Panes y otras masas

Crumpets, el pan sin horno británico que querrás desayunar cada mañana

Los crumpets son un pan plano británico facilísimo de hacer, entre las tortitas y el pan naan, muy típico de allí y perfecto para hacer en verano sin necesidad de horno

22 julio, 2020 12:49

Recuerdo perfectamente la felicidad de los jueves por la tarde en el colegio de Londres, cuando nos ofrecían para merendar sus deliciosos crumpets untados únicamente en mantequilla y acompañados de una buena taza de té con leche, algo que no he vuelto a hacer desde que viví allí. Estoy hablando de un pan plano que se cocina de forma similar a las tortitas americanas pero cuya masa es la de un pan fermentado que vive este proceso y que queda deliciosamente tierno y esponjoso, perfecto también para hacerse sándwiches con él incluso. 

Ingredientes

  • Harina de fuerza, 250 g
  • Agua, 100 ml
  • Leche Entera, 250 ml
  • Azúcar, 8 g
  • Levadura seca de panadería, 5 g
  • Sal, 6 g

Paso 1

Mezclar la levadura con la leche y dejar durante 5 minutos que empiece la actividad. 

Paso 2

En un bol mezclar todo el resto de los ingredientes con la ayuda de unas varillas, quedará una mezcla densa que tendremos que dejar fermentar a temperatura ambiente tapado con un film de plástico que no contacte la masa. Doblará el volumen durante aproximadamente una hora. 

Paso 3

Calentar una sartén antiadherente y poner un poco de mantequilla para que la masa no se pegue. Ahora será el momento de utilizar los aros si se quiere para guardar la forma de los crumpets, que os aconsejo que untéis también con mantequilla o incluso cubráis con un poco de papel de horno. 

Paso 4

Colocar un cucharón generoso de masa, a fuego medio, y dejar que se cocine hasta que empiecen a salir agujeritos por la parte superior, entonces dar la vuelta con la ayuda de una espátula. 

Paso 5

Cocinar de nuevo por la otra cara un minuto, para que se dore ligeramente y la masa termine de cocinarse en su interior. 

Trucos y sugerencias

Aunque los crumpets se sirven únicamente con mantequilla y mermelada, que penetra a través de sus agujeros, son ideales para hacer sándwiches o emparedados y también son perfectos sustitutos de cualquier pan a la hora de la comida. Se pueden cortar por la mitad o usar cada uno como una base de sándwich y en su interior rellenar con, por ejemplo, una mezcla de cecina, huevo duro y mahonesa o también con un poco de pulled pork y encurtidos. 

Notas

Los crumpets son también famosos en Irlanda y Australia y aunque con ligeras variaciones siempre mantienen ese alma circular que crece hacia arriba ayudado por un aro aunque en este caso yo los haya preparado sin él, quedando no tan gruesos pero con un aspecto más "casero".

Lo ideal es consumirlos nada más ser preparados pero también os aguantarán unas horas tiernitos aunque como consejo útil es ideal hacerlos, dejarlos enfriar y congelarlos entonces; cuando se quieran consumir únicamente los introduciremos en la tostadora y quedarán como recién hechos.