Ensaladas

Ensalada de pollo, brócoli y trigo, una receta saludable y fácil

Esta ensalada templada de pollo está llena de superalimentos que te ayudarán a tener una vida mejor además de ser una receta fácil para cualquier momento.

18 mayo, 2021 13:18

Hay un mundo dentro de los cereales que nos permite salir de la pasta y del arroz, tal y como los conocemos, para adentrarnos en nuevas texturas y sabores. No digo, en absoluto, que a la pasta y al arroz haya que despreciarlos, porque son deliciosos, muy versátiles y dentro de ellos tenemos una gama enorme de posibilidades - pasta corta, larga, de colores, rellena, de sabores; arroz jazmín, arborio, integral, rojo, negro... - pero hay otros mundos más allá. Hablo, por ejemplo, de la quinoa, del amaranto, del mijo, de la avena, de la espelta o, como en este caso, del trigo tierno. 

El trigo tierno se comercializa muy similar a lo que veis en la foto y únicamente habrá que cocinarlo durante 10 minutos para que se quede tierno. Y se puede emplear exactamente igual que el arroz: es perfecto para hacer una "paella" pero también un risotto, añadirlo en algún guiso de mucho caldo o ser la base de una suculenta ensalada. 

En este caso, la ensalada de pollo que os propongo os llevará no más de 15 minutos y los resultados son tremendamente agradables por el contraste de texturas y también por ese sabor un poco oriental marcado que tiene gracias a una vinagreta a partir de salsa teriyaki, esa salsa ligeramente dulzona que aparece sobre todo en platos de pollo.

Cómo hacer una ensalada de pollo, brócoli y trigo

Ingredientes

  • Brócoli pequeño, 1 ud
  • Pechuga de pollo, 1 ud
  • Rama de apio, 1 ud
  • Trigo tierno, 250 g
  • Salsa teriyaki, 3 cucharadas
  • Vinagre negro chino (o balsámico), 2 cucharadas
  • Cúrcuma, 1 cucharada
  • Sal, c/s
  • Pimienta negra molida, c/s
  • Aceite de oliva virgen extra, 4 cucharadas

Paso 1

Lo primero que tendremos que hacer será separar las florecillas pequeñas del brócoli, quitando la zona del tallo pero no para desecharla sino para limpiarla bien y quedarnos con su tuétano. Esta parte del brócoli es deliciosa y no debemos eliminarla. Poner a hervir abundante agua con sal y, una vez rompa a hervir, añadir el brócoli. Dejar cocinar aproximadamente unos 5 minutos. Queremos una textura ligeramente crujiente y un verde intenso, que no empiece a derivar a tonos caqui. Una vez transcurrido el tiempo sacaremos del agua y llevaremos a un colador, enfriando bien debajo del grifo del agua fría. 

Paso 2

En esa misma agua del brócoli, que ya tendrá sabor, cocemos el trigo. Simplemente lo vertemos en la olla cuando esté hirviendo y lo dejamos cocinar, con un chorrito de aceite, durante 10 minutos. Entonces sí colamos todo y enfriamos ligeramente el trigo también para que no se sobrecueza. 

Paso 3

Mientras el trigo y el brócoli se cuecen podemos preparar el resto de la ensalada. Limpiaremos bien la rama de apio y la picaremos de manera fina, pero no demasiado, para que se sienta bien la mordida crujiente dentro de la ensalada. Reservar. 

Paso 4

Trocear la pechuga de pollo - que también podrá ser de pavo o podremos usar contramuslos para asegurarnos más jugosidad - y reservar. Mezclar la salsa teriyaki con el vinagre, la cúrcuma y la sal, reservar un poco para la vinagreta e introducir el pollo en el resto de la mezcla. Embadurnar bien para que todos los trozos se adoben. Dejar unos minutos reposando. 

Paso 5

A la hora de hacer la ensalada calentar una sartén a fuego fuerte, añadir una cucharada de aceite y saltear con mucha alegría el pollo adobado, para que se dore por fuera, sin parar de remover para que no se queme. 

Paso 6

Añadir un poco de aceite de oliva a la marinada para preparar la vinagreta. Condimentar el trigo con ella revolviendo todo bien y añadir también el apio troceado y el brócoli, tendrá que haber vinagreta abundante porque le dará mucha gracia a la ensalada. 

Paso 7

Terminar la ensalada con los dados de pollo salteados justo después de haberlos cocinado, así habrá un contraste de temperaturas muy interesante a la hora de comer. Se puede terminar por encima además con alguna hierba aromática como hierbaluisa o tomillo limón.