A la hora de buscar una comida que preparar para comer al día siguiente, la mayoría de las veces recurrimos a las carnes, guisos… platos que llevan salsa y/o que incluso, ganan sabor si los dejas reposar.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 2 calabacines medianos
  • 3 cebollas
  • 3 latas de atún (claro, en aceite…lo que tengáis en casa) 400-500 g de macarrones (según lo glotones que seáis)
  • Salsa de soja

Noticias relacionadas

Por lo general como fuera de casa, e intento no hacerlo en restaurante por aquello de ahorrar un poco… Y me canso, me canso mucho. Primero porque no sé que comer, y no tengo ganas de pensarlo la noche anterior o esa misma mañana; segundo, porque no como casi ni pescado ni verdura, y ya no es sólo que sea recomendable hacerlo, sino que también lo necesito.

Martes, 22:00 horas, y cosas por hacer antes de acostarme. ¿Por qué no preparar algo que aunque necesite un poco de tiempo, no exija cuidado y vigilancia permanentes? Ahí va mi receta de hoy. Fácil y rica. De la huerta y del mar.

Preparación

Pelamos las cebollas y lavamos los calabacines. A continuación cortamos todo, sin mezclarlo, en rodajas lo más finas posibles. Podéis ayudaros con un cortador especial como he hecho yo en este caso (y en otros muchos, sin duda uno de mis utensilios preferidos), de estos que tienen varios accesorios que regulan la anchura de corte. Pues bien, una vez que hayais terminado o estéis a punto de hacerlo, poned en el fuego una sartén grande con un chorrito de aceite. Cuando esté caliente añadid las verduras y pochadlas a fuego lento, removiendo de vez en cuando para evitar que se quemen y hasta que estén bien blanditas.

Al mismo tiempo que echéis las verduras a la sartén, poned en una olla agua a calentar, con un poco de sal y aceite para cocer la pasta. El tiempo de cocción variará en función del tipo y tamaño, así que sólo os puedo recomendar que hagáis caso de su tiempo de cocción, pero no al pie de la letra. Siempre que cocino pasta intento dejarla un pelín dura, ya que muchas veces luego va al horno, al microondas, o se le añade una salsa caliente que hace que la pasta siga cocinándose. Una vez alcanzado este punto, escurrir, rociad con un poco de agua fría y reservadlos hasta el final.

Cuando la verdura haya alcanzado el punto deseado (tal vez la foto #3 os eche una mano) y haya perdido el agua que desprende durante la cocción, añadid el atún muy muy bien escurrido y removed todo hasta que esté bien desmenuzado y repartido homogéneamente.

Por último, la salsa de soja lo bañará todo hasta que el atún esté más oscuro, pero nunca dejando líquido en el fondo de la sartén ni una ligera salsa, sólo lo suficiente para que gane jugosidad.

Ya tenemos nuestra mezcla de tierra y mar lista para saborear. Revolvedla con la pasta y ¡a la mesa!

Resultado

Una nueva manera de comer pescado y verdura fuera de casa con la ayuda de la siempre recurrida y cómoda pasta.  Gran idea también para engañar a los más pequeños de la casa y que coman estos ingredientes a veces poco queridos durante la infancia… ¡Riquísimos!

Un consejo: cuidadito con la soja porque si os pasáis puede salar mucho más de lo deseado. De hecho, como habéis podido observar, yo no añado nada de sal durante la receta, sólo para cocer la pasta.

Tiempo: 20-30 minutos
Dificultad: 2/4
Digestión: 2/4
Precio: 2€ por persona