Panes y otras masas

Receta de pan de pita para los que nunca han hecho pan en casa

Es jugoso, muy fácil de hacer y perfecto si nunca has hecho pan. Este pan de pita hecho en el horno también congela muy bien y puede ser una gran introducción al mundo del pan.

24 febrero, 2021 19:48

Durante el pasado confinamiento en España fueron muchos los que abandonaron el ritmo de vida laboral y frenético, y empezaron a disfrutar del tiempo y de las pequeñas cosas. Durante esas semanas nos poníamos al día con series pendientes, con aquel libro que empezaba a coger polvo en la mesilla y, en la mayoría de casos, nos esmerábamos en aprender a ejecutar con asombrosa maestría esa receta que siempre habíamos querido aprender a hacer.

En aquella época, la cocina se convirtió en la mejor estancia para muchos que se calzaron el delantal y se pusieron a cocinar como si no hubiera un mañana. Los directos en Instagram nos incitaban a elaborar platos tradicionales y algunos más modernos, pero lo que todo el mundo intentó (y realizó) fueron panes. Harinas, azúcares y levaduras desaparecieron de los estantes de los supermercados como si de una posguerra se tratase.

Mira que hay recetas de panes fáciles de hacer, pero nos dio por masas madres fermentadas, panes de pueblo y mil recetas más para todos aquellos que nunca habíamos hecho pan. Sin duda, nos echamos la manta a la cabeza y no nos acordamos de esas recetas de pan fáciles y rápidas de hacer. ¿Cómo? ¿Una receta de pan fácil? Y qué lo digas. Las hay, están bien ricas y no me refiero a panes de queso o snacks crujientes. Por ejemplo, es el caso del pan plano chino o del pan de pita, una receta fácil para los que nunca han hecho pan.

Se dice que el pan de pita es uno de los panes más antiguos que hay; elaborado en El Antiguo Egipto, junto con el vino o la cerveza. Esta especie de pan plano, viajó por el mediterráneo dejando influencias en Grecia o en el norte de África, hasta asentarse definitivamente en el medio Oriente. Aquí es donde se popularizó este pan hueco, a propósito, para rellenarse de los ingredientes que más gusten. En esta región, no hay comida que no vaya acompañada de pan de pita. Y no me extraña, porque está muy bueno y es tremendamente fácil de hacer. Por supuesto, es un pan perfecto para rellenar de albóndigas, de guisos o de un sinfín de posibilidades. Se me ocurre incluso hacer un sándwich mixto clásico o también de una ensaladilla de pollo al estilo coronation chicken de la reina Isabel. O apostar directamente por una tortilla de patata, ¿no es una delicia el bocadillo de tortilla?

Cómo hacer pan de pita fácil

Ingredientes

  • Harina de fuerza, 400 g
  • Levadura seca de panadería, 6 g
  • Agua, 250 ml
  • Sal, 8 g

Paso 1

En un bol amplio, mezclar los ingredientes secos: la harina, la levadura y la sal. Cuando estén bien integrados, agregar el agua y mezclar todo bien. Antes de amasar, o dejamos reposar 10 minutos.

Paso 2

Pasado el tiempo, amasar con las manos de forma enérgica hasta que quede una masa homogénea y lisa. En el mismo bol, añadir una pizca de aceite y devolver la masa. Tapar y dejar fermentar 1 hora.

Paso 3

Pasado el tiempo, enharinamos la superficie en la que vayamos a trabajar. Vamos separando bolas de unos 50 - 70 gramos y, con ayuda de un rodillo o con las manos, las amasamos hasta que adquieran un diámetro de unos 20 centímetros y un grosor aproximado de 2 milímetros. Es decir, finas, pero no mucho. Reservamos todos nuestros discos y lo dejamos reposar 5 minutos.

Paso 4

Pueden hacerse en el horno o la sartén. En el primer caso, precalentar el horno a 200 ºC e introducirlas sobre un poco de papel sulfurizado para que no se peguen. Cuando veamos que se hinchan y que empiezan a dorarse, estarán listas. En el segundo caso, basta con poner una sartén al fuego alto sin aceite. Añadimos el disco de masa, tapamos y dejamos en unos pocos segundos estará lista.