Foto: Cris López

Bebidas

Sangría de vino blanco, el cóctel más fácil para animar las fiestas de verano

Nada mejor que una fresquita sangría de vino blanco para mojar las cenas de verano compartidas con amigos. Un cóctel barato y fácil de preparar.

Aunque la sangría tradicional se suele preparar con vino tinto, esta otra variante de sangría de vino blanco es también una opción a tener en cuenta a la hora de organizar tus fiestas de verano.

Ingredientes

  • Vino blanco, 500 ml
  • Gaseosa, refresco limón o de lima limón sin azúcar, 500 ml
  • Ron blanco, 1 chupito
  • Melocotón. 2
  • Nectarinas, 2
  • Limas, 2
  • Frutos rojos, 100 g
  • Azúcar moreno, 1 o 2 cucharadas (opcional)
  • Hierbabuena, unas ramitas

Para que os hagáis una idea, la sangría de vino blanco es algo así como la mezcla perfecta de sangría y rebujito y esto es lo que tienes que hacer para prepararla.

01: Macerar la fruta en el vino

Foto: Cris López

En la jarra o el bol donde vayamos a servir nuestra sangría de vino blanco ponemos las nectarinas lavadas y cortadas en trozos pequeños, los frutos rojos lavados, los melocotones pelados y cortados en trozos pequeños y las ramitas de hierbabuena.

Añadimos el azúcar, el ron blanco y el vino blanco. Mezclamos bien, tapamos con film y dejamos macerar en la nevera de dos a seis horas.

02: Añadir el refresco y las limas

Foto: Cris López

Justo antes de servir nuestra sangría, añadimos el zumo de una de las limas y la otra lima bien lavada y cortada en gajos. Añadimos también la gaseosa o el refresco limón o de lima-limón bien fríos.

03: Servir la sangría de vino blanco

Foto: Cris López

Ya solo falta repartir la fruta en los vasos y servir la sangría de vino blanco en ellos. Si se va a hacer una cantidad grande, pensando en que se pueda servir mucha gente, lo más cómodo es usar un bol grande o una ponchera y un cucharón.

Algunos consejos para hacer sangría de vino blanco 

La sangría de vino blanco estará tan rica como el vino que uses para prepararla. Esto no quiere decir que tengas que hacer grandes dispendios para hacerte con el vino, pues afortunadamente hay vinos blancos jóvenes muy económicos que serán perfectos para preparar este cóctel. 

En cuanto al tipo de vino, los blancos de Rueda (Verdejo) son geniales. También funcionan los albariños o los vinos del Penedés elaborados con uva sauvignon blanc.

Si hay niños en casa, seguro que se les va a antojar eso de la bebida con frutas, así que se puede hacer una versión para ellos sin alcohol usando mosto blanco en vez de vino y sin añadir ni el azúcar ni el ron blanco.

Y recuerda que se trata de una bebida alcohólica por lo que debes consumirla de forma responsable, o lo que es lo mismo, como decía aquel anuncio de la tele, "si bebes, no conduzcas" por mucho que pienses que controlas.