Carne

Cerdo agridulce, rebozado crujiente y salsa deliciosa

El cerdo agridulce tiene que ser crujiente y tener una salsa untuosa llena de sabor, esta receta cumple con las premisas para transportarnos a Cantón. 

17 junio, 2020 11:39

Puede que el cerdo agridulce, muy típico de la tradición cantonesa, sea uno de esos platos chinos que más ha sufrido la internacionalización. Hasta que no visité Singapur y comí en un restaurante cantonés allí no había descubierto que, en realidad, el cerdo agridulce es tremendamente crujiente, que su salsa no es rosa radiactivo ya me lo había imaginado con antelación. 

Ingredientes

  • Solomillo de Cerdo o Presa de la mejor calidad, 220 g
  • Cebolla, 1 u
  • Pimiento verde, 1/4
  • Pimiento rojo, 1/4
  • PImiento amarillo, 1/4
  • PIña, 100 g ya limpia
  • Jengibre fresco, 15 g
  • Harina de Maíz tipo Maizena, 70 g
  • Ajo en polvo, 1/2 cucharadita
  • Sal y pimienta negra, c/s
  • Vinagre de arroz, 1 cucharadita

Para el rebozado

  • Harina de trigo, 100 g
  • Huevos de corral, 2 u
  • Salsa de soja, 2 cucharaditas
  • Vino de arroz o vino blanco, 1 cucharada
  • Aceite de sésamo, unas gotas
  • Sal, 1/2 cucharadita
  • Aceite de oliva suave para freír, 300 ml

Para la salsa agridulce

  • Ketchup, 3 cucharadas
  • Salsa de ciruela china (opcional), 1 cucharadita
  • VInagre de arroz (o de vino blanco pero poco ácido), 3 cucharadas
  • Azúcar blanco, 1 cucharada
  • Estrella de Anís, 1 u
  • Salsa de soja, 2 cucharaditas
  • Salsa worcestershire tipo Lea & Perrins, 1 cucharadita
  • Harina de maíz, 1 cucharadita
  • Agua, 2 cucharaditas

Paso 1

Cortar el solomillo o la presa de cerdo (de la mejor calidad que encontréis, de ibérico para arriba) en cuadrados bastante grandes, de aproximadamente 2x2 centímetros. Colocarlos en un bol y aliñarlos con sal, pimienta negra, ajo en polvo, vinagre de arroz y un poquito de jengibre fresco rallado. Dejar reposar unos 15 minutos para que se absorba todo ligeramente. 

Paso 2

Mientras tanto prepararemos la salsa del cerdo agridulce que tiene que ser fragante, aromática, punzante y untuosa. Para ello sólo tendremos que mezclar todos los ingredientes de la misma en un bol hasta que se integren bien y reservar, terminaremos la salsa en el momento directamente sobre las verduras salteadas. Si hemos utilizado piña de bote a la salsa podremos incorporarle parte del jugo de ésta, que le vendrá fenomenal.  Por otro lado mezclamos la maicena con el agua. 

Paso 3

Aprovechamos y también cortamos las verduras en trozos grandes, del mismo tamaño que el cerdo, igual que la piña. 

Paso 4

Para freír el cerdo lo primero que haremos será meter los trozos de cerdo marinado en una bolsa con la harina de maiz, cerrar la bolsa bien y agitar para que se cubran uniformemente pero sin exceso. En un bol pondremos la harina de trigo normal y en otro bol batiremos los huevos abundantemente y los aliñaremos con todos los demás ingredientes. 

Paso 5

Calentamos en un cazo el aceite - yo siempre recomiendo freír en casa si no tenemos freidora en un cazo alto y estrecho en tandas pequeñas para que quede todo más uniforme - y vamos pasando el cerdo por el huevo y acto seguido por la harina normal. Freiremos a unos 180ºC hasta que los trozos empiezan a tomar un color dorado y entonces los retiraremos a un plato con papel de horno (no de cocina, no queremos que absorba) manteniendo el aceite caliente. 

Paso 6

En una sartén grande terminaremos el plato salteando con un poco de aceite el trozo de jengibre pelado que quede con la cebolla y los pimientos. A fuego fuerte, buscamos una textura crujiente de los mismos, no blandita. Cuando estén ligeramente dorados pero sigan crujientes - hablamos de un salteado de apenas uno o dos minutos, añadiremos la piña y acto seguido la salsa, teniendo cuidado de que no se queme en ningún momento y removiendo bien. Añadimos la maicena con el agua que nos ayudará a que coja consistencia. 

Paso 7

Cuando la salsa ya está untuosa tendremos que volver a freír los trozos de solomillo de cerdo, con el aceite bien caliente, hasta que tomen cierto color más marrón pero sigan en la línea del dorado, apenas unos segundos. Y acto seguido los añadiremos a la sartén con las verduras y la salsa, removeremos bien y serviremos inmediatamente. 

Trucos y Sugerencias

Toda esta misma preparación funciona fenomenal con contramuslos de pollo o también con langostinos (que no freiremos igual) y por supuesto se podrían añadir muchas más verduras si tenemos en el fondo de la nevera. Otra opción es hacer directamente una tempura para el cerdo pero correremos el riesgo de que absorba más aceite. 

En realidad, para preparar cerdo agridulce en casa el mejor consejo es contar con una carne de máxima calidad que nos aguante la fritura permaneciendo tierna y sabrosa en su interior aunque los chinos lo hacen también con panceta e incluso con costillas con su hueso incorporado. 

Sobre la salsa, existen una infinidad de variaciones y agregados que pueden incorporarse pero esta a mí me recuerda mucho a lo que probé allí y además me parece una combinación ganadora. Podréis incorporar un poco de picante (aunque no lleva) y también os recomiendo atreveros en alguna ocasión con alguna mermelada de melocotón/albaricoque poco dulce si la tenéis por casa, le da un puntazo igual que un chorrete de zumo de limón o de naranja.