Casa Marcial que nunca suele fallar. Aunque en realidad lo mejor de ellas es que necesitan muy poco para ser muy disfrutadas, unas buenas brasas como las de Asador El Tronky en Pedreña (Cantabria) y la felicidad está asegurada. Es importante limpiarlas bien si se desea, me gusta en ocasiones quitar un poco sus escamas y quitarle las tripas ligeramente antes de cocinarlas aunque se pueden asar perfectamente enteras sin limpiar, tanto si se quieren hacer con tomate o de cualquier otra receta. 

Si queremos hacer sardinas en preparaciones frías siempre es recomendable congelarlas previamente porque tienen anisakis, así que si la opción es hacer sardinas marinadas o sardinas en ajillo suave tendréis que guardarlas congeladas (previamente limpias) al menos durante una semana. Luego, es clave descongelar poco a poco. Para estas sardinas al horno con tomate no necesitaremos hacerlo porque se cocinan más que suficiente y, por supuesto, podremos luego envasarlas y conservarlas como las clásicas latas de sardinas con tomate que luego nos podrían servir para hacer una lasaña fría de sardinas o unos huevos rellenos de sardinas en tomate.

Es clave que el tomate frito sea de máxima calidad y, para hacerlo, el único secreto es contar con tomates con mucho sabor, bien maduros, hacer un buen sofrito y luego dejar cocinando a fuego muy suave durante mucho tiempo. En esta ocasión, la cocción se para un poco antes del tomate frito al que estamos acostumbrados para conservar ese punto más "natural" y fresco que le va fenomenal a las sardinas. Al tomate frito se le pueden agregar todo tipo de hierbas y especias al gusto de cada uno y siempre recomiendo hacer de más y embotar, para utilizar en diferentes recetas como para tener listo para la tortilla de pisto, el tumbet mallorquín, la shakshuka, un pastel de pescado o unas berenjenas al horno con queso y champiñones

Cómo hacer sardinas al horno con tomate

Ingredientes

Para la salsa de tomate

  • Tomate rojo maduro, 1 kg
  • Cebolla, 2 ud
  • Diente de ajo, 1 ud
  • Sal, una pizca
  • Aceite de oliva virgen extra, 80 ml
  • Azúcar, 1 cucharadita

Para las sardinas

  • Sardinas grandes frescas, 20 ud
  • Aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada
  • Sal, c/s
  • Tomillo, al gusto

Paso 1

Hacer una cruz en la base de los tomates, ligera, simplemente para cortar la piel. Escaldar los tomates en agua hirviendo, retirar del agua cuando se vea que la piel empieza a levantarse. Enfriar rápidamente y pelar todos los tomates. 

Paso 2

Trocear los tomates y triturarlos completamente haciendo una sopa de tomate, sin añadir nada más. 

Paso 3

Hacer un sofrito pochando la cebolla con el ajo, todo muy picado, con el aceite de oliva y sal. Buscamos que todo se quede muy tierno pero que no coja color, que no caramelice en ningún momento. Añadir entonces el tomate triturado y dejar cocinar a fuego muy suave todo el tiempo que queramos, yo recomiendo siempre tapar porque el tomate frito salta mucho y se puede pringar toda la cocina muy rápidamente. 

Paso 4

Para las sardinas sólo hay que cocinar este tomate durante 60 minutos, aunque podríamos hacerlo mucho más. Luego habrá que condimentar con sal, pimienta negra y un poco de azúcar y añadir las especias y hierbas que cada uno quiera. 

Paso 5

Limpiar bien las sardinas quitando los interiores, disponer en una bandeja de horno sobre un papel de aluminio una capa de tomate frito, encima las sardinas, un chorro de aceite de oliva virgen extra, sal y un poco de polvo de chile picante si se quiere. Llevar al horno precalentado a 220ºC durante 8 minutos. 

Paso 6

Servir con abundante tomate frito tanto caliente como templadas.