Cómo limpiar las parrillas de la barbacoa sin esfuerzo

Aprende a cocinar

Cómo limpiar las parrillas de la barbacoa sin esfuerzo

Tanto hablar de ocio, disfrute y diversión, que parece que se nos olvida que después de cocinar y de comer nos toca fregar lo que se ha ensuciado.

6 julio, 2023 02:00

En la limpieza de la cocina hay tareas que pueden resultar hasta relajantes (igual soy yo la única a la que no le resulta desagradable fregar los platos, sobre todo si es verano y el agua está fresquita), pero hay otras que dudo que al alguien no le parezcan un martirio. Limpiar parrillas pertenece a este último grupo.

Da igual si es la rejilla del horno, las rejillas de los quemadores de una cocina de gas o las parrillas de la barbacoa, todo lo que sean 'barrotes' con grasa requemada es un engorro para limpiar y, si no se elige correctamente la forma de hacerlo, podemos dejarnos los nudillos frotando y rascando que la grasa ni se inmuta.

Amoníaco y tiempo, esa es la clave

Como en casi todo, en la limpieza nos puede la prisa, queremos que todo esté para ya y eso no siempre es posible, a veces no es cuestión de fuerza frotando como si nos fuera la vida en ello, si no de dejar que los productos de limpieza actúen durante el tiempo suficiente. Con las parrillas pasa eso.

Si solo se trata de mantenerlas limpias, normalmente, normalmente bastará con darles un buen enjabonado y posterior aclarado con el jabón que utilicemos para lavar los platos, pero si están más sucias o tienen grasa incrustada habrá que optar por otros métodos.

Si es una parrilla pequeña y tenemos un lavavajillas en el que quepa, podemos lavarlas con un programa para vajilla muy sucia y eso ayudará a ablandar la grasa. Si no tenemos este electrodoméstico o la parrilla es demasiado grande, nos funcionará bien utilizar un limpiador desengrasante alcalino, por ejemplo, alguno que tenga una base de amoníaco en una concentración próxima al 10 %. Este tipo de limpiadores es recomendable aplicarlos en sitios bien ventilados y, si es posible, con mascarilla puesta.

Para limpiar una parrilla muy sucia, la introduciremos en una bolsa de plástico (si es muy grande se puede meter en un saco para basuras) y la rociaremos a conciencia con el desengrasante. La dejaremos reposar en contacto con el líquido durante toda la noche dentro de la bolsa cerrada para que el producto actúe. Al día siguiente, con guantes puestos, lavaremos la parrilla con jabón y aclararemos con agua limpia.

También te puede interesar...