Carne

Contramuslos de pollo al limón, receta fácil para barbacoa

En verano, encender la barbacoa es una de las cosas a las que más afición tenemos, estos contramuslos de pollo al limón son una opción fantástica

18 agosto, 2020 12:29

Probablemente si pensamos en pollo al limón rápidamente nos iremos a pensar en esas recetas - no vamos a entrar en si muy auténticas o no, esta en concreto sí que se conoce en la cocina cantonesa - que nos suelen ofrecer en los restaurantes chinos pero, en realidad, lo que más cerca nos toca es la clásica salsa meunière francesa. Una salsa que, a pesar de que diste mucho de la que hoy aquí presentamos, que se parece más a la china, nos revela el uso de limón con un toque más mediterráneo y español para estos contramuslos que bien podríamos hacer en la barbacoa para darles un toque especial, aunque también podemos utilizar la plancha o la sartén si estamos dentro de casa. 

Ingredientes

  • Contramuslos de pollo, 8 u
  • Limones, 3 u
  • Miel, 1 cucharada
  • Caldo de pollo, 100 ml
  • Harina de maíz (tipo maizena), 1 cucharadita
  • Pimienta negra, 1 cucharadita
  • Sal, c/s
  • Salsa de soja, 1 cucharadita
  • Cebollino, 8 u
  • Aceite de oliva, 1 cucharada

El pollo, características y valores nutricionales

Lamamos pollo as la gallina o el gallo jóvenes, que han de ser sacrificados entre las 5 y las 16 semanas de vida, con un peso entre 1 y 3 kg. El pollo tiene una carne tierna, blanca o ligeramente amarillenta, esto depende del tipo de alimentación que reciban, pero no es un indicativo de la calidad del mismo.

En función de las condiciones de cría de estas aves, podemos distinguir distintos tipos de pollo:

  • Pollo de granja industrial: la cría se produce de forma extensiva en granjas industriales. Engorda rápidamente con piensos hasta alcanzar un peso de 1 kg aproximadamente. Su carne es blanquecina, más pálida que la del pollo de corral y de sabor menos intenso.
  • Pollo de corral: se alimenta con grano, en semilibertad y sin recibir medicamentos. El tiempo necesario para el engorde es superior al pollo de producción industrial, pudiendo alcanzar los 3 kg. Presenta alto coste y falta de competitividad con respecto al pollo de granja industrial. Su carne, de color amarillento, es más firme que la variedad anterior, con menos grasa y de sabor más intenso. 

Según la Fundación Española de la Nutrición, "La carne de pollo tiene como componente mayoritario, en un 70% aproximadamente, al agua. Le siguen las proteínas con alto valor biológico, dado su contenido en aminoácidos esenciales. El pollo se puede considerar una carne magra, sobre todo cuando se consume sin piel donde reside una parte importante de la grasa.

La grasa es mayoritariamente grasa monoinsaturada constituida principalmente por ácido oleico, seguida de la grasa saturada, representada sobre todo por el ácido palmítico. También encontramos una cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, principalmente en forma de ácido linoleico,variable dependiendo de la alimentación del ave. La carne de pollo se distingue de la de vacuno o porcino en que su contenido en colesterol es más elevado, prácticamente el doble.

Con respecto a los micronutrientes el pollo es fuente de minerales como el fósforo,
el cual contribuye al mantenimiento de los huesos y dientes en condiciones normales.
Las principales vitaminas presentes son del grupo B, destacando la niacina y la vitamina B6. Una ración de pollo aporta el 73% y 97% respectivamente de las ingestas recomendadas de niacina para hombres y mujeres de 20 a 39  años que practican actividad física de forma moderada.

Las actuales recomendaciones nutricionales, aconsejan el consumo de 3 raciones a la semana de carnes magras, alternando el consumo entre distintos tipos entre los que está el pollo". 

Cómo hacer pollo al limón mediterráneo

Si os vais a decantar por hacer los contramuslos de pollo al limón en la barbacoa o parrilla os recuerdo que tendréis que encender ésta con tiempo, para darle al fuego la posibilidad de encender bien y que sólo queden las ascuas después, que es sobre las que se hace la carne. Si queréis darle un toque especial al pollo podríais macerarlo previamente embadurnado en especias, soja e incluso un poco de limón aunque entre las brasas y la salsa de limón no sería necesario, ¡tiene un saborazo! 

Además de marinar los contramuslos para conseguir todavía más sabor, esta receta es perfecta también para realizar con pavo y con otros cortes del pollo como los muslitos enteros o incluso las pechugas. Por supuesto, podréis utilizar la salsa para una pechuga empanada o rebozada que sería más parecido al pollo al limón chino, pero eso es otra receta. 

También es perfectamente válida esta salsa para acompañar a pescados, hechos a la brasa o a la plancha o incluso al horno, siempre que controléis bien el zumo de limón para que no invada o erosione el sabor del propio pescado y podéis cambiar aquí el zumo de pollo por zumo de pescado aunque ambos serían perfectamente válidos para una receta marinera. ¡Ah! Y para una cazuela de mejillones recién abiertos al vapor, los termináis regando con esta salsa no tan espesa y querréis hacer muchos pero muchos barquitos. Las posibilidades, son todo lo variadas que cada uno quiera. 

Paso 1

Exprimir el zumo de los limones y colarlo, podemos cortar otro en rodajas para que éstas después nos hagan de cama del pollo, aunque es simple estética. 

Paso 2

Con la ayuda de un spray o un pincel tocar los contramuslos con un poco de aceite de oliva y añadir sal y pimienta negra y poner en la barbacoa o en la plancha, a fuego animado para que se doren bien por fuera. 

Paso 3

Mientras los contramuslos de pollo se cocinan podremos hacer la salsa del pollo al limón poniendo el zumo del limón en un cacillo a fuego animado con la miel, hasta que rompa a hervir. Una vez haya alcanzado el hervor añadiremos el caldo de pollo y, por último, la harina de maíz previamente disuelta en un poquito de caldo de pollo frío para que no se generen grumos. 

Paso 4

Remover bien con la ayuda de unas varillas - ojo si usáis una sartén antiadherente para hacer la salsa que no empleéis varillas de metal porque destrozáis la sartén - y dejar que el hervor os de la textura deseada. La salsa tiene que estar ligada pero no ser extremadamente densa. Por último poner a punto de sal y pimienta negra y añadir la salsa de soja. 

Paso 5

Dar la vuelta a los contramuslos para que se cocinen también por el otro lado y cuando estén listos, tened en cuenta que se deben hacer bien en su interior, terminar regándolos con la salsa de limón.