JackF iStockPhoto

Ensaladas

Zanahorias aliñadas, receta fácil de ensalada o guarnición

Prácticamente cualquier hortaliza es apta para preparar una deliciosa ensalada como estas zanahorias aliñadas, que puedes servirlas como entrante o como guarnición.

No entiendo por qué extraña razón, cuando era pequeña no me gustaban las zanahorias, justo al revés que todos los demás niños. Mientras los demás arrugaban la nariz ante guisantes, judías verdes, espinacas o cualquier cosa verde yo me lo comía todo feliz, pero era ver zanahorias en el plato y casi echarme a llorar. Por suerte, con la edad se me ha pasado la tontería y ahora disfruto como una enana de platos como estas zanahorias aliñadas.

Ingredientes

  • Zanahorias grandes, 8
  • Aceitunas negras sin hueso, 100 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 4 cucharadas
  • Vinagre de Jerez, 2 cucharadas
  • Eneldo picado, 2 cucharadas (*)
  • Ajo, 1 diente
  • Comino molido, 1/4 cucharadita
  • Sal, al gusto
  • Pimienta recién molida, al gusto

(*) O cualquier otra hierba aromática que te guste como perejil, orégano, cebollino o cilantro.

01: Cocer las zanahorias

Pelamos o raspamos las zanahorias, las cortamos en rodajas de medio centímetro, las cocemos al vapor durante unos diez o quince minutos, dependiendo de si las queremos más o menos al dente. En cualquier caso, no debemos dejarlas demasiado blandas ni mucho menos esperar a que se deshagan.

Cuando estén listas las dejamos escurrir hasta que estén frías.

02: Preparar el aliño

En un mortero machacamos el diente de ajo con un poco de sal y pimienta y lo mezclamos con el comino, el aceite y el vinagre hasta tener una emulsión. Reservamos.

03: Aliñar las zanahorias

Ponemos las zanahorias ya frías en un bol o en la fuente en la que las vayamos a servir, regamos con el aliño que teníamos reservado. Añadimos las aceitunas negras. Mezclamos todo bien, rectificamos de sal y pimienta si fuese necesario y espolvoreamos con el eneldo picado.

04: Servir

JackF iStockPhoto

Servimos nuestras zanahorias aliñadas bien frías. Podemos servirlas a modo de ensalada, como entrante, o bien como guarnición ligera de platos de carnes rojas, aves o incluso pescados, preferiblemente azules. Como el comino da bastante sabor, si queremos servir nuestras zanahorias con un pescado blanco, debemos reducir la cantidad de esta especia para que no acapare el gusto y reste protagonismo al pescado.

Notas

Si quieres darle un toque más crujiente a esta ensalada de zanahorias aliñadas puedes añadir un trozo de cebolleta cortada en brunoise.

Si no eres muy fan del vinagre puedes sustituirlo por zumo de limón o zumo de lima, que también le da un toque muy interesante.

Y, lo más importante, si preparas la receta no te olvides de hacerle foto, subirla a las redes sociales y etiquetarnos en Facebook o en Instagram para que todos podamos verlo.